Se acelera la distribución de dósis adicionales de la vacuna contra el Covid-19 en EEUU, con un enfoque sobre nuevas variantes. FOTO: EFE/EPA/Bagus Indahono.

Se dispondrá de una nueva vacuna reformulada, diseñada para ofrecer una mayor protección contra las subvariantes omicron que se extienden en el país.

El gobierno de Biden se está preparando para lanzar una campaña de dosis de refuerzo contra el coronavirus en septiembre -semanas antes de lo previsto- con una nueva vacuna reformulada diseñada para proporcionar una mayor protección contra las subvariantes de omicron que se extienden en el país, dijo el viernes la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por siglas en inglés).

Al mismo tiempo, la FDA ha decidido no hacer que los adultos menores de 50 años sean elegibles para un segundo refuerzo de la vacuna existente, añadió la agencia. La cuestión se ha debatido en el seno de la administración durante semanas, con algunos funcionarios que presionaban para que se amplíe el uso de las dosis actuales y otros abogaban por centrarse en la campaña de otoño.

Actualmente, solo pueden recibir una segunda dosis de refuerzo los estadounidenses de 50 años o más y de al menos 12 años con el sistema inmunitario deteriorado.

La FDA, al anunciar su estrategia de otoño, dijo que había recibido garantías de los fabricantes de vacunas -Moderna y Pfizer y su socio alemán, BioNTech- de que los refuerzos reformulados estarán listos en septiembre.  Esas dosis de refuerzo contendrán componentes de las subvariantes omicron BA.4 y BA.5, así como la fórmula original, que se basó en la versión del virus que se propagó globalmente a principios de 2020.  La esperanza es que las vacunas bivalentes sean más eficaces contra un virus que evoluciona con rapidez y protejan a los estadounidenses de un posible repunte en otoño e invierno.

La FDA siguió pidiendo que los menores de 50 años reciban una sola vacuna de refuerzo, y que los estadounidenses de más edad y las personas con sistemas inmunitarios comprometidos reciban dos. Dado que los casos de coronavirus están aumentando, instó a las personas a que se vacunen tan pronto como puedan hacerlo, incluso mientras la agencia se prepara para lanzar la campaña de inoculación de otoño.  Afirmó que las personas que reciban las dosis de refuerzo ahora seguirán siendo elegibles para recibir la vacuna reformulada más adelante.

El anuncio del viernes puso fin a un intenso debate entre los máximos responsables sanitarios de la administración. Ashish Jha, coordinador de la Casa Blanca para el coronavirus, y Anthony Fauci, asesor médico jefe de la Casa Blanca, se mostraron partidarios de que las segundas dosis de refuerzo estén ampliamente disponibles este verano. Pero dijeron que la decisión era de la FDA, y Peter Marks, el máximo responsable de vacunas de la agencia, tuvo reparos. La Casa Blanca remitió a la FDA las preguntas sobre las dosis de refuerzo modificadas.

Los expertos externos también tienen opiniones diferentes. Algunos médicos elogiaron el enfoque de la FDA en cuanto a la vacuna de otoño; si el gobierno ampliara ahora la elegibilidad para el refuerzo actual y luego introdujera rápidamente una vacuna actualizada, el resultado podría provocar una enorme confusión, dijeron.  Además, les preocupaba que la eficacia de una nueva vacuna pudiera verse mermada si se administraba demasiado pronto después de una dosis de refuerzo de la fórmula original.  Otros no están de acuerdo; afirman que millones de adultos jóvenes necesitan una protección más fuerte ahora, ya que su inmunidad disminuye en medio de una ola de casos de verano.

"Creo que probablemente la mejor medida estratégica sea apostar por una nueva vacuna y hacerlo más pronto que tarde", dijo Jeanne Marrazzo, directora de la división de enfermedades infecciosas de la Universidad de Alabama en Birmingham.

"Siempre se trata del riesgo frente al beneficio", dijo Marrazzo, señalando que ha habido casos raros de complicaciones como la inflamación del corazón en hombres jóvenes que reciben las vacunas de ARNm. "¿Vale la pena el beneficio de administrarles otro refuerzo? Más no es siempre mejor".

Pero Robert Wachter, director del departamento de Medicina de la Universidad de California en San Francisco, no está de acuerdo. Para muchos adultos jóvenes, dijo, la inmunidad inducida por la vacuna disminuye cuando hay "una gran cantidad de virus en el ambiente". Las personas deberían tener la opción de recibir una segunda dosis de refuerzo ahora, incluso si eso significa que tienen que posponer la actualización de la vacuna durante unos meses.

Aunque la nueva vacuna será más eficaz que la actual, "no espero que sea mejor de la noche a la mañana", dijo Wachter. "Si hoy tuviera 45 años y pudiera elegir entre obtener la vacuna existente yendo hoy a mi farmacia o esperar a la nueva vacuna, probablemente la obtendría hoy".

Como parte de las medidas para lanzar una campaña de refuerzo de otoño, el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) dijo el viernes que el gobierno ha acordado comprar 66 millones de dosis del nuevo refuerzo bivalente de Moderna. Moderna dijo que se le pagará hasta $1.740 millones.

El gobierno acordó recientemente la compra de 105 millones de dosis de la vacuna reiniciada de Pfizer-BioNTech por $3.200 millones.

Los acuerdos con Moderna y Pfizer permitirán disponer de 171 millones de dosis de refuerzo de vacunas bivalentes para el otoño y más adelante, lo cual no es suficiente para todos los estadounidenses, según el departamento. Los contratos incluyen opciones para cientos de millones de dosis más, pero esas opciones no pueden ejercerse a menos que el gobierno obtenga financiamiento adicional del Congreso, añadió el HHS.

La administración y los Republicanos del Congreso han estado en desacuerdo sobre el financiamiento dirigido al coronavirus durante meses.  En junio, después de que la administración reasignara $10.000 millones desde otros programas para pagar los tratamientos y las vacunas, el senador Mitt Romney, Republicano de Utah, acusó a la Casa Blanca de darle información "evidentemente falsa" sobre el dinero que quedaba para el esfuerzo de respuesta al coronavirus, una acusación que la administración niega.

Washington Post - Laurie McGinley y Dan Diamond

Lea el artículo original aquí.

ÚLTIMAS NOTICIAS