Bristol Regional Women’s Center ha estado proporcionando abortos en Bristol, Tennessee, durante años. Ahora que el procedimiento pronto será mayormente ilegal en el estado, tuvo una idea: abrir una clínica a una milla al otro lado de la ciudad, y la frontera del estado, en Bristol, Virginia, donde el aborto sigue siendo legal | Foto SAM WHITEHEAD / KHN
COMPARTE

Una clínica de salud reproductiva en Bristol, Tennessee, encontró una solución después de que se prohibiera el aborto en el estado: mudarse una milla hasta la ciudad hermana de Bristol, Virginia, donde el procedimiento permanece legal.

Pero mudarse tan solo una milla de un estado restringido a un estado vecino donde el aborto es legal trajo consigo una serie de desafíos.

Bristol Women's Health, que abrió a finales de julio al otro lado de la línea estatal, enfrenta desafíos logísticos, legales e incluso una oposición de los habitantes locales.

¿Por qué es importante? La experiencia de la clínica Bristol Women's Health resume las complicaciones de la nueva realidad para acceder al aborto después de que la Corte Suprema anuló las protecciones federales sobre el aborto en junio y dejó en manos de los estados la autoridad de regular a su antojo sobre el procedimiento.

Una nueva clínica, nuevos problemas. Tennessee es uno de la docena de estados liderados por republicanos que han prohibido el aborto, incluso sin excepciones en casos de violación e incesto.

  • En el estado fronterizo, Virginia, permanece legal hasta el segundo trimestre del embarazo, e incluye el tercero solo en circunstancias limitadas. La mitad de los residentes del estado consideran que la ley, que permite el procedimiento, no debe modificarse, de acuerdo con una encuesta.
  • Aún así, muchos de los habitantes de Bristol, Virginia, no están contentos de ver una clínica de abortos en la ciudad. Muchos dijeron que no quieren el estruendo de los manifestantes antiaborto en el vecindario.
  • Chris Harber, de 34 años, cuyo patio se encuentra junto a la entrada de la clínica, dijo que manifestantes han estado al frente del recinto médico y no quiere que su hijo de 8 años los vea.
  • "Uno de ellos dijo 'centro de sacrificio de niños y bebés' y tenía una flecha apuntando allí", dijo Harber. “Cuando vea que me va a preguntar, '¿qué quieren decir?' No quiero tener que explicárselo a él".
  • Anthony Farnum, alcalde de Bristol, Virginia, recibió cientos de llamadas, mensajes de textos y correos electrónicos de habitantes que le piden que cierre la nueva clínica.
  • Pero el alcalde señala que mientras sea legal el aborto no tiene por qué hacerlo. “Le dije a la gente que probablemente sea mejor comunicarse con nuestros líderes estatales”, dijo.

Cruzar la frontera. Barry Staubus, el fiscal de distrito cuya oficina supervisa Bristol, Tennessee, dijo que las clínicas podrían enfrentar problemas legales si ofrecen píldoras abortivas de dos partes a una paciente en la clínica de Virginia y la paciente toma la segunda píldora en su casa en Tennessee.

  • “Ese podría ser el tipo de situación que requeriría algún litigio para determinar si hubo o no una violación de la ley. Espero que los médicos sean lo suficientemente sabios para evitar eso y que no surja”, dijo Staubus.

Legal por ahora. El gobernador de Virginia, el republicano Glenn Youngkin, apoya prohibir el aborto después de la semana 15 de gestación.

  • Sin embargo, en este momento la legislatura está dividida. Los demócratas tienen la mayoría del Senado estatal, y los republicanos tienen la mayoría de la Cámara de Representantes.
  • Pero la legislación podría cambiar si los republicanos ganan la mayoría en el Senado estatal en las elecciones del próximo año y el partido recupera el control total de la legislatura.
  • Los demócratas de todo el país animan a los votantes a las elecciones de mitad de mandato de noviembre, tomando en consideración el aborto, ya que votar por republicanos podría dar como resultado una prohibición nacional.

Fuente principal de la noticia: Reuters

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS