El presidente Biden durante una celebración del cuatro de julio para familias de las fuerzas armadas en al Casa Blanca. FOTO: Washington Post por Demetrius Freeman.
COMPARTE

Más Demócratas se sienten frustrados por la cautela de Biden en lo que consideran un momento de crisis, y figuras como Newsom y Pritzker muestran un enfoque más incisivo.

El presidente Joe Biden subió al escenario en una barbacoa del Día de la Independencia apenas unas horas después del último horrible tiroteo que habia sacudido una ciudad estadounidense, pero en su primera oportunidad de dirigirse a la nación en persona sobre los asesinatos en Highland Park, Illinois, sólo lo hizo de forma oblicua.

"Todos han oído lo que ha pasado hoy", dijo Biden. "Las cosas mejorarán, pero no sin un mayor trabajo conjunto".

Recién unas dos horas más tarde, después de que el cantante Andy Grammer terminara una versión acústica de "Give Love", el presidente volvió al escenario e intentó responder a la tragedia de forma más contundente; pidió un momento de silencio y condenó la oleada de tiroteos masivos. "Tenemos mucho más trabajo por hacer", dijo Biden. "Tenemos que tener controlar esto".

En cambio, J.B. Pritzker, el gobernador Demócrata de Illinois, ofreció una respuesta enérgica que apuntó directamente a quienes bloquean la legislación sobre el control de armas. "Si están enfadados hoy, estoy aquí para decirles que estén enfadados", dijo enfurecido en paralelo a un Biden que ofrecía pésames. "Estoy furioso. Me enfurece que más vidas inocentes hayan sido arrebatadas por la violencia de las armas".

En opinión de muchos Demócratas angustiados, el país se enfrenta a una crisis en toda regla en diversos frentes y Biden parece incapaz o no quiere responder con la fuerza adecuada. La democracia recibe un ataque directo, aseguran, al tiempo que los Republicanos cambian las reglas electorales y el Tribunal Supremo reescribe rápidamente la legislación estadounidense. Los tiroteos masivos son habituales, el derecho al aborto ha terminado y los Demócratas podrían sufrir grandes pérdidas en las próximas elecciones.

La respuesta de Biden suele ser una mezcla de reprimenda a los Republicanos, instando a los estadounidenses a votar a los Demócratas y expresando un amplio optimismo sobre el país. Para algunos Demócratas, eso supone un peligroso fracaso a la hora de afrontar el momento.

"Hay un vacío de liderazgo en este momento, y él no lo está llenando", dijo Adam Jentleson, un consultor Demócrata y ex asesor principal del entonces líder de la mayoría del Senado, Harry Reid, de Nevada. "Simpatizo con el argumento de que es muy poco lo que pueden hacer legislativamente. Pero en momentos de crisis, el presidente está llamado a ser un líder. Y cuando la gente se siente asustada, enfadada e indignada, busca su liderazgo pero no obtienen mucho".

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, dijo que Biden decidió por su cuenta que quería volver al escenario el Día de la Independencia para hacer declaraciones más completas y que sus comentarios posteriores no eran un reconocimiento de que los primeros se habían quedado cortos. "Ha habido muchas veces que el presidente ha hablado con fuerza, de forma apremiante, sobre el momento que atraviesa actualmente nuestro país, que es una epidemia de violencia con armas de fuego", dijo Jean-Pierre. "Decir que este presidente no ha mostrado capacidad de reacción, es simplemente falso".

Pero a medida que es cada vez más evidente la sed de las bases Demócratas por una actitud más combativa, otros líderes del partido están empezando a mostrar un tono alternativo, un tono que ataca con mucho más dureza las actitudes y tácticas Republicanas.  Pritzker se burló de la idea de "tener un derecho constitucional a un arma de asalto con cargador de alta capacidad", y Gavin Newsom, el gobernador Demócrata de California, mostró un espíritu notablemente combativo.

El 4 de julio Newsom adoptó la inusual medida de emitir un anuncio en Florida, donde el gobernador Ron DeSantis es considerado un potencial candidato presidencial Republicano en 2024 y ha implementado políticas profundamente conservadoras. DeSantis se ha convertido rápidamente en una figura detestada por los liberales, y Newsom trató de enfrentarse a él en términos conservadores, presentándolo como un enemigo de la libertad.

"¿Libertad? Está siendo atacada en su estado", dice Newsom en el anuncio dirigiéndose a los residentes de Florida y citando la prohibición de libros, las restricciones al voto y las leyes sobre la enseñanza en las aulas. "Insto a todos los que viven en Florida a que se unan a la lucha. O únanse a nosotros en California, donde todavía creemos en la libertad. Libertad de expresión, libertad de elección, libres de odio y libres para amar. No dejen que les quiten la libertad".

En caso de que alguien no se diera cuenta, Ian Calderón, el ex líder de la mayoría Demócrata de la Asamblea del Estado de California, tuiteó: "El gobernador @GavinNewsom es el único Demócrata que parece entender que los Demócratas de todo el mundo quieren que sus líderes contraataquen con un mensaje fuerte y dejen de permitir que el Partido Republicano controle la narrativa. Los Republicanos son ruidosos y es hora de que los Demócratas sean más ruidosos".

Biden nunca ha sido la voz más vociferante o combativa de su partido, y a lo largo de la campaña presidencial de 2020, a menudo se enfrentó a las críticas de su partido por ser demasiado amable con los Republicanos -un político demasiado conciliador y una persona demasiado bonachona- para captar el ánimo de lucha de un partido dispuesto a enfrentarse al presidente Donald Trump.

Los funcionarios de la Casa Blanca sostienen que el hecho de que Biden haya ganado tanto las primarias como las elecciones generales subraya las ventajas de confiar en los instintos políticos del presidente. Hace tiempo que se enorgullecen de no dejarse influir por las conversaciones dominantes en Twitter, sobre todo de la izquierda.

Los partidarios de Biden dicen que está tan indignado como Pritzker y otros después de los recientes tiroteos en Highland Park, Buffalo, N.Y. y en Uvalde, Texas, y afirman que él ayudó a promulgar la primera medida federal significativa, aunque modesta, de control de armas en décadas. También aseguran que ha hecho exactamente las mismas críticas a DeSantis que las citadas por Newsom en su anuncio.

Biden, en todo caso, ha sido criticado a veces por ir demasiado lejos en su tono, señalan sus asistentes, como cuando comparó a los Republicanos de hoy en día con los segregacionistas de la época de 1960, lo cual provocó la ira del líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell (R-KY) y de otros, incluidos algunos de su propio partido.

Un funcionario de la administración dijo que, aunque los Demócratas han expresado desde hace tiempo su alarma en privado por los supuestos errores de Biden, la decisión del Tribunal Supremo sobre el aborto parece representar un punto de inflexión. Hablando en condición de anonimato para ofrecer una evaluación sincera, el funcionario sostuvo que catalizó tres frustraciones clave: lo mucho que estaba en juego; la incapacidad de Biden para hacer mucho unilateralmente en contra de la decisión; y la preocupación de que la Casa Blanca dejara pasar el momento sin utilizarlo para fortalecer y unificar a sus compañeros Demócratas.

El jueves, Biden pidió que se anule el obstruccionismo legislativo para ayudar a codificar el caso Roe v. Wade, la sentencia del Tribunal Supremo de 1973 que legalizó el aborto en todo el país. Pero, a pesar de que se sabía desde hace semanas que la decisión del tribunal probablemente iba a llegar, la medida siguió un patrón familiar. Biden tardó casi una semana en sugerir que se cambiara la regla del obstruccionismo legislativo cuando los Demócratas querían más urgencia.

Además, a algunos líderes Demócratas locales y estatales les preocupa que el tono de Biden no refleje la profunda alarma que sienten muchos estadounidenses por la inflación y el aumento de los precios de la gasolina.

"Necesitamos que se haga más desde la cúpula del liderazgo Demócrata -que es el presidente- en cuanto a la promoción de los temas Demócratas", dijo Sam Baydoun, comisionado del condado de Wayne, Michigan, y añadió: "Tiene que ser más contundente en la defensa del Partido Demócrata y de lo que éste representa".

La congresista Debbie Dingell (D-MI), dijo que le preocupa que el partido no esté preparado para algunos de los ataques que le llegan. Incluso antes de las primarias Republicanas en su estado, un candidato del Partido Republicano ha enviado correos en los que critica a Dingell al considerarla un "robot de Pelosi" que abraza una lista de prioridades liberales.

"No tengo primarias y se me considera la Demócrata 'segura' en Michigan", dijo Dingell. "No creo que nadie este seguro. Y el correo es engañoso y miente, pero como Demócratas tenemos que averiguar cómo vamos a rebatir con fuerza estas falsedades y ser fuertes al respecto".

Los partidarios de Biden dicen que su decencia y su calma no son equivalentes a la desdicha.

"Lo que les diré a los Demócratas y a los Republicanos es que no confundan amabilidad con debilidad, ni que él tenga modales de debilidad", dijo Cedric Richmond, un ex asesor de la Casa Blanca que ahora es un alto funcionario del Comité Nacional Demócrata. "La gente cometió ese error durante las primarias. Mantuvimos el rumbo, nos concentramos y ganamos.

"Si lo que buscan es un presidente que se dedique a insultar, ese no es él", añadió Richmond. "Se mostrará y hará comparaciones incisivas, y creo que se verá más a medida que nos acerquemos para que la gente elija".

El congresista Ro Khanna (D-CA), quien fue copresidente nacional de la campaña presidencial del senador Bernie Sanders en 2020 y no ha temido criticar algunas de las decisiones políticas de Biden, dijo que le preocupaba que las críticas al presidente desde adentro del partido se estén volviendo demasiado puntuales y puedan ser contraproducentes.

"No llegó allí por accidente. Es el presidente de los Estados Unidos. Es el líder de nuestro partido. Derrotó a Donald Trump", dijo Khanna. "Se le debe un grado de respeto, y lo digo como alguien a su izquierda. Hay un tono para desafiar a la administración y ofrecer nuevas ideas, y ese tono debe ser de buena fe para ayudar al presidente, no para lanzar dardos para debilitarlo cuando es el líder de nuestro partido".

Pero algunos en el partido están molestos porque la Casa Blanca no tenía un plan más contundente y proactivo cuando el Tribunal Supremo anuló el caso Roe v. Wade.

La representante Alexandria Ocasio-Cortez (D-NY), ha pedido a Biden que amplíe el Tribunal Supremo, una medida que él ha ratificado que no considerará. La senadora Elizabeth Warren, Demócrata de Massachusetts, ha sido una de las personas que le han pedido que abra terrenos federales a las clínicas de aborto, una decisión que la Casa Blanca ha rechazado con el argumento de que podría poner en peligro la seguridad de las mujeres que se desplazan a las clínicas.

Biden ha descartado otras ideas diciendo que serían rechazadas en los tribunales o que nunca serían aprobadas por el Congreso. Sus críticos señalan que debería presionar en todos los frentes, y no cuestionar las acciones antes de intentarlas.

"Lo que el presidente y el Partido Demócrata tienen que asumir es que esto no es solo una crisis de Roe, es una crisis de nuestra democracia", dijo recientemente Ocasio-Cortez en el programa "Meet the Press" de la NBC. "Esta es una crisis de legitimidad, y el presidente Biden debe abordarla".

La congresista, líder del ala liberal del partido, también ha dicho que no está dispuesta a respaldar a Biden si se presenta en las primarias presidenciales de 2024. Pritzker también ha planteado la posibilidad de que Biden se enfrente a un desafío en las primarias.

"No es algo que yo aliente, pero ciertamente es posible", dijo a NBC News la semana pasada. "Lo hemos visto en el pasado".

El gobernador de Illinois también llamó la atención recientemente con un viaje a New Hampshire, un estado vital para cualquier aspirante a la presidencia, donde fue el principal orador en la convención anual del Partido Demócrata de New Hampshire.

Richmond dijo que algunos de los pedidos de acción por parte de los liberales son llamativos pero poco realistas y que Biden se enfrenta a decisiones difíciles a largo plazo, mientras que otros persiguen la relevancia a corto plazo.

Entonces, la conclusión es: Mi familia, ciertamente la familia de Pritzker, la familia de Newsom y la familia del presidente, van a estar bien", dijo Richmond. "Pero si las elecciones no van en la dirección correcta, hay millones de personas que no van a estar bien. No podemos permitirnos el lujo de dejarnos llevar por los impulsos. Esto es de vida o muerte para muchas comunidades".

Washington Post - Ashley Parker y Matt Viser

Lea el artículo original aquí.

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS