Departamento de Justicia
POLÍTICA. Merrick Garland, fiscal general/EFE
COMPARTE

Este lunes, personas familiarizadas con la investigación hecha por el Departamento de Justicia sobre el asalto al Capitolio informaron sobre la emisión de más de 40 citaciones, así como la incautación de los teléfonos de dos prominentes exasesores del expresidente Donald Trump.

Durante la misma jornada, el organismo presentó documentos en el que aceptó la intervención de un juez federal, quien actuará como maestro especial encargado de revisar los documentos incautados por el FBI el pasado mes de agosto en la residencia del republicano en Florida.

Esto fue lo que pasó. Funcionarios del Departamento de Justicia con órdenes de allanamiento incautaron la semana pasada los teléfonos de Boris Epshteyn, abogado que forma parte del equipo del expresidente; y Mike Roman, asesor de campaña quien fungió como director de operaciones del día de las elecciones para la campaña de Trump en 2020.

  • Ambas figuras han sido vistas como parte importante del círculo del expresidente en su intento por mantenerse en el poder apuntando a falsas afirmaciones de fraude electoral.
  • A los dos se les responsabiliza por intentar bloquear o retrasar -según el estado- la certificación del Congreso del triunfo de Joe Biden en el Colegio Electoral.

Hay más. Entretanto, la investigación que generó un allanamiento el mes pasado en Mar-a-Lago, la residencia de Trump en el estado de Florida, sumó un nuevo capítulo, con la aceptación del maestro especial propuesto por el republicano para la revisión de los documentos tomados por el FBI.

  • Queda del lado de la jueza de la Corte de Distrito de los Estados Unidos, Aileen Cannon, aprobar a Raymond Dearie para dicha labor.
  • Los abogados de Trump nominaron a Dearie la semana pasada. El magistrado de 78 años de edad aún ejerce como juez en la corte federal de Brooklyn.
  • Solo resta acordar lo que el maestro especial debe revisar y cómo, en un último paso para seguir adelante con la investigación.
  • Cannon tendrá la última palabra respecto al alcance de el maestro especial, incluido el tema de quién asumirá su pago en el trabajo y si puede o no levantar la restricción que prohíbe al FBI usar los documentos en su investigación en curso.

Fuente principal de la noticia: New York Times/The Washington Post

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS