Grupo de jovenes latinos
Los latinos al ser la minoría más joven se han convertido en el segundo grupo en edad de votar. Cortesía Montgomery College
COMPARTE

Las nuevas generaciones de latinos son activos, Más allá de toda duda, los latinos desde hace tiempo vienen imprimiendo su sello de poder en Estados Unidos. Donde más se visibilizan es en la política, en cada elección más hispanos compiten en la arena electoral, pero no solo allí. También graban su rúbrica en las ciencias, la academia, las artes, el entretenimiento, los deportes, los negocios, la defensa del ambiente, el activismo por los derechos. Y así sucesivamente.

Si dejamos que hablen las cifras del último censo éstas dirán que, con 62.1 millones, somos la primera minoría étnica y la más joven. Unos 41.7 millones aportamos el segundo idioma más hablado. En la escala de contribuyentes, $308.5 billones anuales vienen de nuestros impuestos, según New American Economy. 

Clarissa Martínez, vicepresidenta de Latino Vote Initiative

Clarissa Martínez, vicepresidenta de Latino Vote Initiative, lo tiene claro: “Con un promedio de edad de 29.8 años somos el segundo grupo más grande en edad de votar, el 30% de nuestros niños están en edad escolar. Ya somos parte integral de esta sociedad”. Lo que a esta líder le parece injusto es que aún persisten los estereotipos de que todos somos inmigrantes e indocumentados. “La realidad es que 8 de cada 10 latinos son nacidos aquí y entre los más jóvenes 9 de cada 10”.

Sin latinos esto no sería Estados Unidos. Quienes mejor lo saben son los políticos que cada dos y cuatro años van en busca de sus votos. También lo saben la industria, las arcas fiscales, las universidades y todas las esferas de esta sociedad que necesitan y dependen de esta comunidad.

El 30% de los niños hispanos están en edad escolar, eso convierte a esta minoría en la más prometedora en los próximos años

Syddia Lee-Chee, directora de Energetic Group LLC in DC, es la que de manera divertida lo simplifica así: “somos el gigante que ayuda a mover la rueda de este país y somos los que ponemos la sazón al sueño americano”.

Las cifras muestran que los hispanos somos los más emprendedores. El producto interno bruto de nuestra minoría es el que más rápido crece y si, hipotéticamente, todos los latinos que vivimos en Estados Unidos nos iríamos a un solo territorio seríamos la octava economía más pujante del mundo.

Syddia Lee-Chee, directora de Energetic Group LLC in DC

Clarissa Martínez, vicepresidenta de Latino Vote Initiative, hablando de las fortalezas y ventajas latinas pone una que es es de consenso. “Estamos acostumbrados a llevar una vida multigeneracional, a tener en nuestro entorno a los abuelos, tíos, primos y sobrinos, eso es parte de nuestra fibra que aporta experiencia y paciencia y estas se mezclan con las vivencias y la energía de los más jóvenes”.

Aparte de esos atributos que reflejan las estadísticas, para Gabriela Lemus, directora ejecutiva de Maryland Latinos Unidos y presidenta de Revolution Strategy, el atlas de diversidad entre los latinos juega a nuestro favor si aprendemos a sacarle partido.

Lee-Chee lo complementa: “somos de todos los colores y tamaños, tenemos de español, de negro, de indígena o de asiático. Yo misma soy una latina negrita y chinita. A eso le llamo la sazón del gigante. Esa es nuestra esencia”.

Lo que falta por conquistar

Aunque, la brecha es aún ancha y profunda en disciplinas académicas relacionadas con la ciencia, tecnología, ingenierías y matemáticas, STEM en inglés, de a poco la vamos cerrando. “Los latinos somos el segmento que más rápidamente crece en las universidades y el que está aumentando su cuota de profesionales en el mercado”, según Norma Margulies, directora y fundadora de Hispanics for STEM.

Norma Margulies, directora y fundadora de Hispanics for STEM.

El 70% de los trabajos a nivel nacional y local tiene un componente de matemáticas y ciencias de la computación. “Nos falta unirnos a esa nueva ola educativa para no depender solo de especialidades tradicionales”, dice Margulies, quien ve con optimismo a nuestra juventud, “eso nos presenta como el grupo más prometedor”. 

En el campo que Margulies promueve en el área metropolitana hay ingenieros como Anthony Nunez, quien inventó un robot auxiliar para pacientes en casa y creó INF-Care, una solución de software que facilita gestionar los cuidados de médicos a distancia; y, Aracely Quispe Neira, una ingeniera en astronomía que trabajó en el lanzamiento del telescopio espacial James Webb. 

Cada vez hay más presencia latina en las universidades, en profesiones tradicionales y poco a poco en carreras de STEM. Foto: PEXELS

“Al otro lado del país tenemos al creador de Duolingo, la plataforma más popular en el mundo para aprender idiomas”, este es Luis von Ahn, el emprendedor e ingeniero de ciencias de la computación guatemalteco. “Cuando pienso en ellos veo para nosotros un buen futuro en STEM. Creo mucho en la creatividad y ambición latina, pero nos hace falta información y algo de tenacidad”.

