zapatos blancos
Puedes lavar los zapatos en cinco minutos o más, sin contar el tiempo del secado. Credit: Pexels
COMPARTE

Los zapatos blancos son un elemento básico y versátil en los closet, ya que ayudan a armar rápidos outfits. Sin embargo, cuando se ensucian se convierten en un problema porque dependiendo del material es difícil desmancharlos. Por eso te contamos cómo limpiar zapatos blancos.

Para limpiarlos y que no pierdan su forma se necesitan hormas para zapatos, también puede rellenarlos con papel o telas.

Para limpiar las superficies firmes del zapato sin dañarlas, como las suelas, necesitarás una esponja de melanina o Mr. Clean Magic Eraser.

También necesitas toallas de papel o Crep Protect, un cepillo de cerdas suaves y un jabón de platos. Si los zapatos son de lona y tienen manchas se recomienda usar OxiClean.

Puedes lavar los zapatos en cinco minutos o más, sin contar el tiempo del secado. Esta no es una regla fija, aunque el tiempo lo establecerá el material con el que están hechos sus calzados.

Cómo limpiar zapatos blancos de cuero

Los zapatos de cuero son fáciles de limpiar. Necesitarás una toalla para retirar el sucio y, para pulirlos, usar un paño.

Si la suciedad persiste usa toallitas Crep Protect Wipes o páseles con cuidado un Magic Eraser ya que es muy abrasivo y puede deteriorar el calzado.

Si el zapato de cuero tiene cordones retíralos antes de limpiarlos y pónselos cuando ya esté limpio y seco.

Cómo limpiar zapatos blancos de lona

En algunos zapatos de lona la suciedad se infiltra en la tela, para quitarla debes mezclar jabón para platos con agua, aplícalo en la zona sucia con un cepillo y frótalo de forma circular.

Cuando remueva la suciedad límpialos con una toalla húmeda para eliminar la espuma y déjalos secar.

Si al secar notas que los zapatos todavía tienen manchas, usa un quitamanchas como Tide u OxiClean, déjalo reposar por cinco minutos y luego frótalos con un paño húmedo.

Cómo limpiar zapatos blancos de punto

Algunos zapatos deportivos Nike o Adidas tienen una especie de malla o tela de puntos, aunque son cómodos y elásticos son difíciles de limpiar porque si los frotas demasiado puedes dañar la tela.

Sumerge un paño limpio en agua con jabón y frótalo suavemente en el zapato en la dirección del tejido. Cuando esté limpio retira los residuos del jabón y déjalos secar por completo antes de ponértelos.

Fuente principal de la noticia: Wirecutter The New York Times.

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS