Vladimir Putin, presidente de Rusia, visto aquí durante su participación en la cumbre de la Organización Cooperativa de Shanghai esta semana, se encuentra en una encrucijada compleja de su guerra contra Ucrania. FOTO: EFE/EPA/ALEXANDR DEMYANCHUK/SPUTNIK/KREMLIN POOL MANDATORY CREDIT.
COMPARTE

"Lo que estamos viendo en torno a Kharkiv es el punto de ruptura psicológica de ciertas fuerzas rusas", dijo el general H.R. McMaster, exasesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, en una mesa redonda organizada por un grupo de expertos de la Hoover Institution.

La guerra en Ucrania puede estar entrando en una nueva fase decisiva. La semana pasada se vio el sorprendente éxito de la contraofensiva ucraniana en los alrededores de la ciudad nororiental de Kharkiv, que venció a las fuerzas rusas en vasta extensión de territorio que se extiende hasta la frontera rusa. Además de las considerables bajas, las tropas rusas perdieron cantidades significativas de material, incluyendo decenas de tanques y vehículos blindados. Un residente de una ciudad liberada describió a mis colegas la retirada rusa como tan apresurada que "se les caían los pantalones".

Desde las etapas iniciales de la invasión rusa a su vecino, cuando los tenaces defensores ucranianos rechazaron las columnas rusas que avanzaban hacia la capital de, Kyiv, no se había producido este nivel de optimismo en torno a la capacidad de victoria de Ucrania. El miércoles, el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky acudió a la ciudad recuperada de Izyum y saludó a sus compatriotas en el frente. "Los héroes están aquí", dijo Zelensky en una ceremonia de izado de bandera. "Significa que el enemigo se ha ido, ha huido".

Rusia ha presentado sus pérdidas como parte de un "reagrupamiento" estratégico. Pero los analistas tienen claro que la última ofensiva ucraniana ha expuesto algunos de los crecientes problemas del esfuerzo bélico ruso, obstaculizado por debilidades organizativas que muchos expertos militares occidentales no anticiparon antes de que comenzara la invasión rusa.

"Muchos de los elementos clave de una defensa fuerte son las capacidades de sus soldados, las capacidades de la logística y el mando, y hemos visto fracturas en todos esos elementos, y se desarrollaron en varios lugares a lo largo del tiempo en el este", dijo a mis colegas un alto funcionario de defensa estadounidense.

Los recientes éxitos también ofrecieron otra demostración de destreza y audacia ucranianas. "Es demasiado pronto para decir si se trata de un punto de inflexión en la guerra", dijo un funcionario occidental a la revista británica The Economist, "pero es un momento que tiene poder tanto en términos de operaciones como de logística y psicología... Ucrania ha demostrado un arte operativo impresionante".

Muchos de los partidarios de Ucrania esperan que Kiev pueda aprovechar su ventaja. Mientras las fuerzas ucranianas consolidan sus avances en el noreste, esperan seguir ganando terreno en el sur de la región de Kherson. Los expertos creen que Rusia está a la defensiva, sorprendido de los reveses recientes, enfrentando el agotamiento, la caída de la moral y el deterioro constante de su efectividad de combate.

"Lo que estamos viendo en torno a Kharkiv es el punto de ruptura psicológica de ciertas fuerzas rusas", dijo el general H.R. McMaster, exasesor de seguridad nacional de la Casa Blanca en la administración de Trump. McMaster intervino el lunes en una mesa redonda en la Universidad de Stanford organizada por la Institución Hoover, un grupo de expertos de tendencia de derecha, donde Today's WorldView estuvo presente.

McMaster pidió un aumento en las entregas de armas y equipos militares a Ucrania, incluidos blindajes pesados y tanques que exige Kiev, para "mantener el impulso y la iniciativa". También sugirió que los aliados de Ucrania ayuden al país a "proyectar el poder con mayor profundidad a través del Mar Negro", forzando a la flota rusa a alejarse de la costa de Ucrania y haciendo que las bases rusas en la Crimea anexada sean "insostenibles" con la amenaza de ataques con misiles.

Rusia es tan vulnerable, bromeó McMaster, que "creo que el ejército lituano podría marchar sobre San Petersburgo ahora mismo".

Eso no sucederá, por supuesto. El presidente Biden advirtió esta semana que hablar de victoria era prematuro y que la guerra "iba a ser un recorrido largo". Zelensky reconoció lo "extremadamente difícil" que es combatir en torno a Kharkiv para las tropas de su país e instó a los soldados a los que se dirigió el miércoles a cuidarse mientras se preparan para nuevas batallas.

El presidente ruso, Vladimir Putin, se enfrenta ahora a un conjunto de opciones más estrecho y severo para litigar la guerra que ha elegido. Durante meses, Putin se ha aferrado a las ficciones de un triunfo inevitable sobre el estado "artificial" de Ucrania y ha vendido argumentos contradictorios a sus compatriotas: que la guerra que están librando es una batalla existencial para el futuro de Rusia y, sin embargo, también una simple "operación especial" que el Kremlin tiene bajo control. El edificio de la propaganda de Putin ha empezado a desmoronarse, y se encuentra en un escenario en el cual no puede aceptar la derrota ni perseguir una victoria decisiva.

Los radicales ultranacionalistas cercanos al Kremlin se quejan de las derrotas en Kharkiv y piden medidas drásticas, incluso una movilización general de la población rusa. "En una señal de la presión ejercida sobre Putin por los partidarios radicales de la guerra para que tome medidas más duras, el líder checheno Ramzan Kadyrov, un viejo aliado de Putin, pidió el miércoles la ley marcial y la movilización militar obligatoria, medidas que hasta ahora han sido descartadas por el Kremlin", señaló mi colega Robyn Dixon.

"Putin ciertamente tiene la voluntad de continuar esta guerra, pero operaba en gran medida bajo la ilusión de que los militares rusos estaban ganando y eventualmente ganarían", comentó Michael Kofman, director de estudios rusos en el Centro de Análisis Navales con sede en Arlington. Una vez que esa ilusión se disipa, los costos políticos pueden aumentar para el autócrata atrincherado.

"Muchos rusos se muestran bastante indiferentes en cuanto a apoyar o no preocuparse por esta guerra, considerando que sus vidas no se ven afectadas en gran medida porque creen que sus hijos no serán enviados a luchar", dijo Kofman. "La actitud de la gente cambia realmente si piensa que sus hijos serán enviados a luchar".

Mientras tanto, el propio Putin parece sumido en la confusión estratégica y cada vez más aislado. "Putin no tiene nada claro hacia dónde vamos, cuáles son nuestros objetivos y cómo vamos a ganar", dijo la analista política Tatiana Stanovaya a Robyn Dixon del Washington Post. "Se ha desprendido de las élites. Y seguir a Putin, sin saber a dónde vamos, no puede durar para siempre".

Una pregunta que siempre surge es si Putin recurriría a medidas impensables, optando por desplegar un arma nuclear a medida que disminuye su capacidad de derrotar a Ucrania. Michael McFaul, exembajador de EEUU en Moscú, sostuvo en la misma mesa redonda de Hoover que Putin no está "tan loco". Un ataque nuclear le convertiría en un "marginado mundial" y probablemente colapsaría las relaciones con los países que se mantienen relativamente cordiales con Moscú, como China e India.

Al invadir Ucrania, McFaul ve que Putin repite la malograda maniobra del antiguo líder soviético Leonid Brezhnev, que intentó conquistar Afganistán en 1980, para acabar enfrascado en una larga guerra que prefiguró la disolución de la URSS.

"Este es el fin del putinismo", dijo McFaul, aunque advirtió que no está claro cuándo caerá realmente Putin. McMaster, por su parte, argumentó que ningún gobierno occidental debe tratar de obligar a las partes en conflicto a un compromiso que permita a Putin guardar las apariencias. "Para Putin, cualquier salida es para buscar la siguiente entrada", dijo.

"Se ha creado una nueva realidad: Los ucranianos podrían ganar esta guerra", escribió Anne Applebaum, de The Atlantic. Y añadió: "Debemos esperar que una victoria ucraniana, y ciertamente una victoria según Ucrania utiliza el término, también traiga consigo el fin del régimen de Putin".

Washington Post - Ishaan Tharoor

Lea el artículo original aquí.

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS