Si bien durante la pandemia aumentaron las ayudas financieras para personas de bajos ingresos como Cianché Felton (vista con su hijo recien nacido), la realidad es que la disparidad entre los más pudientes y una clase media-baja que aumenta de tamaño diariamente, es cada vez menos sostenible. FOTO: Washington Post por Jenn Ackerman.
COMPARTE

En lo que respecta a los ingresos medios de los hogares, el Reino Unido podría tener que pedir pronto a los trabajadores inmigrantes que acepten un recorte salarial.

¿Dónde preferiría vivir? ¿En una sociedad en la cual los ricos son extraordinariamente ricos y los pobres son muy pobres, o en una en la cual los ricos están simplemente muy bien pero incluso los que tienen los ingresos más bajos también disfrutan de un nivel de vida decente?

Para todos, excepto para los más ardientes libertarios del mercado libre, la respuesta sería esta última. Las investigaciones han demostrado sistemáticamente que, aunque la mayoría de las personas aceptan la idea de que haya cierta distancia entre los de arriba y los de abajo, preferirían vivir en sociedades considerablemente más igualitarias que las actuales. Muchos incluso optarían por la sociedad más igualitaria si el pastel total fuera menor que en una menos igualitaria.

De ello se deduce que una buena manera de evaluar qué países son mejores lugares para vivir que otros, es preguntarse si la vida es buena para todos allí o solo es buena para los ricos.

Para encontrar la respuesta, podemos observar cómo se comparan las personas que se encuentran en diferentes puntos de la distribución de los ingresos con sus pares en otros lugares. Si usted es un orgulloso británico o estadounidense, tal vez quiera taparse los ojos ahora.

Empezando por la parte superior de la escala, los británicos disfrutan de un nivel de vida muy alto según prácticamente cualquier parámetro. El año pasado, el 3 por ciento de los hogares británicos que más ganan se llevaron a casa unas £84.000 después de impuestos, lo que equivale a $125.000 tras ajustar las diferencias de precios entre países. Esto sitúa a los británicos que más ganan poco por detrás de los alemanes y noruegos más ricos y cómodamente entre la élite mundial.

¿Y qué ocurre cuando bajamos los peldaños? En el caso de Noruega, el panorama es siempre halagüeño. El 10 por ciento más rico ocupa el segundo lugar en cuanto a nivel de vida entre los deciles más altos de todos los países; la media de los hogares noruegos ocupa el segundo lugar entre todas las medias nacionales, y en el otro extremo, el 5 por ciento más pobre de Noruega es el 5 por ciento más próspero del mundo. Noruega es un buen lugar para vivir, seas rico o pobre.

Gran Bretaña es una historia diferente. Mientras que los que más ganan ocupan el quinto lugar, el hogar medio ocupa el 12º lugar y el 5 por ciento más pobre el 15º lugar. Lejos de perder el contacto con sus homólogos de Europa occidental, el año pasado el grupo de hogares británicos con menos ingresos tenía un nivel de vida un 20 por ciento más bajo que el de sus homólogos de Eslovenia.

Es una historia similar en la clase media. En 2007, el hogar medio del Reino Unido estaba un 8 por ciento peor que el de sus homólogos del noroeste de Europa, pero desde entonces el déficit se ha disparado hasta un récord del 20 por ciento. Si se mantienen las tendencias actuales, el hogar medio esloveno estará en mejor situación que su homólogo británico en 2024, y la familia media polaca estará por delante antes del final de la década. Un país que necesita desesperadamente mano de obra inmigrante podría pronto tener que pedir a los recién llegados que acepten un recorte salarial.

Al otro lado del Atlántico es la misma historia, solo que más pronunciada. Los ricos de EEUU son excepcionalmente ricos: el 10 por ciento más rico tiene la renta disponible más alta del mundo, un 50 por ciento más que sus homólogos británicos. Pero el decil inferior se las arregla con un nivel de vida peor que el de los más pobres de 14 países europeos, incluida Eslovenia.

Para ser claros, los datos de EEUU muestran que tanto el crecimiento de base amplia como la distribución equitativa de sus beneficios son importantes para el bienestar. Cinco años de crecimiento saludable del nivel de vida en EEUU, antes de la pandemia, mejoró la situación de todos, una tendencia que brilló por su ausencia en el Reino Unido.

Pero una redistribución más equitativa de las ganancias tendría un impacto mucho más transformador en la calidad de vida de millones de personas. El crecimiento acelerado aumentó los ingresos del decil inferior de los hogares estadounidenses en aproximadamente un 10 por ciento adicional. Pero si se traslada el gradiente de desigualdad de Noruega a Estados Unidos, el decil más pobre de los estadounidenses estaría un 40 por ciento mejor, mientras que el decil superior seguiría siendo más rico que el de casi todos los demás países del planeta.

Por supuesto, nuestros dirigentes tienen razón al fomentar el crecimiento económico, pero desestimar la preocupación por la distribución de un nivel de vida decente -que es lo que mide esencialmente la desigualdad de ingresos- es desinteresarse de la vida de millones de personas. Hasta que esos gradientes sean menos pronunciados, el Reino Unido y Estados Unidos seguirán siendo sociedades pobres con algunos grupos de gente rica.

Edward Luce

Derechos de Autor - The Financial Times Limited 2021.

© 2021 The Financial Times Ltd. Todos los derechos reservados.  Por favor no copie y pegue artículos del FT que luego sean redistribuidos por correo electrónico o publicados en la red.

Lea el artículo original aquí.

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS