China ha continuado sus amenazantes ejercicios militares alrededor de Taiwán como respuesta a la visita a la isla vecina la semana pasada, de la oradora de la Cámara de Representantes estadounidense, Nancy Pelosi (I), vista aquí durante una rueda de prensa conjunta con la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen (D). FOTO: EFE/EPA/TAIWAN PRESIDENTIAL OFFICE.
COMPARTE

Pekín parece estar acelerando sus esfuerzos para establecer una nueva normalidad en su postura militar en torno a Taiwán y utiliza la visita de la oradora estadounidense como excusa para la escalada.

Hace una semana, la oradora de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, realizó su viaje a Taiwán.  Los líderes de Taipéi recibieron con satisfacción sus promesas de que Estados Unidos apoyará a la isla autónoma y a su democracia, mientras ella trataba de pulir su legado en política exterior en lo que puede ser el ocaso de su carrera política.  Fue, después de todo, la visita más importante de una funcionaria estadounidense a Taiwán en un cuarto de siglo.

Pero el simbolismo del momento dio paso a una encendida respuesta de China. Pekín, que considera a Taiwán como parte de su territorio, calificó la visita de Pelosi como una peligrosa provocación y una prueba de que Washington está diluyendo totalmente su posición formal sobre la isla.  Estados Unidos ni desafía ni respalda la reivindicación de Pekín sobre Taiwán, pero desde hace tiempo mantiene estrechos pero informales vínculos políticos, económicos y militares con Taipei.

A la visita de Pelosi le siguieron cuatro días de ejercicios navales chinos con municiones reales, lanzamientos de misiles balísticos y maniobras aéreas sobre Taiwán y sus alrededores.  Las fuerzas navales chinas tomaron posiciones que efectivamente rodearon a Taiwán y simularon lo que los analistas sugirieron que podría ser un futuro bloqueo naval de la isla. Los simulacros fueron ampliados el lunes por el Comando de Teatro de Operaciones Oriental del Ejército Popular de Liberación, y los medios de comunicación estatales chinos anunciaron que las fuerzas del país realizarían ejercicios "regulares" en el lado oriental de la línea mediana del estrecho de Taiwán, la frontera marítima informal entre el continente y Taiwán.

Las autoridades taiwanesas desde el jueves contaron más de 200 aviones militares chinos y más de 50 buques de guerra en sus aguas territoriales y sus alrededores. Pekín parece estar acelerando los esfuerzos para establecer una nueva normalidad en su postura militar en torno a Taiwán.

"Meng Xiangqing, profesor de la Universidad de Defensa Nacional, afiliada al Ejército Popular de Liberación (EPL), dijo a la emisora estatal Televisión Central de China en una entrevista publicada el domingo que los simulacros tenían como objetivo "aplastar por completo la llamada línea media" y demostrar la capacidad de China para impedir la intervención extranjera en un conflicto mediante el bloqueo y el control del canal de Bashi, una importante vía fluvial entre el océano Pacífico occidental y el mar de China meridional", según mis periodistas colegas del Washington Post.

Los analistas consideran que esto es algo habitual en Pekín. Bajo el mandato del presidente chino Xi Jinping, Pekín ha adoptado posturas cada vez más agresivas y asertivas en muchas disputas territoriales con sus vecinos, desde la ocupación de bancos rocosos en el Mar de China Meridional y el establecimiento de una "zona de identificación de defensa aérea" sobre la cadena de islas Senkaku controlada por Japón, las cuales también reclama, hasta la toma sigilosa de territorio en el Himalaya a lo largo de su escarpada y disputada frontera con la India.

"Así como China cambió el estatus en torno a las Senkaku en 2012 y a la frontera chino-india en 2020, ahora pretende cambiarlo aún más a su favor en el estrecho de Taiwán", señaló Bonnie Glaser, experta en China del German Marshall Fund.

Esto se corresponde con su creciente influencia en la escena mundial. "En 1995, el presupuesto de defensa de China era sólo el doble del de Taiwán, a pesar de que China tiene alrededor de 60 veces más habitantes. Hoy en día China gasta más de 20 veces más que Taiwán en defensa", explica The Economist, refiriéndose a la última vez que las tensiones sobre Taiwán fueron tan intensas. "Según el propio Pentágono, el EPL ha alcanzado la paridad o superado a Estados Unidos en el número de buques y submarinos, misiles tierra-aire y misiles de crucero y balísticos que puede desplegar".

Ahora, China tiene la capacidad y la habilidad de presionar a Taiwán de una manera que Estados Unidos puede tener dificultades para disuadir.  "El mensaje de Pekín es que Washington debe dejar de intensificar los lazos con Taiwán, y restablecer el entendimiento diplomático que desalentó la visita de cualquier presidente de la Cámara durante los últimos 25 años", informó Bloomberg News. "Si no, China podría empezar a restringir la libertad de Taiwán para operar fuera de sus costas de la misma manera que ha limitado la capacidad de la isla para participar en organizaciones globales desde la elección de la presidenta taiwanesa Tsai Ing-wen en 2016".

Para Washington y Pekín, las consecuencias de la visita de Pelosi se han definido por una controversia en los temas de discusión. Tanto los funcionarios estadounidenses como los taiwaneses insisten en que no hubo nada anormal en la visita de la oradora y que China ha optado unilateralmente por intensificar las tensiones.  China, por su parte, acusó a Estados Unidos de abandonar su antigua ambigüedad sobre el reconocimiento de Taiwán y de atentar contra la soberanía china.  Optó por congelar algunas vías de diálogo y colaboración con la administración Biden, incluidas las conversaciones sobre el medio ambiente.

"Estados Unidos y China están manteniendo un diálogo de sordos. No se trata sólo de Pelosi", tuiteó Evan Feigenbaum, vicepresidente de estudios de la Fundación Carnegie para la Paz Internacional y veterano diplomático estadounidense. "Estados Unidos cree que se trata de una coacción china. Los chinos creen que Estados Unidos se aparta de la política de "una China" a la de "una China, pero sin Taiwán".  Esa desconexión conducirá a una nueva base de acción muy inestable".

En otros lugares de Asia, los políticos están tomando nota. Durante un discurso pronunciado el lunes con motivo del Día Nacional de Singapur, el primer ministro Lee Hsien-Loong advirtió que "se está formando una tormenta" en torno a su próspera ciudad-estado, en parte debido al aumento de las tensiones entre Estados Unidos y China. Es poco probable que las relaciones entre las dos potencias mejoren pronto", dijo Lee. "Además, los errores de cálculo o los contratiempos pueden empeorar fácilmente las cosas".

En países como Japón y Australia, la reacción de Pekín a la visita de Pelosi no ha hecho más que endurecer las actitudes sobre la amenaza que supone una armada china que considera cada vez más el Pacífico como su patio trasero. "Independientemente de los temores que muchos tenían sobre el viaje de Pelosi, los espectaculares lanzamientos de misiles y los simulacros con municiones reales han creado un resultado negativo para Pekín porque solidificaron un coro de críticos cada vez más unido", escribió Demetri Sevastopulo en el Financial Times.

Para Taiwán, la suerte parece estar echada. Hace unas décadas, una parte considerable de la población de la isla veía con buenos ojos la perspectiva de la reunificación con China, entusiasmada, entre otras cosas, por la promesa económica de un mayor acercamiento al floreciente continente. Pero la mayoría está convencida ahora de que su futuro pasa por una vía diferente y democrática, y sólo el 6 por ciento de los taiwaneses encuestados recientemente apoya la unificación con China.

Xi ha ligado su legado en parte a su capacidad para lograr la reunificación, idealmente por medios pacíficos. Pero el poder duro puede ser el único camino para lograrlo. "El atractivo de las zanahorias en la política china hacia Taiwán -los incentivos económicos- ha caído ahora a su punto más bajo desde el final de la Guerra Fría", declaró al New York Times Wu Jieh-min, politólogo de la academia de investigación taiwanesa Academia Sinica.  "La carta que juega actualmente es aumentar las amenazas militares hacia Taiwán paso a paso, y continuar los preparativos militares para el uso de la fuerza hasta que, un día, una ofensiva militar a gran escala sobre Taiwán se convierta en una opción viable".

Washington Post - Ishaan Tharoor

Lea el artículo original aquí.

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS