Peter Navarro, quien fue asesor del expresidente Donald Trump, dijo en una entrevista que Anthony Fauci “ayudó a crear” el coronavirus que provocó la pandemia del COVID-19 en un laboratorio de Wuhan, China.
COMPARTE

Si solo tienes unos segundos, lee esto:

  • Peter Navarro, quien fue asesor del expresidente Donald Trump, dijo en una entrevista que Anthony Fauci “ayudó a crear” el coronavirus que provocó la pandemia del COVID-19 en un laboratorio de Wuhan, China.
  • El laboratorio de Wuhan al que hace referencia Navarro estudiaba coronavirus genéticamente diferentes al SARS-CoV-2, por lo que las autoridades de Salud de Estados Unidos afirman que “no es posible” que ese sea el origen de la pandemia.
  • El origen del SARS-CoV-2 (el coronavirus que causa el COVID-19) no ha sido determinado, pero el consenso de los expertos de EE. UU. y de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es que el virus se transmitió de un animal a los humanos.

Peter Navarro, quien fue asesor del expresidente Donald Trump durante su presidencia, dijo el 22 de agosto en una entrevista al medio conservador Newsmax, que el Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID, por sus siglas en inglés), había “ayudado a crear el virus” que causa el COVID-19 [segundo 0:42].  También comentó que desde enero de 2020 Fauci “sabía que literalmente había creado un monstruo en [el laboratorio de] Wuhan” [2:25], y que además había ordenado a los científicos en Wuhan que recibían subvención del NIAID (grants) que dijeran que el virus había nacido de la naturaleza [2:39].

El origen del SARS-CoV-2 (el coronavirus que causa el COVID-19) no ha sido determinado, pero el consenso de los expertos de EE. UU. y de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es que el virus pasó de un animal a los humanos y no que se originó en un laboratorio. Además, el instituto de Wuhan al que hace referencia Navarro, estudiaba coronavirus genéticamente distintos al SARS-CoV-2; por lo que, afirman los científicos del NIAID, “no es posible” que ese sea el origen de la pandemia.

Esta acusación sin evidencias que hace Navarro no es nueva (aquí puedes ver una acusación similar desmentida en mayo de 2022 por nuestros aliados de FactCheck.org). Y además, el exasesor de Trump no ha sido el único en replicar esta desinformación. Congresistas republicanos, como Rand Paul, y voceros conservadores como Steve Bannon, también han sugerido que Fauci debe ser investigado porque estaría ocultando información sobre el origen del COVID-19 y sus supuestos vínculos con el laboratorio de Wuhan. Estas acusaciones han aumentado desde que Fauci anunció que en diciembre de 2022 renunciará a su cargo.

Esta teoría sin fundamento sobre Fauci nace por una subvención (grants) de 3.7 millones de dólares que el NIAID otorgó en 2014 a una organización sin fines de lucro llamada Ecohealth Alliance.

El NIAID explica que, de ese monto, Ecohealth Alliance destinó una parte para financiar una investigación en el Instituto de Virología de Wuhan que tenía el objetivo de “entender cómo los coronavirus animales, especialmente en murciélagos, evolucionan naturalmente en el ambiente y tienen el potencial de volverse transmisibles para la población humana”. El coronavirus investigado en este estudio es diferente al que causa el COVID-19.

El Dr. Francis Collins, quien fue director de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) hasta diciembre de 2021, dijo en un comunicado en octubre de ese año que los coronavirus estudiados en esa investigación de Wuhan son genéticamente distintos al SARS-CoV-2, por lo que “no es posible que hayan causado la pandemia del COVID-19”, y que “toda afirmación contraria es demostrablemente falsa”.

Todavía se desconoce el origen del coronavirus que causa el COVID-19

La evidencia disponible hasta la fecha sugiere que se habría tratado de una “evolución viral en la naturaleza” que pasó al humano a través de “algún huésped animal no identificado”, explica el NIAID.

Un estudio preliminar de un equipo de científicos conformado por la OMS indicó en junio de 2022 que es posible que el coronavirus haya pasado de murciélagos a un mamífero que haya sido vendido en un mercado de animales. Sin embargo, en el mismo reporte señalan que es necesario realizar estudios adicionales y obtener más información por parte de China.

Pero tener acceso a esa información adicional depende del gobierno chino y, hasta el momento, “la falta de cooperación política” por parte de Beijing ha retrasado “cualquier progreso significativo”, dijo a The New York Times Lawrence Gostin, director del Instituto para la Salud Nacional y Global de la Universidad de Georgetown. 

De hecho, el propio director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en julio de 2021, pidió a China ser “transparente, abierta, cooperativa”, luego de que, según Tedros, Beijing se negara a compartir la información completa sobre los primeros casos de COVID-19.

AP reporta que el gobierno chino, desde finales de 2020, ejerce control sobre cualquier investigación científica relacionada al origen de la pandemia. Según documentos obtenidos por esa agencia, la publicación de cualquier información o investigación debe estar autorizada por el gobierno. En julio de 2021 Beijing rechazó un plan de la OMS para realizar investigaciones adicionales sobre el origen del SARS-CoV-2.

Estas barreras políticas se suman a algo que ya de por sí es complicado: confirmar con 100% de certidumbre el origen de un virus. El Dr. Collins en su carta de 2021 puso en perspectiva este punto, indicando que a los científicos les tomó 14 años encontrar la raíz del virus que causó la epidemia del SARS en 2003 y, hasta la fecha, afirma Collins, se desconoce con exactitud el origen del brote de ébola de 2014.

Factchequeado es un medio de verificación que construye una comunidad hispanohablante para contrarrestar la desinformación en Estados Unidos. ¿Quieres ser parte? Súmate y verifica los contenidos que recibes enviándolos a nuestro WhatsApp +16468736087 o a factchequeado.com/whatsapp.

COMPARTE
últimas noticias