ginecologo
Conozca en qué casos puede tener una cita médica virtual con su ginecólogo. Credit: Pexels.

Durante el confinamiento de la pandemia del COVID-19 la telemedicina se convirtió en la aliada de los médicos y los pacientes. Dos años después la realidad ha cambiado pero las citas médicas virtuales llegaron para quedarse. Aquí te contamos cómo y cuándo ginecólogos estadounidenses atienden a sus pacientes virtualmente.

La medicina en línea ha demostrado ser tan beneficiosa en la pandemia que la Asociación Médica Estadounidense y Medicare respaldan la cobertura continua para visitas remotas incluso después de la pandemia.

Los mejores usos de la telemedicina en ginecología son para la consulta sobre la menopausia, la sospecha de infecciones del tracto urinario, la renovación de anticonceptivos orales, el tratamiento de las infecciones vaginales por hongos y la consulta por el síndrome premenstrual, informó Cynthia Abraham, profesora asociada de la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinaí en New York.

Un informe publicado el 10 de marzo por el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos (ACOG) estableció que las situaciones en las que solo son apropiadas las consultas en el consultorio son cuando la paciente tiene fiebre con infección vaginal, síntomas de un embarazo ectópico, incluido dolor en la pelvis, el abdomen o la espalda y sangrado vaginal severo.

Otra indicación para una visita al consultorio es el fracaso del encuentro remoto para resolver el problema. Si la telemedicina no funciona, el modo establecido siempre será un examen en persona.

En términos más generales, cualquier persona que tenga una hemorragia o un dolor torácico intenso, una convulsión u otros síntomas nuevos que sean aterradores o síntomas de coronavirus potencialmente graves, debe acudir a un médico, en persona, o a la sala de emergencias o centro de atención de urgencia más cercano.

El ginecólogo Jerrold H. Weinberg, quien atiende a pacientes de los  suburbios de Detroit y es miembro del ACOG, compartió en The Washington Post su experiencia con la telemedicina.

“Gracias a la telemedicina, incluso en el punto álgido de la pandemia, pude revisar los historiales de los pacientes, abordar sus problemas de salud más inmediatos, discutir otra información clínica relevante, renovar o cambiar sus recetas, y enviarles por correo electrónico un pedido para una mamografía anual o un examen óseo”, expresó.

Confesó que al inicio de sus consultas virtuales tenía miedo de no brindarle una atención completa a sus pacientes, pero varios meses de experiencias positivas con la atención virtual y el informe de ACOG le confirmaron que “en las visitas de salud de muchas mujeres, los exámenes pélvicos de rutina y las pruebas de Papanicolaou no aportan nada al tratamiento final del paciente”.

Añadió que la telemedicina también exige un mayor grado de responsabilidad del paciente que las visitas estándar al consultorio.

“La telemedicina ha funcionado bien para mis pacientes con poco tiempo, muchos de los cuales tienen padres o suegros ancianos que necesitan su atención, un cónyuge o pareja enfermo que requiere apoyo emocional, hijos que criar y, a menudo, un trabajo de tiempo completo”, comentó Weinberg.

El ginecólogo dijo que antes de agendar la cita virtual con sus pacientes les aconseja que investiguen un poco sobre las opciones, incluida la verificación de las pólizas de su proveedor de seguro médico.

Añadió que en este nuevo mundo de citas médicas en línea los pacientes ahora tienen la opción de una visita de detección desde su hogar para determinar la gravedad de un problema, ya sea con tranquilidad y tratamiento inmediatos virtualmente, o una remisión oportuna a un centro de emergencia.

“Esto puede ahorrarle ansiedad, tiempo y dinero tanto al consumidor como al sistema de atención médica”, finalizó.

Fuente principal de la noticia: The Washington Post.

ÚLTIMAS NOTICIAS