emilia
“Con la cantidad de cerebro que tengo inutilizado, es increíble que sea capaz de hablar", comentó. Credit: Instagram: @emilia_clarke

Recientemente la actriz británica de 36 años, Emilia Clarke, reveló que sufrió dos aneurismas cerebrales durante las grabaciones de Juego de Tronos. En una entrevista en BBC dijo que estaba sorprendida de que pusiese hablar.

 “Con la cantidad de cerebro que tengo inutilizado, es increíble que sea capaz de hablar y vivir mi vida normalmente sin ninguna repercusión. Estoy en la muy, muy, muy pequeña minoría de personas que pueden sobrevivir a eso”, comentó.”

En 2019 relevó que sufrió el primer aneurisma en 2011, cuando estaba en un gimnasio. Comentó que al sentir el dolor en la cabeza fue al baño y trató de recordar líneas del guión de Juego de Tronos para despertar su cerebro.

"El dolor punzante estaba empeorando. En cierto nivel, sabía lo que estaba pasando: mi cerebro estaba dañado", expresó. Una persona del gimnasio llamó a una ambulancia y Clarke fue internada.

La actriz había terminado de grabar la primera temporada de Juego de Tronos, la serie que le cambió la vida y la sometió a mucho estrés al pasar de ser alguien desconocida a una estrella de televisión.

En el hospital los estudios arrojaron que Emilia sufrió una hemorragia subaracnoidea (SAH, por sus siglas en inglés), un tipo de accidente cerebrovascular potencialmente mortal causado por un sangrado en el espacio que rodea el cerebro.

El aneurisma cerebral se produce cuando un vaso sanguíneo se divide, si no es tratado a tiempo puede crecer y romperse. El tratamiento más común es someter al paciente a una operación para colocarle espirales de platino en el aneurisma.

"Como supe más tarde, alrededor de un tercio de los pacientes con SAH mueren inmediatamente o poco tiempo después. Los pacientes que sobreviven necesitan un tratamiento urgente para sellar el aneurisma", explicó la actriz.

Ese mismo año se sometió a una cirugía cerebral. En 2015 los médicos descubrieron otro aneurisma y fue operada nuevamente.

“De mi boca salían palabras sin sentido alguno y entré en pánico. Nunca había experimentado un miedo como ese. Podía ver mi vida pasar por delante y no valía la pena vivirla. Yo soy actriz, necesito recordar mis textos, y ahora no podía recordar ni mi nombre”.

Afirmó que el proceso de recuperación fue muy difícil, pero tenía una serie que grabar y fue el personaje de Daenerys Targaryen quien la ayudó a salir adelante.

“Pasé por un periodo de estar muy baja de ánimos, la verdad, pero llegas al set y tienes que interpretar a esa enorme mujer, y tienes que pasar a través del fuego. Creo que eso me salvó de darle vueltas a mi mortalidad”, agregó.

Luego de sufrir ese episodio que marcó un antes y un después en su vida, Emilia Clarke creó la asociación benéfica Same You y a través de ella le brinda ayuda y tratamientos a pacientes con lesiones cerebrales en el Reino Unido y en Estados Unidos.

Fuente principal de la noticia: USA Today.

ÚLTIMAS NOTICIAS