hierbas frescas
Aquí te contamos cómo almacenar hierbas frescas en la nevera. Credit: Pexels.

El perejil, cilantro y el cebollín son excelentes para agregar color y sabor a los platos, pero considerando que son plantas que han sido arrancadas del suelo, es comprensible que se marchiten rápidamente. Aquí te contamos cómo almacenar hierbas frescas en la nevera.

Afortunadamente hay un truco para extender su vida tanto como sea posible y es envolverlos en una toalla, ya que la clave para la longevidad de la hierba es el control de la humedad.

Las hierbas abundantes, aquellas con tallos leñosos, como el romero y el tomillo, están hechas para sobrevivir en climas secos y es mejor conservarlas de esa manera.

Las hierbas delicadas, aquellas que son más suaves y más frágiles en su conjunto, como el perejil y el cebollino, “absorben y liberan mucha agua y, por lo tanto, deben mantenerse húmedas para que no se marchiten, pero no se deben poner en agua directamente”, explicó Elizabeth Bomze en la revista Cook's Illustrated.

La forma recomendada es extender las hierbas frescas sobre una toalla apenas húmeda, enrollarlas formando un paquete, colocarlo en una bolsa y guardarlo en el refrigerador.

La toalla puede ser de papel o tela. Para ayudar a prolongar la vitalidad de las hierbas, es una buena idea revisarlas todos los días para desechar las que se hayan echado a perder y humedecer la toalla si está completamente seca.

Use bolsas con cierre de plástico o silicona, también puede reciclar las bolsas de productos del supermercado en las que trajo las hierbas a casa.

“Si bien las hierbas delicadas pueden durar un poco más cuando se les da el tratamiento floral, se colocan en un vaso, frasco o recipiente de un cuarto de galón con aproximadamente una pulgada de agua y, a veces, se refrigeran y se tapan, según el tipo. Pero prefiero el método de la toalla”, comentó el escritor de recetas Aaron Hutcherson en su artículo de The Washington Post.

Fuente principal de la noticia: The Washington Post.

ÚLTIMAS NOTICIAS