Lluvias en Pakistán dejan cientos muertos y miles de damnificados
Lluvias monzónicas en Karachi, Pakistan, del 28 de julio de 2022. Foto: Efe

Las fuertes lluvias en Pakistán son denominadas como las peores tormentas registradas nunca antes en la historia de ese país, y que se han cobrado la vida de cientos de personas y dejado a otras varias decenas afectadas.

Hasta la semana pasada las autoridades confirmaron al menos 340 fallecidos a consecuencia de las tormentas, aunque la Agencia Nacional de Gestión de Desastres de ese país alertó de que esta cifra podría aumentar.

Los equipos de rescate han estado en jornadas de helicópteros y botes para intentar llegar a cerca de 50 mil familias abandonadas a su suerte en la provincia de Baluchistán después del colapso de carreteras y puentes, según lo anunciado por el ministro del Interior regional, Zia Langov.

Y es que las intensas lluvias monzónicas han azotado especialmente Baluchistán así como la ciudad sureña más poblada del país, Karachi, anegando calles y caminos y obligando a millones de personas a buscar un terreno seco donde establecerse.

Por consecuencia, las autoridades pakistaníes declararon la situación de emergencia meteorológica en Karachi, después de que las lluvias monzónicas dañaran cerca de 9 mil inmuebles. Además, se reporta la interrupción de importantes vías de comunicación, de los vuelos aéreos y las operaciones de trenes en esa ciudad de más de 15 millones de habitantes.

Las lluvias en Pakistán seguirán

Estos fenómenos meteorológicos extremos son los más intensos en la historia de Pakistán, según ha apuntado el meteorólogo Sardar Sarfraz y advirtió que el mal tiempo continuará, lo que aumenta también las preocupaciones sobre el cambio climático.

De hecho, Pakistán ocupa el octavo puesto en la lista de países más vulnerables al cambio climático, esto a pesar de ser responsable de tan solo el 1 % de las emisiones de carbono a nivel mundial.

Las peores inundaciones de la historia en Pakistán ocurrieron en el año 2010, tras un monzón extraordinariamente intenso, que se sumó a un deshielo estival también especialmente abundante y ocasionó unos 2 mil muertos y más de 20 millones de damnificados.

ÚLTIMAS NOTICIAS