La celebración del día de la independencia es algo que aún puede perdurar en Estados Unidos y ser fuente de inspiración para que el país continúe su liderazgo mundial en búsqueda de la libertad. FOTO: EFE/EPA/WILL OLIVER.

El caos doméstico tarda en convertirse en una debilidad externa.

La erosión del suelo, el cristianismo, los baños públicos entre otras cosas: el erudito Alexander Demandt presentó 210 teorías para el colapso del imperio romano.  Edward Gibbon dedicó seis volúmenes de prosa y gran parte de su romántica y árida vida a eso. La holgura de la historiografía en torno a la caída de Roma es desalentadora, pero el tema en sí tardó dos o tres siglos en desarrollarse.  Desde la anarquía iniciada en el año 235 hasta el derrocamiento del último emperador de Occidente, ha pasado casi el mismo tiempo que desde la Revolución Francesa hasta nuestros días.

Ahí hay consuelo para Estados Unidos, esa segunda Roma.  O, al menos, para los países que buscan su protección. Desde que la Corte Suprema derogó el mes pasado la ley Roe vs Wade, Europa en particular se ha preguntado cuánto tiempo más podrá una nación tan rebelde garantizar la seguridad de Occidente.  Como lectura del propio Estados Unidos, esto no es alarmista. Su decadencia cívica es realmente tan mala como todo eso.  No debería inferirse tan automáticamente que el caos interno implica debilidad externa.

Las grandes potencias pueden morir muy, muy lentamente. Pueden caer en la confusión y la división interna mientras siguen manteniéndose firmes en el exterior.  Una situación insostenible puede durar una eternidad.  "Puede", sigo diciendo, como si hoy no tuviéramos delante un ejemplo real.  Estados Unidos, con décadas de polarización política, lidera la respuesta occidental a la crisis de Ucrania.  Alemania, quizá la más unida de las grandes democracias, no lo hace.

Es difícil saber exactamente cómo se las arregla el imperio estadounidense para sobrevivir a los problemas internos. Contribuye el hecho de que los votantes sean tan indiferentes a los asuntos foráneos, un tema que casi nunca decide las elecciones federales.  Muy frecuentemente se asume que esta falta de interés es un lastre para el poder de Estados Unidos.  De hecho, libera a la clase (geo)política de la nación para que actúe con relativa tranquilidad.  En cuanto a la atención médica y la delincuencia, los políticos deben complacer a su mitad de un electorado dividido.  En materia de asuntos exteriores, no hay nada como la misma pasión para saciar o explotar.  Esta barrera entre la "alta" y la "baja" política se ve reforzada por una constitución que aísla la política exterior de la interna Incluso un presidente que no puede conseguir que el Congreso apruebe un proyecto de ley tiene gran libertad como comandante en jefe de las fuerzas armadas más poderosas de la historia.

El resultado es un imperio “complicado”.  Salvo por la presión de la bancarrota (véase la Gran Bretaña de la posguerra) es extraordinariamente difícil recortar una red mundial de bases militares y garantías de seguridad, una vez que se ha tejido.  La inercia burocrática, las molestias logísticas, los intereses creados y el ego nacional se encargan de ello. Donald Trump, quien tiene resentimientos hacia todos los compromisos externos, no logró ningún recorte significativo en la presencia global de Estados Unidos en los cuatro años de su presidencia.

Algunos de los que frustraron sus esfuerzos en ese sentido eran parte de su propio equipo.  Y aquí hay otra razón para pensar que Estados Unidos puede seguir decayendo de manera interna sin perder gran parte de su papel en el exterior.  La derecha estadounidense ha dado un giro salvaje en la última década. Pero no es, en su mayoría, aislacionista. Si los Republicanos del Capitolio regañan al presidente Joe Biden por Ucrania, es por no haber hecho más, antes.  En Londres, el mes pasado, Nikki Haley, ex representante de Trump en la ONU, clasificó a Rusia junto a China e Irán como un bloque de enemigos existenciales. Imprudente, sí.  Desperdicio de la oportunidad de separar a los dos primeros países mencionados con el tiempo, ciertamente.  Pero definitivamente no la expresión de una pacifista que pide el retiro de tropas. Incluso al mismo Trump se le acusa más justamente de chovinismo externo y unilateralismo que de aislacionismo.

Occidente, sin duda, estaría más seguro con un Estados Unidos en armonía. Y una hegemonía solo puede eludir sus problemas internos durante cierto tiempo.  La cuestión es qué significa "cierto tiempo".  Francia mantuvo un imperio a través de una revolución, un Terror, una restauración monárquica, el caso Dreyfus y al menos cuatro repúblicas.  La Pax Britannica continuó mientras las discusiones sobre el libre comercio, la autonomía irlandesa y la ampliación de la franquicia dividían al Reino Unido.  En cuanto al "orden basado en normas" posterior a 1945, término que no se utilizó en sus principios: Estados Unidos lo construyó y lo mantuvo a pesar de las leyes Jim Crow, disturbios urbanos mortales, varios asesinatos políticos, una renuncia presidencial, el juicio político a un presidente y el fracaso en Vietnam.

Por lo tanto, lo que más suele perjudicar a una superpotencia no es el rencor interno, sino el simple costo de la iniciativa. Con la mayor economía del mundo, y su principal moneda, Estados Unidos no tiene ninguna preocupación inmediata al respecto.  En cierto sentido, las noticias en este plano son mejores para los extranjeros que para los estadounidenses. Los temores por la cohesión de la república están bien fundados.  Pero su potencia externa será lo último en desaparecer.

Janan Ganesh

Derechos de Autor - The Financial Times Limited 2021.

© 2021 The Financial Times Ltd. Todos los derechos reservados.  Por favor no copie y pegue artículos del FT que luego sean redistribuidos por correo electrónico o publicados en la red.

Lea el artículo original aquí.

ÚLTIMAS NOTICIAS