acné
Dermatólogos reportan aumento de acné en sus pacientes durante da pandemia de COVID-19. Credit: Pexels.

El acné en adultos se ha convertido en un fenómeno notable durante la pandemia de coronavirus. La fricción de los cubrebocas, por ejemplo, puede causar un tipo de imperfección llamada acné mecánico.

Un estudio en la edición de diciembre de 2021 del Journal of Cosmetic Dermatology evaluó el acné en 172 personas durante la pandemia y encontró que el 45% informó que su acné empeoró, 27% reportó recaídas y más del 7% indicó que tenía acné por primera vez.

Los dermatólogos están viendo tendencias similares entre sus pacientes. "Recientemente he visto más acné en adultos, predominantemente en mujeres, que en los últimos 15 años", comentó Joshua Zeichne, profesor de dermatología en el Hospital Mount Sinai en la ciudad de Nueva York.

Aunque a menudo se piensa que el acné es una aflicción de la adolescencia, el acné de los adultos existe desde hace mucho tiempo. Con los cubrebocas el atrapamiento del aire exhalado, el aceite y la humedad pueden provocar otros brotes.

“Es un ambiente donde el calor y la humedad se mezclan con los aceites de la superficie y cualquier otra cosa que esté en el rostro. Es casi como un efecto invernadero [para las espinillas] debajo de la máscara”, explicó Diane Berson, profesora asociada de dermatología en Weill Cornell Medicine.

Otro factor es el estrés de la pandemia. Cuando el cuerpo y la mente experimentan estrés, aumentan los niveles de la hormona cortisol, que estimula las glándulas sebáceas de la piel para producir más grasa. El estrés también activa el sistema inmunológico, lo que promueve la inflamación.

Tratamientos para el acné en adultos

Los casos leves se pueden abordar con productos de limpieza o tratamiento de venta libre que contienen peróxido de benzoilo, ácido salicílico o retinoides.

Sin embargo, Nada Elbuluk, profesora de dermatología clínica en la Escuela de Medicina Keck, advirtió que ningún tratamiento funciona de la noche a la mañana.

“Para muchas personas, los productos de venta libre por sí solos no son suficientes. Si no obtiene mejoras en seis a ocho semanas, consulte a un dermatólogo certificado por la junta”, recomendó.

Los dermatólogos tienen opciones más fuertes para combatir el acné a largo plazo, aunque el enfoque dependerá un poco de los factores que contribuyen al acné.

Para el acné hormonal, relacionados con el ciclo menstrual o la perimenopausia, existe una nueva crema tópica llamada Winlevi (clascoterona), un bloqueador de andrógenos.

“Este es el primer andrógeno tópico de su clase que se absorbe en la piel. No tiene efectos sistémicos. No afecta la producción o el nivel de hormonas en el cuerpo”, explicó Rick Fried, dermatólogo y psicólogo clínico en Yardley, Pensilvania.

Para los brotes de acné no hormonales, los tratamientos tópicos incluyen antibióticos, como dapsona o clindamicina; retinoides como tretinoína, tazaroteno y adapaleno; y productos combinados más nuevos, como una preparación de peróxido de benzoilo y clindamicin.

Sin embargo, antes de comprar cualquier tratamiento para el acné es primordial que asista a un dermatólogo para que diagnostique las causas del acné y su cura.

Fuente principal de la noticia: The Washington Post.

ÚLTIMAS NOTICIAS