Una comunidad en pleno surgimiento

Rosanne Skirble no es hispana, pero sí una entusiasta promotora del idioma, los valores y cultura latinos. En 2020 empezó a dictar la clase el “Español en nuestra comunidad”, de Montgomery College, desde entonces el esfuerzo latino en el área metropolitana para ella ha sido una revelación. “Veo un colectivo robusto, no quiero decir que no me lo esperaba, pero lo miro en pleno surgimiento”.

Por ejemplo, ver más especialistas latinos en leyes, como la joven Camila Rivas, quien ahora trabaja en una firma en Washington DC, es algo que Skirble siente que hace falta. “Lo triste es que solo el 2% de la cuota de abogados en el país es de latinos. Lo bueno es que están haciendo su recorrido, son inteligentes, decididos y admirables”.

Víctor Ramírez, exdelegado estatal en Maryland

A la juventud hay que darle confianza o mejor dicho “hay que adoptar la mentalidad de una cancha deportiva. Allí se entra a ganar”, dice Víctor Ramírez, quien fue delegado estatal en Maryland por ocho años. Este abogado y entrenador de fútbol, lo que más destaca de los latinos es lo muy trabajadores y jóvenes que son. A sus ojos este último rasgo es bueno y no tan bueno a la vez. “Al ser muy jóvenes nos va a llevar más tiempo madurar, ganar confianza y usar nuestro poder para exigir un puesto en la mesa de debate del gobierno americano. Lo importante es no desmotivarse, pienso como Mandela que, aunque perdamos, siempre ganamos”.

Con jóvenes con ganas como Josué Guzmán (Piki), capitán del equipo ganador de fútbol colegial de Maryland, Álvaro Cerón-Ruiz en la junta educativa de Prince George; y, Celina Benítez, alcalde de Mount Rainier en Maryland, es posible hacer la diferencia. “Los no tan jóvenes también cuentan. Jaime Contreras, la voz y el rostro visible de unos 23 mil trabajadores del sindicato de limpieza, donde la mayoría es latino, es un hispano que está haciendo cambios”, aseguró Ramírez.

Incontables botones de muestra

“Por donde miro tengo a mi alrededor 10 o 15 jóvenes latinos que algún día van a reemplazarme y todos son muy capaces. Lo vengo viendo en toda mi carrera profesional y todos, con pocas excepciones, están en cargos muy altos. Por eso pienso que llegó nuestra hora”.

Cuando Lemus fue escogida por el presidente Barack Obama para ser asesora de la Secretaría de Trabajo pensó que estaba rompiendo el techo de cristal. Hoy son muchos más los que diseñan agendas no solo en beneficio de los latinos, sino de toda la sociedad.

Para muestra algunos botones: Rebecca Lemos-Otero, lo hace desde Humanities DC; Zuraya Tapia-Hadley, desde su puesto de gerente de políticas públicas de Facebook para la región entre DC y Baltimore; Ambar Pinto, como cofundadora de Dreamers of Virginia; Grace A. Frías, como consultora y presidenta de la Asociación de Profesionales Latinos en América; y Carlos Lam, director de alcance comunitario de los Defensores de la Cuenca en Maryland. La lista es interminable.

Falta mucho por lograr, para eso se necesitan más latinos en las juntas de educación, de salud o de los partidos políticos como Madeline Martínez, quien dirige el caucus latino en Maryland y en el activismo social como el de Kelly Umaña, quien dedica su tiempo a organizar, defender y expandir las oportunidades en salud para los inmigrantes en Montgomery y Prince George.

Los dreamers son esa generación que está luchando por pertenecer. “Aún no

Han conseguido lo que quieren, pero han inyectado su energía positiva. Son los que están diciendo yo también puedo y quiero”, dice Lemus.

 “Somos fuertes y orgullos”

Skirble, desde su atalaya de observadora, lo que más admira de los jóvenes, los no tan jóvenes y los mayores es que “cuando llegan aquí traen consigo su herencia cultural y se esfuerzan para hacerla brillar”. Viene a su memoria Patricia Vega, artista y estudiante de doctorado quien usa su origen para construir su presente y avanzar hacia el futuro y como ella hay muchos.

“Somos la generación de Latinx que hemos crecido siendo fuertes y orgullos de nuestra comunidad. No tenemos miedo de exigir mayor presencia, sea en la industria del cine, en los medios, en la política y en todos los espacios de decisión”, dice Mónica Ramírez, cofundadora de Latinx House. ¿Su mayor satisfacción?, “nuestros niños crecerán viendo modelos a quienes seguir, pues ya nos han allanado el camino”.

Mónica Ramírez, cofundadora de Latinx House

En su lista los primeros a quien emular son sus padres, obreros incansables; la activista Dolores Huerta; la jueza Sonia Sotomayor; Geisha Williams (Jiménez de nacimiento), la primera latina en los 500 de la revista Fortune o Nina Vaca, emprendedora e innovadora en servicios de información tecnológica.

“Siempre hemos apostado por nuestro liderazgo y hemos sido líderes, pero es ahora cuando finalmente nos están reconociendo”, dice esta joven activista. Precisamente, este Mes de la Herencia Hispana debe ser para celebrar esos logros y crear espacios “para soñar en nuestro futuro sin dejar de reflexionar en nuestro pasado”.

Esos que eran niños ahora son jóvenes y las generaciones anteriores se están encargado de que no se olviden de dónde vienen y que sepan a dónde van. Ellos son los que van a continuar modelando el futuro de esta nación.

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS