Durante la cumbre de mandatarios de la Organización para la Cooperación de Shanghái la semana pasada, los presidentes de Rusia, Vladimir Putin (I), y China, Xi Jinping (D), tuvieron oportunidad de mantener un diálogo estrecho sobre su alianza frente a lo que consideran el poder occidental desmesurado sobre el mundo. FOTO: Washington Post por James Forde.
COMPARTE

Rusia se complica en Ucrania y presenta un importante contratiempo estratégico para China.

El 4 de febrero de este año, tres semanas antes de la invasión rusa de Ucrania, Vladimir Putin se reunió con Xi Jinping en Pekín. Una declaración conjunta de los dos líderes anunció que la amistad entre Rusia y China "no tiene límites".

Siete meses después, es posible que Xi se arrepienta de esas palabras. Mientras hablaba ante una reunión del Consejo de Cooperación de Shanghái en Uzbekistán, Putin prometió abordar las “preguntas e inquietudes” que tiene China sobre la guerra de Ucrania.

Ni Putin ni Xi decidieron profundizar sobre esas inquietudes en público. Pero no es difícil de adivinar. La guerra ha debilitado a Rusia, desestabilizado Eurasia y reforzado la alianza occidental. Nada de eso se ve favorablemente desde Pekín.

La declaración del 4 de febrero dejó claro que el fundamento de la amistad entre Rusia y China es la hostilidad compartida hacia el liderazgo global estadounidense. Una rápida victoria rusa en Ucrania, que se produjo solo unos meses después de la caótica retirada de Estados Unidos de Afganistán, habría sido otro duro golpe para el prestigio y el poder de Estados Unidos. Eso le habría venido bien a Pekín; e incluso podría haber preparado el terreno para un ataque chino a Taiwán.

Por el contrario, un conflicto prolongado en Ucrania, y la perspectiva de una derrota rusa, es un serio contratiempo estratégico para China. Como dice Nigel Gould-Davies, del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos: "Hay abundantes razones para que China esté muy descontenta".

La más evidente es que Rusia es el socio internacional más importante de China. Los dos países no son aliados formales de tratado. Pero se apoyan mutuamente en los foros internacionales y realizan ejercicios militares conjuntos. La primera visita al extranjero que realizó Xi tras convertirse en presidente fue a Moscú. Xi se ha referido a Putin como su "mejor amigo". Pero ahora su amigo parece un perdedor. Y la amistad de China con Rusia parece una vergüenza, no una ventaja.

Además de debilitar al socio internacional más importante de China, la guerra en Ucrania ha provocado un resurgimiento de la alianza occidental. El liderazgo de EEUU vuelve a parecer confiado y eficaz. Las armas estadounidenses han contribuido a cambiar el curso del conflicto. Nuevos países hacen fila para unirse a la alianza de la OTAN. A los medios de comunicación estatales chinos les encanta enfatizar el inexorable declive de Occidente. Pero, de repente, la alianza occidental parece bastante animada.

Pekín podría al menos consolarse con el hecho de que el "sur global" parecía ser neutral, y a veces incluso tácitamente prorruso en este conflicto. Esto es importante porque la lucha por la lealtad de los países de África, Asia y América es una parte importante de la rivalidad de China con EEUU.

Pero el sentimiento en el sur global está cambiando. En la cumbre de Samarcanda, Narendra Modi, el primer ministro de la India, reprendió públicamente a Putin diciéndole que "la época actual no es de guerra". El líder ruso se vio obligado a prometer que: "Haremos lo mejor para detener esto lo antes posible". La semana pasada, en la Asamblea General de la ONU, India se unió a otros 100 países para votar a favor de que Volodymyr Zelenskyy, presidente de Ucrania, pronunciara un discurso virtual. Solo seis países se unieron a Rusia para oponerse al discurso. China se abstuvo.

Tanto en el país como en el extranjero, a Xi le gusta destacar su deseo de estabilidad. Pero la guerra ha avivado la inestabilidad en toda Eurasia. Azerbaiyán acaba de atacar a Armenia, que es aliada de Rusia. También han estallado combates entre Kirguistán y Tayikistán.

Una Rusia seriamente debilitada y avergonzada es ya un socio mucho menos útil para China. Y los resultados de la guerra siguen desarrollándose. La máxima pesadilla para Pekín sería que Putin cayera y fuera sustituido por un gobierno prooccidental, lo cual es improbable, pero no imposible.

Por supuesto, una Rusia debilitada también supone algunos beneficios para China. Moscú depende cada vez más de Pekín desde el punto de vista económico. Recientemente, Putin hizo una sombría referencia a la dura negociación con China en las negociaciones comerciales.

Algunos analistas de Washington van incluso más allá, al argumentar que la guerra de Ucrania llevará a Moscú a los brazos de Pekín de forma permanente, al tiempo que distrae a EEUU de enfocarse exclusivamente en enfrentar a China.

Esta escuela de pensamiento sostiene que un punto de inflexión crucial en la guerra fría fue la apertura Nixon-Kissinger a China en 1971. Ahora, temen, está ocurriendo lo contrario, y el eje China-Rusia se está endureciendo.

Pero este argumento trata a las grandes potencias como piezas sin valor en un tablero de ajedrez estratégico.

La realidad es que Rusia y China han formado una alianza informal porque sus visiones del mundo tienen mucho en común. Es inverosímil que uno de ellos se desprenda y decida alinearse con Estados Unidos. Estados Unidos es el problema que intentan resolver.

El eje ruso-chino presentado el 4 de febrero fue también, en gran medida, un acuerdo personal entre dos líderes de la clase dirigente. Está claro que Putin y Xi sienten mutuo agrado y se consideran la encarnación de sus respectivas naciones. Se ven, en palabras de Alexander Gabuev, del Carnegie Center de Moscú, "el zar y el emperador".

Pero ahora que Putin se parece más a Nicolás II que a Pedro el Grande, Xi debe arrepentirse de haber aceptado a su homólogo ruso con tanto entusiasmo.

Gideon Rachman

Derechos de Autor - The Financial Times Limited 2021.

© 2021 The Financial Times Ltd. Todos los derechos reservados.  Por favor no copie y pegue artículos del FT que luego sean redistribuidos por correo electrónico o publicados en la red.

Lea el artículo original aquí.

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS