Un salon de clases en Miami Lakes, FL. FOTO: Bloomberg por Eva Maria Uzcategui.

El número de docentes descontentos ha tocado su máximo en años.

Hace muchos años que los maestros estadounidenses no están tan estresados como ahora, y se debe a que tienen que lidiar con el miedo por el aumento de los tiroteos en las escuelas, además de enfrentar la carga que implican las restricciones curriculares y el exceso de trabajo.

Más de tres cuartas partes de los 2.400 docentes encuestados por la Federación Estadounidense de Maestros (AFT, por sus siglas en inglés) afirmaron estar insatisfechos con sus condiciones laborales actuales, la mayor proporción en ocho años.  Uno de cada tres docentes de jardín de infantes a secundaria afirmó que sus condiciones laborales habían empeorado en los últimos cinco años, y citaron el estancamiento de los salarios y las limitaciones en los temas que pueden enseñar.

"Los maestros se sienten acorralados", dijo la presidenta de la AFT, Randi Weingarten, al señalar las mayores responsabilidades y el ciclo de deterioro de las condiciones a medida que más docentes renuncian y esa es una de las razones por las cuales el ánimo ha empeorado en el último año escolar.

En lugar de apoyar a los maestros, los políticos "avivan las guerras culturales y prohíben los planes de estudio y los libros, además de insultarlos", añadió Weingarten.

Los legisladores de 42 estados han presentado proyectos de ley que prohíben la teoría crítica de la raza u otros debates sobre el racismo y otros prejuicios en las escuelas, según un análisis de Education Week. Estas restricciones se firmaron o convirtieron en ley en 17 estados.

La preocupación por los tiroteos en las escuelas también ocupó un lugar destacado en la encuesta de la AFT, ya que casi la mitad de los docentes de kínder a secundaria expresaron su preocupación por la posibilidad de un incidente de este tipo. A pesar de que el 71 por ciento informó que sus centros educativos realizan simulacros, más de dos tercios consideraron que sus instituciones no estarían preparadas para un ataque.

La encuesta se realizó en junio, apenas unas semanas después de que 19 estudiantes y dos maestros murieran en un tiroteo masivo en la escuela primaria Robb de Uvalde (Texas). El mes pasado, en una audiencia del Senado estatal, el director del Departamento de Seguridad Pública de Texas, Steven McCraw, dijo que la respuesta de la policía al tirador fue un "fracaso lamentable" y "opuesto a todo lo que hemos aprendido en las últimas dos décadas desde la masacre de Columbine".

Más de un tercio de los maestros afirmó que es probable que abandone su profesión en dos años. Casi tres cuartas partes afirmaron que no recomendarían la profesión a otra persona y los que llevaban 16 años o más en la docencia eran los que menos aconsejaban la enseñanza como carrera. Solo el 37 por ciento considera que su trabajo actual es gratificante, según la encuesta.

"Los maestros quieren marcar una diferencia en la vida de los niños", dijo Weingarten. "Quieren que las condiciones cambien. Quieren que su remuneración cambie. Pero quieren enseñar".

Bloomberg - Ella Ceron

Lea el artículo original aquí.

ÚLTIMAS NOTICIAS