#FacebookDelete
Facebook explicó que la orden de registro que recibieron no mencionaba el aborto Credit: Pexels.
COMPARTE

Esta semana Facebook se enfrentó al escrutinio político con el hashtag #DeleteFacebook después de que se reveló que la empresa había entregado a las autoridades de Nebraska los mensajes privados entre una joven y su madre para que investigaran un aborto.

Celeste Burgess, que ahora tiene 18 años, y su madre, Jessica Burgess, fueron acusadas en junio de ocultar la muerte de una persona, entre otros cargos, luego de que las autoridades alegaran que intentaron enterrar de manera inapropiada el cuerpo de un feto que nació muerto.

El aborto es legal en Nebraska hasta la semana 20 de embarazo; una declaración jurada de la corte citó registros médicos que estimaban que Celeste Burgess tenía más de 23 semanas cuando su feto fue abortado en algún momento entre el 22 y el 29 de abril.

Para reforzar el caso, un oficial de la ley le pidió a un tribunal que ordenara a Facebook que entregara los mensajes privados entre las mujeres. En su solicitud, el oficial dijo que las mujeres les habían dicho a los investigadores que habían enviado mensajes de texto en Messenger sobre el embarazo de Celeste.

En los mensajes, las dos mujeres discutían cómo tomar pastillas y sacar la “cosa” del cuerpo de Celeste, según registros judiciales.

#DeleteFacebook y el aborto

#DeleteFacebook fue tendencia en Twitter cuando los activistas denunciaron el papel del gigante de las redes sociales en ayudar a enjuiciar un aborto, lo que para muchos parecían los esfuerzos de una mujer joven por interrumpir su embarazo no deseado.

Ante el rechazo, Facebook explicó que la orden de registro que recibieron no mencionaba el aborto, pero se negó a decir cómo habría respondido la compañía si hubiera estado claro que el caso se trataba de un aborto.

Facebook podría haber tenido una buena razón para guardar silencio sobre esa pregunta. Los expertos legales dijeron que incluso si se hubiera explicado la naturaleza del caso, la empresa no habría tenido otra alternativa que cumplir.

Los fiscales y las fuerzas del orden locales tienen reglas estrictas que deben seguir para obtener las comunicaciones privadas o los datos de ubicación de las personas para reforzar los casos legales.

Una vez que un juez concede una solicitud de datos de los usuarios, las empresas de tecnología pueden hacer poco para evitar cumplir con las demandas.

Los defensores explicaron que las plataformas de redes sociales, las compañías de telecomunicaciones y otros intermediarios de datos de Internet tendrán que limitar la información que recopilan si quieren evitar ayudar a enjuiciar a las mujeres que buscan abortar en estados donde el procedimiento es ilegal.

“Si la orden es válida y está dirigida a un individuo, las empresas tecnológicas tendrán relativamente pocas opciones a la hora de impugnarla”, comentó Corynne McSherry, directora legal del grupo de defensa de la privacidad Electronic Frontier Foundation.

Resguardo de datos

La forma en que las empresas de tecnología manejan los datos de los usuarios ha sido objeto de un escrutinio creciente por parte de los defensores de la privacidad, los políticos y sus propios empleados desde que la Corte Suprema anuló Roe v. Wade en junio, lo que hizo que el aborto fuera ilegal para millones de estadounidenses.

A pesar de los repetidos intentos en el Congreso, no existe una ley federal integral que proteja la privacidad de los datos en los Estados Unidos.

El jueves, el principal organismo de control tecnológico del gobierno, la Comisión Federal de Comercio, anunció que estaba explorando la posibilidad de crear nuevas reglas federales para abordar las preocupaciones de privacidad en torno a los datos de salud y ubicación.

Fuente principal de la información: The Washington Post.

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS