Un marinero de la armada taiwanesa en el destructor de la clase Kee Lung DDG 1803 a las afueras de Suao, Taiwan, ayer martes. FOTO: Washington Post por Vic Chiang.

Maniobras militares basadas en la experiencia de la guerra en Ucrania, responden a la preocupación de que las crecientes tensiones puedan desembocar en una crisis.

Durante los simulacros anuales de esta semana, las fuerzas armadas de Taiwán prometieron estar preparadas para responder a una invasión al estilo de Ucrania, incluso cuando los expertos en seguridad taiwaneses restan importancia a las probabilidades de una temeraria agresión china por la posible visita a Taiwán de la oradora de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

El miércoles, en la playa de Bali, las tropas taiwanesas practicaron cómo repeler un posible asalto anfibio a lo largo del tramo de costa que conecta el puerto de Taipei y la desembocadura del río Tamsui, crucial para la defensa de la capital de Taipei.

El simulacro de invasión se realizó en un momento de máxima tensión en el estrecho de Taiwán, después de que Pekín arremetiera contra Estados Unidos por la posible visita de Pelosi, lo que hace temer que la situación se convierta en la peor crisis en torno al estrecho desde la década de 1990.

Los simulacros, que forman parte de un programa de cinco días de ejercicios de preparación civil y militar, comenzaron con explosiones que enviaron nubes de arena negra al cielo. La imitación de un asalto del enemigo fue respondida con helicópteros, tanques y aviones de combate, mientras que los reservistas del ejército se encargaban de una red de trincheras revestidas con sacos de arena.

Los ejercicios imitan más que nunca los tiempos de guerra, y fueron diseñados después de "seguir de cerca la situación internacional, así como la guerra en Ucrania", dijo Sun Li-fang, portavoz del Ministerio de Defensa Nacional de Taiwán.

Sun añadió que, aunque la visita de Pelosi era sólo hipotética, el ejército taiwanés ya estaba entrenado para la posible respuesta de China y confiaba en que Taiwán podría hacer frente a lo que decidiera hacer el Ejército Popular de Liberación.

China reclama a Taiwán como propia y amenaza con apoderarse de la isla autónoma de 23 millones de habitantes si Taipei declara la independencia formal.  Ni los dirigentes ni el pueblo de la Taiwán democrática han mostrado ningún interés en someterse al dominio del Partido Comunista Chino.

Para hacer valer sus reclamos de soberanía sobre Taiwán, China ha llevado a cabo una misión de décadas para aislar diplomáticamente a Taipei, incluida una feroz oposición a las visitas internacionales de funcionarios o legisladores de otros países.

En su intervención del martes en el Foro Ketagalan - Diálogo de Seguridad Indo-Pacífico 2022, la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, subrayó cómo la invasión rusa de Ucrania ha demostrado que "los regímenes autoritarios no dudan en violar la soberanía de otros Estados".

El destructor de la clase Kee Lung DDG 1801 en acción durante ejercicios de guerra cerca de Suao, Taiwan, ayer 26 de julio, 2022. FOTO: Washington Post por Vic Chiang.

Sin nombrar a China, señaló a los actores autoritarios que amenazan con romper el equilibrio regional y utilizan "tácticas de zona gris" -actividades coercitivas por debajo del umbral del combate militar real- para debilitar las normas internacionales.

Tsai no se refirió a la preocupación en Washington de que un posible viaje de Pelosi pudiera desencadenar una gran crisis en el estrecho de Taiwán. Si se lleva a cabo, sería la primera vez que un líder de la Cámara de Representantes visita Taiwán en 25 años.

El Ministerio de Defensa de China dijo el martes que "de ninguna manera serán simples observadores" y prometió "medidas contundentes para frustrar cualquier interferencia de fuerzas externas".

Es probable que la escalada del conflicto se incluya en los debates de la conversación telefónica que se espera que mantengan el presidente Joe Biden y el líder chino, Xi Jinping, a finales de esta semana.

Cuando se le preguntó si las mayores tensiones en el estrecho habían provocado cambios en los ejercicios de preparación para el combate naval de Taiwán, el general de división Feng Kuo-wei dijo en una entrevista el martes que se seguían los procedimientos estándar, y añadió que "los preparativos de defensa nacional se llevan a cabo todos los días".

Aunque Taiwán intenta reforzar sus defensas y advertir al mundo sobre la creciente amenaza del autoritarismo chino, muchos expertos en seguridad taiwaneses sostienen que una visita de Pelosi no desencadenaría una confrontación militar directa con Pekín.

Shen Ming-shih, director de investigación sobre seguridad nacional del Instituto de Investigación sobre Defensa y Seguridad Nacional, un grupo de expertos, dijo que era "muy improbable"el envío de aviones de guerra por parte de China sobre Taiwán para hacer sombra al vuelo de Pelosi.

El uso de aviones militares por parte de China para presionar o acercarse peligrosamente a la aeronave que transporta a Pelosi sería un "comportamiento inseguro e irracional", sobre todo porque Xi quiere estabilidad de cara al vigésimo congreso del partido en otoño, cuando se espera que asuma un tercer mandato sin precedentes, dijo Shen.

Añadió que la respuesta más probable de China sería una demostración de fuerza a gran escala con aviones al norte o al suroeste de Taiwán, similar al ruido de sables del año pasado, cuando la fuerza aérea china batió repetidamente el récord diario de aviones de combate enviados cerca del espacio aéreo de Taiwán.

El martes, Ely Ratner, secretario adjunto del Departamento de Defensa para asuntos de seguridad en el Indo-Pacífico, denunció el comportamiento "directo, agresivo e inseguro" de China contra las fuerzas militares estadounidenses y de sus socios en los cielos del Mar de China Meridional, incluido el contacto entre aviones a una distancia peligrosamente cercana.

A pesar de la preocupación de Washington, las maniobras anuales de cinco días de Taiwán, aunque con un ligero aumento, se desarrollaron en gran medida como de costumbre.

El lunes por la tarde, las sirenas de ataque dieron inicio a los simulacros de defensa aérea Wanan en Taipei, lo cual paralizó la ciudad mientras la policía instaba a los peatones a permanecer en sus casas y a los vehículos a abandonar las carreteras. El intento de concientizar a la población sobre cómo responder a los avisos de emergencia y evitar las lesiones en caso de atentado es ya un acontecimiento familiar para los habitantes de Taiwán.

El martes, en los mares de las afueras del puerto naval de Suao, un misil lanzado desde una fragata de la armada dejó una estela de humo en el cielo mientras las cargas de profundidad lanzaban rocío. Los cazas F-16 pasaban por encima mientras los destructores de misiles guiados disparaban sus cañones.

Una fragata de taiwanesa de misiles guiados dispara una de sus armas durante ejercicios de guerra cerca de Suao, Taiwan, ayer martes. FOTO: Washington Post por Vic Chiang.

La guardia costera de Taiwán por primera vez este año también se unió a los ejercicios anuales Han Kuang para destacar la importancia de preparar para la guerra a los organismos no militares. Vestida con uniforme militar, la presidenta de Taiwán subió a bordo de un destructor durante los ejercicios por segunda vez desde que asumió el cargo.

Jaw-ling Joanne Chang, investigadora del Instituto de Estudios Europeos y Americanos de la Academia Sinica, un centro de investigación taiwanés respaldado por el gobierno, dijo que la reacción de China de amenazar en voz alta puede acabar siendo contraproducente. "Si [China] toma medidas drásticas, ¿no hará que más países del mundo se preocupen por la situación en el estrecho de Taiwán?", señaló.

Washington Post - David Weigel

Lea el artículo original aquí.

ÚLTIMAS NOTICIAS