El presidente Biden todavía tiene tiempo para resurgir en las encuestas y demostrar logros en materia económica, particularmente después de que el senador Joe Manchin (D-WV), se acoplara a los planes Demócratas para aprobar legislación ecológica y de reforma tributaria. FOTO: Washington Post por Demetrius Freeman.

Es concebible que el presidente de EEUU se convierta en un geriátrico revanchista.

En las últimas semanas, varios amigos me han preguntado por qué todavía no he escrito la necrológica política de Joe Biden.  Todos los demás parecían estar en el acto. Mi respuesta siempre ha sido que los mandatos fijos son el gran aliado de un presidente estadounidense. Se puede defenestrar a un primer ministro británico de la noche a la mañana, como ha ocurrido con los tres últimos.  Los líderes italianos van y vienen como los vientos del siroco. No importa lo mal que le salgan las cosas a un presidente estadounidense -y le han salido fatal a Biden-, en principio se quedan los cuatro años completos.  En ese tiempo puede pasar de todo.  Piense en las perspectivas de Bill Clinton a principios de 1995 o en las de Barack Obama a principios de 2010.  A ambos les ayudó la ineptitud de los adversarios, la suerte y su propia habilidad para ser reelegidos dos años después.  Hoy es más concebible que hace una semana que Biden se convierta en el geriátrico de la revancha.

A punto de finalizar una bochornosa sesión del Congreso, en medio de un infierno en las aerolíneas provocado por la ola de calor, el ruido de sables de China y el crecimiento negativo de EEUU, parece que ocurrió lo imposible: Al parecer, senador Joe Manchin (D-WV), puso su nombre en un proyecto de ley presupuestaria sensato.  Apenas puedo pensar en algo más sorprendente que Manchin haciendo lo correcto.  Así que sigo siendo escéptico: el proyecto de compromiso presupuestario aún no se ha aprobado.  Sin embargo, el hecho de que su nombre haya cambiado del siempre insignificante "Build Back Better” al completamente engañoso "Ley de reducción de la inflación" es un buen augurio.  Manchin quiere que lo vean como el halcón de la inflación que defiende los combustibles fósiles. El hecho de que el proyecto de ley no tenga impacto en la inflación no tiene importancia: Manchin está vendiendo el proyecto de ley como si lo tuviera.

Todo lo cual es potencialmente una buena noticia para Biden.  Además del compromiso de Manchin -que invertiría mucho dinero en energía limpia, reduciría los precios de los medicamentos con receta y haría que EEUU adopte la alícuota del impuesto mínimo global a las sociedades (cada uno en sí mismo es algo importante)-, esta semana el Senado aprobó el proyecto de ley de semiconductores, que incentivaría a los fabricantes de chips de alta gama a mudarse a EEUU.  También es más probable que se apruebe una ley de defensa del matrimonio homosexual: 47 Republicanos de la Cámara de Representantes votaron a favor y es posible que diez senadores Republicanos también lo hagan.  Eso pondría un gran obstáculo en el camino de este Tribunal Supremo conservador.  Por último, el Senado tiene la posibilidad real de modificar la famosa Ley de Recuento Electoral, lo cual haría más difícil que un futuro presidente Trump intentara subvertir unas elecciones.  Todo ello demuestra dos cosas: primero, que no hay que dar por perdidos a los presidentes hasta que se suban a ese helicóptero de despedida; segundo, que el Congreso funciona de forma muy extraña, pero que de vez en cuando es capaz de sorprender por el lado positivo.

Por supuesto, Biden sigue siendo un presidente profundamente impopular, incluso en su propio partido. Los Demócratas siguen en camino de perder el control del Congreso en noviembre.  Asimismo, las elecciones de 2024 siguen siendo el mismo reto existencial que era hace una semana.  A pesar de eso, no todas las tendencias son lineales. Pese a sus pésimos estándares recientes, esta ha sido una buena semana para la democracia estadounidense. Rana, bienvenida de nuevo a un pantano un poco menos lodoso que el que dejaste. ¿Qué podría salir mal en todo esto?

Rana Foroohar responde

Un gran tema, Ed, sobre el que también opinaré en mi próxima columna.  Para responder a tu pregunta concreta, ¿qué podría salir mal en todo esto?  Creo que lo que más pone en riesgo a esta presidencia es la inflación y la posible reacción del mercado ante ella.  Ha sido muy inteligente, desde el punto de vista político, rebautizar el "Build Back Better" como un proyecto de ley para luchar contra la inflación.  No obstante, la verdad es que las inversiones en cosas como el cambio climático y la sanidad (que son absolutamente necesarias) son potencialmente inflacionarias a corto plazo.  La administración tiene toda la razón al afirmar que luchará contra la inflación a largo plazo. Aún así, a la larga estamos todos muertos y las elecciones intermedias se avecinan.

Me gusta que las multinacionales y el capital privado paguen impuestos para pagar algunas de las cosas que la administración quiere incentivar. A pesar de ello, los márgenes de las empresas se reducen y parece que éstas pueden empezar a trasladar a precios sus propios insumos inflacionarios (el mayor de los cuales, la energía, no es algo sobre lo que la administración pueda hacer mucho).  Por supuesto, la subida de tasas de la Fed y la reacción económica a la misma podrían enfriar las cosas rápidamente. Pero ningún Demócrata quiere que la economía se sienta peor en otoño. Es una aguja muy difícil de enhebrar.  Sin embargo, estoy de acuerdo en que esta semana le ha dado un magnífico impulso al presidente, en medio de unas noticias económicas que podrían haber sido un verdadero tranquilizante para los Demócratas.

Edward Luce, Rana Foroohar

Derechos de Autor - The Financial Times Limited 2021.

© 2021 The Financial Times Ltd. Todos los derechos reservados.  Por favor no copie y pegue artículos del FT que luego sean redistribuidos por correo electrónico o publicados en la red.

Lea el artículo original aquí.

ÚLTIMAS NOTICIAS