A pesar de su retórica son los actos del expresidente Trump lo que podría acabar con su carrera política una vez que salgan a la luz todas las consecuencias que derivaron de ellos. FOTO: Bloomberg por Al Drago.
COMPARTE

Independientemente de lo que el consideró ser cierto, el rumbo de Donald Trump tras las elecciones apuntaba en una sola dirección.

Al siguiente día de los disturbios en el Capitolio, Político habló con Alyssa Farah Griffin sobre la violencia que se había desatado. Griffin había formado parte del gobierno de Donald Trump hasta el mes anterior, cuando dimitió, según señaló, porque "veía hacia dónde se dirigía esto".

Con "esto" se refería a la incesante deshonestidad de Trump sobre los resultados de las elecciones. Trump venía insistiendo desde la primavera de 2020 en que el fraude electoral estaba fuera de control, meses antes de que la votación tuviera lugar realmente. Trump nunca se sintió disuadido por el hecho de que sus afirmaciones carecieran de fundamento (y que fuera evidente que había un interés detrás, ya que las encuestas demostraban que estaba perdiendo frente a Joe Biden). Incluso antes de que se celebraran las elecciones, fue evidente que había un plan: Trump utilizaría la diferencia entre el recuento de los votos presenciales y el de los votos por correo para sugerir que le habían robado la victoria.

Lo intentó. No funcionó. Así que intentó otras tácticas: bloquear la certificación, socavar las listas de electores y, finalmente, convocar a sus partidarios en Washington el último día posible para llevar a cabo una protesta "salvaje". Griffin dice que lo vio venir, pero que en diciembre era más evidente.

Sin embargo, un comentario que hizo a Político se me quedó grabado.

"Creo sinceramente que el presidente sabía (cuando todavía estaba en la Casa Blanca a finales de noviembre) que había perdido", admitió. "Y fue algo que se reconoció casi tácitamente, como que vamos a hacer esto doloroso, pero sabemos lo que pasó. Y entonces, algo cambió. Y no sé si fueron los asesores equivocados los que le dieron mala información o qué".

Es una idea intrigante que Trump sabía que había perdido y que después algo haya cambiado. Es una idea que retomó un nuevo reportaje en un libro de Maggie Haberman del New York Times, en el cual varias personas aseguran que Trump les admitió que había perdido. La CNN, que obtuvo una copia del libro, indica que Trump le dijo a un asesor "hicimos todo lo posible" y a otro le dijo "creía que lo habíamos logrado". Un Republicano anónimo, como recordarán, se mostró lo suficientemente confiado sobre el dominio de la realidad de Trump justo después de que se convocaran las elecciones para insistir al Washington Post en que no había nada malo en "seguirle la corriente durante este poco tiempo."

Pero entonces Trump convocó a sus partidarios a Washington de todos modos.

Hay muchas posibilidades aquí, todas dependen de tratar de evaluar qué tan sincero fue Donald Trump a lo largo del período desde la primavera de 2020 hasta el 6 de enero de 2021. ¿Realmente creía que los votos por correo eran objeto de fraude o simplemente estaba preparando el terreno para rechazar el resultado de esos votos? ¿Realmente creyó que había perdido pero intentó conservar el poder de todos modos? ¿Creía que había perdido pero luego se convenció de lo contrario?

El detalle del libro de Haberman que más atención recibió el lunes fue que Trump había dicho a varias personas que simplemente no se iría de la Casa Blanca después de perder contra Biden. En su momento, los críticos de Trump plantearon repetidamente esta posibilidad y pensaron que su negacionismo electoral no culminaría en un ataque violento al Capitolio, sino en una especie de extraño enfrentamiento en las escaleras de la Casa Blanca.

"¿Por qué debería irme si me lo robaron?", le dijo supuestamente a la presidenta del RNC, Ronna McDaniel.

Pero hay que tener en cuenta que esto no es más que la otra cara de la moneda de los informes que decían que había aceptado los resultados de las elecciones. En ambos casos, hace referencia a posibilidades que nunca se manifestaron. Admitió haber perdido, algo que nunca había estado cerca de admitir públicamente. Aseguró que nunca dejaría la Casa Blanca, y luego, en lugar de eso, se escabulló, evitando la tradicional transición entre presidentes.

A finales de noviembre de 2020, Trump tenía suficiente información para saber que había perdido las elecciones, desde informes internos de la campaña hasta el colapso de innumerables demandas electorales. Griffin dice que en ese momento todavía aceptaba que había perdido, pero que más tarde cambió de opinión. Si eso es cierto, es tan turbio para el mundo exterior como su plan de atrincherarse en la Casa Blanca.

El título del libro de Haberman es "Confidence Man", un calificativo que suele acortarse a "con man" y que denota un estafador. En el mundo inmobiliario de Nueva York, donde Trump hizo su fortuna, la línea divisoria entre vendedor y estafador puede ser terriblemente borrosa. Para conseguir que alguien compre una porquería de apartamento hay que decirle lo que quiere oír y maquillar la verdad hasta donde uno se sienta cómodo. Y no hay nada como un cheque masivo de comisiones para que te sientas bastante cómodo con tus esfuerzos, muy rápidamente.

El argumento de venta político de Trump a menudo se basaba en ser intencionalmente vago, dejando que la gente creyera lo que quería creer sobre quién era y qué estaba haciendo. Quizás simplemente había hecho un buen trabajo convenciendo a Alyssa Farah Griffin de lo que quería creer en las semanas posteriores a su derrota electoral.

El 20 de noviembre de 2020, Reuters publicó un informe en el cual analizaba los grupos de partidarios de Trump que estaban dispuestos a tomar las armas en defensa de sus afirmaciones sobre el fraude de las elecciones. Uno de ellos, Caleb Fryar, descartó la idea de que Trump estuviera siendo poco sincero.  Este pensó - "si estoy siendo manipulado por Trump", informó, "entonces es el mayor estafador que ha existido en Estados Unidos".

Washington Post - Philip Bump

Lea el artículo original aquí.

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS