La fórmula para bebes en polvo deben prepararse siguiendo instrucciones claras y precisas para evitar la contaminación y las bacterias. FOTO: Wikipedia por National Institute of Korean Language.
COMPARTE

Millones de bebés de todo el mundo obtienen el 100 por ciento de su nutrición diaria de leche de fórmula en polvo reconstituida. Sin embargo, los expertos difieren en cuanto al nivel de precaución necesario para prepararla con seguridad.

Para eliminar patógenos como el Cronobacter sakazakii, la Organización Mundial de la Salud (OMS) dice que hay que hervir el agua, luego enfriarla a no menos de 158 grados Fahrenheit (70 Celsius) en un vaso o biberón esterilizado, y luego añadir la cantidad exacta de fórmula según las instrucciones de la etiqueta de la fórmula. La Asociación Estadounidense de Pediatría (AEP) indica que hay que hervir y enfriar el agua durante unos 5 minutos antes de mezclarla con la leche de fórmula cuando se alimenta a los bebés menores de 3 meses, a los nacidos prematuramente y a otros con sistemas inmunitarios débiles. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) afirman que la leche de fórmula "no necesita ser calentada antes de la alimentación", pero sugieren hervir y enfriar el agua si la contaminación es una preocupación para los bebés con sistemas inmunológicos débiles o son menores de 2 meses.

La razón de estas discrepancias, según David Berger, director médico de Wholistic Pediatrics & Family Care en Tampa y miembro de la Asociación Estadounidense de Pediatría, es a menudo una cuestión de geografía.

"Parte de esta conversación es que la OMS y UNICEF se ocupan de la gente en los países en desarrollo donde no siempre hay suministros de agua potable", dijo. En Estados Unidos, los pediatras y los expertos en alimentación están más preocupados por los accidentes de quemaduras o por que el agua hirviendo destruya parte del valor nutritivo de los probióticos o las vitaminas añadidas de una fórmula.

Pero la presencia de cronobacterias en la leche de fórmula ha enfermado y matado ocasionalmente a bebés en Estados Unidos. Por ello, muchos pediatras y expertos en seguridad alimentaria afirman que las opciones más seguras para los bebés pequeños y vulnerables son la lactancia materna o la administración de fórmulas líquidas estériles que vienen de fábrica en biberones presellados y listos para la alimentación.

Si se utiliza fórmula en polvo, "la cuestión clave es esta: en el caso de los bebés menores de tres meses, los que nacieron prematuramente y los que tienen un sistema inmunitario debilitado, debe utilizarse agua caliente para preparar la leche de fórmula a fin de eliminar cualquier microbio", afirma Steven Abrams, médico y profesor del Departamento de Pediatría de la Escuela de Medicina Dell de la Universidad de Texas en Austin.

"Algunos grupos, incluida la OMS, tienden a optar por mantener el agua aún caliente en lugar de enfriarla. Esto ayuda a matar cualquier bacteria, como la cronobacteria, en el polvo; pero tanto la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) como los CDC no lo consideran necesario de forma rutinaria y permiten que el agua se enfríe para disminuir el riesgo de quemaduras", dijo Abrams.

Los expertos coinciden en otras buenas prácticas para mantener la seguridad de la leche de fórmula -y de cualquier producto que se dé a los bebés.

Lávese las manos antes de preparar el biberón, recomienda Melissa Glassman, directora médica de la New York Presbyterian's Newborn Clinic y de su Programa de apoyo a la lactancia materna en régimen ambulatorio. Sugiere lavar los biberones y las tetinas con agua caliente y jabón cada vez, dejarlos en la encimera para que se sequen al aire libre en un espacio limpio o en un estante de secado exclusivo para los artículos de alimentación infantil, y asegurarse de que el agua no se acumule en el fondo de los biberones.

Dice que, en el caso de los bebés vulnerables, se pueden tomar precauciones adicionales, y los biberones y el equipo se pueden hervir en la parte superior de la cocina o pasar por el lavavajillas en la rejilla superior.

La Clínica Mayo sostiene que se puede utilizar cualquier tipo de agua limpia, ya sea del grifo o embotellada. Si le preocupa la pureza de su suministro de agua o el estado de sus tuberías, muchos sistemas públicos de agua analizarán el agua potable si lo solicita. Si utiliza agua de cisterna, la Clínica Mayo sugiere hervirla durante un minuto aproximadamente y enfriarla hasta alcanzar la temperatura corporal (es decir, 98,6 grados Fahrenheit o 37 grados Celsius).

Glassman explicó que los padres a veces se confunden y piensan que el agua embotellada elimina la posibilidad de alojar patógenos como el cronobacter.

"Los padres piensan que es el agua, no un posible patógeno en la propia fórmula, de modo que si utilizan agua embotellada, creen que no habrá problemas", dijo.

La Clínica Mayo señala que hay que desechar la leche de fórmula restante al final de cada toma si ha pasado más de una hora desde el inicio de esta. Resista la tentación de refrigerar el biberón una vez que haya alimentado al bebé con él, ya que las bacterias de la boca del bebé pueden seguir multiplicándose en el refrigerador.

Por otro lado, dijo Berger, las botellas recién preparadas se mantienen bien en el refrigerador durante 24 horas.

"No hay que mezclar los biberones a las 3 de la mañana", recomendó, cuando los cuidadores pueden estar adormecidos y ser más propensos a cometer errores. "Se pueden preparar ocho a la vez y mantenerlos refrigerados; luego dejar que cada uno llegue a la temperatura ambiente". Una forma de calentar suavemente el biberón preparado es colocarlo en una taza o platillo con agua caliente.

Los CDC indican que se deben guardar los envases de leche de fórmula infantil sin abrir en un lugar fresco, seco y bajo techo, no en vehículos, garajes o al aire libre. No los guarde en el refrigerador ni en ningún lugar que tenga fluctuaciones significativas de temperatura, como cerca de una ventana o encima de un microondas, dijo Berger.

La mayoría de las fórmulas infantiles deben utilizarse en el plazo de un mes desde que se abra el envase, aunque los cuidadores deben comprobar lo que dice en la etiqueta. Los CDC sugieren que cuando abra por primera vez un envase, escriba la fecha en la tapa para ayudarle a recordar.

Washington Post - Laura Reiley

Lea el artículo original aquí.

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS