El jefe de la minoría Republicana en el Senado, Mitch McConnell, busca asegurar que el dinero del partido se utilice eficientemente de cara a las elecciones intermedias de noviembre. FOTO: Washington Post por Shuran Huang.
COMPARTE

El cambio se produce cuando el brazo de la campaña del partido para el Senado ya ha desembolsado más de lo que ha recaudado este año.

El súper Comité de Acción Política (PAC, por sus siglas en inglés) del líder de la minoría en el Senado, Mitch McConnell, ha tomado el control del gasto publicitario de su partido para las cruciales elecciones al Senado, en medio de una creciente preocupación sobre el brazo de la campaña senatorial Republicana, que ya gastó más de lo que ha recaudado este año.

Desde principios de agosto, el PAC dirigido por McConnell, llamado Fondo de Liderazgo del Senado (SLF), ha gastado $25,5 millones en anuncios, de los cuales casi $20 millones se han desembolsado a partir del 31 de agosto, según los informes de la Comisión Federal de Elecciones (FEC) revisados por el Financial Times.

Además de los últimos informes de la FEC, el PAC ha anunciado 23 millones de dólares en nuevos gastos de publicidad dirigida a la senadora de New Hampshire, Maggie Hassan. Los anuncios se difundirán desde el martes, día de las primarias del estado, hasta el día de las elecciones generales de noviembre.

En cambio, el Comité Senatorial Republicano Nacional, que suele liderar los esfuerzos para que los Republicanos sean elegidos para el Senado, ha gastado solo $7,5 millones en anuncios desde principios de agosto, según los informes de gastos independientes de la FEC.

Las nuevas cifras ponen de manifiesto la creciente preocupación por el estado financiero del Comité Senatorial Republicano Nacional (NRSC) bajo la dirección de su actual presidente, el senador Rick Scott (R-FL), cuya estrategia de recaudación de fondos centrada en los pequeños donantes ha puesto al comité en una posición precaria.

A pesar de haber recaudado casi $60 millones este año, el NRSC ya ha gastado $86 millones. A finales de julio solo le quedaban unos $23 millones por gastar, derivados de la fuerte recaudación de fondos en noviembre y diciembre del 2021.

Chris Hartline, director de comunicaciones del NRSC, dijo que las cifras de la FEC no reflejaban una imagen completa del gasto de la organización porque solo incluían la rama de gastos independientes del NRSC y no los anuncios coordinados e híbridos del grupo con campañas específicas.

Hartline dijo que la posición financiera del NRSC era el resultado de una "decisión estratégica de gastar mucho al principio, sabiendo que otros grupos externos como el super PAC de McConnell, siempre gastan tarde".

Sin embargo, otros Republicanos cuestionaron esta caracterización.

Dan Eberhart, un donante Republicano, dijo que la disparidad en el gasto entre las dos organizaciones era "parte de un problema mayor" en el NRSC, el cual estaba teniendo problemas en el ciclo actual, especialmente cuando se trataba de hacer un seguimiento a los recursos y mantener a los candidatos centrados en el mensaje de campaña.

"McConnell y su equipo no tinen una visión favorable de lo que está ocurriendo", dijo Eberhart. “[Rick Scott) ha sido un desastre y McConnell ha tenido que venir a enderezarlo".

Dijo que para mantener vivas las esperanzas de una mayoría Republicana en el Senado, McConnell se había visto obligado a "mover dinero de los titulares de su bancada para rescatar a candidatos sin experiencia que se están tambaleando".

El SLF declinó emitir comentario para esta historia.

Otro donante Republicano dijo que los donantes del NRSC tenían derecho a cuestionar la toma de decisiones del comité después de las elecciones, en particular su decisión de gastar tanto de su dinero en tratar de solicitar fondos en forma de donaciones de pequeños importes, una de las principales estrategias de Scott.

"Creo que es una pregunta justa sobre la toma de decisiones y lo que hacemos de aquí en adelante", dijo el donante, que antes donaba dinero al NRSC pero ya no lo hace.

La disparidad en el gasto publicitario entre los dos grupos representa un marcado cambio con respecto al mismo período de finales del verano de 2018, cuando el SLF solo gastó unos $3,8 millones, mientras que el NRSC soltó un inmenso monto de $14,1 millones.

En cuanto a los Demócratas, las dos organizaciones homólogas –el PAC de la mayoría en el Senado, dirigido por Chuck Schumer, y el Comité de Campaña Senatorial Demócrata, dirigido por el senador Gary Peters– se reparten la carga del gasto desde principios de agosto.

Entre el 1 de agosto y el 9 de septiembre, gastaron $16,1 millones y $12,6 millones, respectivamente, en anuncios de apoyo a los candidatos Demócratas en las elecciones al Senado en Pensilvania, Nevada, Arizona, Wisconsin y Nuevo Hampshire. Esa dinámica equilibrada entre los dos grupos Demócratas se reflejó en 2018, cuando cada uno gastó alrededor de $9 millones durante el mismo período.

McConnell y Scott han estado en desacuerdo desde principios de este año, cuando Scott, quien es visto como un potencial aspirante a la presidencia en 2024, publicó un memorando de estrategia Republicana que incluía propuestas para aumentar los impuestos, lo cual inmediatamente fue derribado por McConnell.

Los dos hombres se han enfrentado sobre el papel que debe desempeñar la dirección del GOP en las primarias del partido y la calidad de los candidatos al Senado, muchos de los cuales han tenido problemas en la recaudación de fondos y en algunas encuestas.

Al mismo tiempo, los Republicanos han visto caer su recaudación de fondos desde principios de año en las campañas estatales y en los grupos nacionales, lo que supone una mayor presión para los grupos de recaudación del GOP.

Los Demócratas han experimentado un gran aumento en la recaudación de fondos este año, ya que la anulación de la sentencia Roe vs Wade por parte del Tribunal Supremo a finales de junio impulsó el aumento de las donaciones a la recaudación de fondos de las bases de la izquierda. Entre abril y junio, la plataforma de recaudación de fondos para los Demócratas, ActBlue, recaudó casi $300 millones, más del doble de los $136 millones de la plataforma de los Republicanos, WinRed.

Caitlin Gilbert en Nueva York y Courtney Weaver en Washington

Derechos de Autor - The Financial Times Limited 2021.

© 2021 The Financial Times Ltd. Todos los derechos reservados.  Por favor no copie y pegue artículos del FT que luego sean redistribuidos por correo electrónico o publicados en la red.

Lea el artículo original aquí.

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS