guerra nuclear
MUNDO. Las amenazas siguen latentes bajo el régimen de Putin/EFE
COMPARTE

La medida del presidente ruso destaca su reducido margen de maniobra en casa y en el campo de batalla.

Al dirigirse a la nación el miércoles por la mañana para anunciar una "movilización parcial" de 300.000 reservistas, el presidente Vladimir Putin enmarcó la guerra de Rusia en Ucrania en términos crudos y existenciales.

La nación se está defendiendo según Putin de un Occidente que quiere "debilitar, dividir y destruir a Rusia" y estaba dispuesta a usar armas nucleares como respuesta.

Las amenazas apocalípticas pretenden obligar a Ucrania y a sus aliados occidentales a aceptar los avances de Rusia en el conflicto. La precipitada organización de "referendos" en las zonas ocupadas este fin de semana supone establecer una línea que Ucrania y Occidente no deben cruzar.

De hecho, al anexar grandes partes del sur y el este de Ucrania, Putin quiere disuadir a Kiev y a sus aliados occidentales de atacar lo que el Kremlin ahora considera “territorio ruso”, sentando las bases para una movilización total o incluso un conflicto nuclear si persisten.

La escalada de Putin es una apuesta que destaca su reducido margen de maniobra en el campo de batalla de Ucrania y en el ámbito interno de Rusia.

"El mundo entero debería rezar por la victoria de Rusia, porque esto solo puede acabar de dos maneras: o gana Rusia, o se produce un apocalipsis nuclear", dijo en una entrevista Konstantin Malofeyev, un magnate ruso nacionalista.

"Si no ganamos, tendremos que usar las armas nucleares porque no podemos perder", añadió Malofeyev. "¿Alguien cree realmente que Rusia aceptará la derrota y no usará su arsenal nuclear?"

A la defensiva tras perder miles de kilómetros cuadrados de territorio en favor de Ucrania en las últimas semanas, el anuncio del miércoles es un intento de cambiar el cálculo en un momento en el que Moscú tiene aún menos opciones, dijo Rob Lee, miembro del Foreign Policy Research Institute.

Una exitosa contraofensiva ucraniana este mes no solo la expulsó de la región de Kharkiv en el noreste de Ucrania, sino que ahora también amenaza los territorios que Rusia tomó en el Donbás, el corazón industrial del este cuya "liberación" Putin ha definido como el principal objetivo de la guerra.

"Si empiezan a perder el territorio que acaban de ganar allí, se plantearán todo tipo de interrogantes y no hay forma de ignorarlo fácilmente. Si eso ocurre, será claramente un fracaso militar y político", dijo Lee.

Al declarar estas zonas como territorio ruso, Putin probablemente espera poder detener el avance ucraniano y disuadir a occidente de enviar más armas, porque demostraría que "cualquier ofensiva aquí de las fuerzas ucranianas o con apoyo de las armas de la OTAN se interpretará como un ataque al territorio ruso", dijo Lee.

En cambio, los líderes occidentales condenaron los referendos, reiteraron su apoyo a los intentos de Ucrania de recuperar su territorio y reafirmaron su voluntad de proporcionar a Kiev armas de alta tecnología.

Es poco probable que la apuesta de Rusia dé frutos, dijo Samuel Charap, politólogo de la Rand Corporation. "No creo que Putin interiorice del todo las consecuencias de esto", dijo. "¿Qué sucederá cuando Ucrania ocupe territorio ruso?" Entonces el siguiente paso es declarar la guerra si Ucrania lo retoma".

Muchos analistas son también escépticos en cuanto a la posibilidad de que una movilización parcial tenga un impacto rápido en el campo de batalla, porque podrían tardar varios meses en entrenar a los reservistas y crear nuevas unidades con mandos y apoyo logístico.

Siete meses después de que Putin enviara tropas por primera vez a Ucrania, las grandes pérdidas de Rusia pusieron a sus fuerzas en desventaja en cuanto a personal, especialmente en lo que se refiere a soldados bien entrenados. Moscú desplegó originalmente unos 180.000 soldados para su invasión de Ucrania, según estimaciones occidentales.

El ministro de Defensa, Sergei Shoigu, afirmó que solo 5.937 soldados rusos habían muerto en el conflicto, menos de una décima parte de las bajas que, según Moscú, se sufrieron en Ucrania. EEUU dijo en agosto que Rusia había sufrido "probablemente... de 70.000 a 80.000" bajas entre muertos y heridos desde febrero.

La reserva rusa cuenta con 2 millones de antiguos reclutas y soldados contratados, según el Instituto para el Estudio de la Guerra, pero pocos están activamente entrenados o se consideran preparados para luchar.

Un estudio de la Rand de 2019 estimó que Rusia solo tenía entre 4.000 y 5.000 reservistas en el sentido occidental de recibir entrenamiento regular mensual y anual, aunque en 2021 lanzó una iniciativa para crear una fuerza de reserva permanente.

"Si esto pretende asustar a Ucrania y Occidente para que se rindan, no va a funcionar. Cuando fracase, Putin tendrá opciones aún peores", dijo Charap.

Pero incluso mientras Rusia intensificaba su enfrentamiento con Occidente, el Kremlin intentaba tranquilizar a los rusos diciéndoles que la vida seguiría en su mayor parte con normalidad.

En una declaración pregrabada emitida inmediatamente después del discurso de Putin, Shoigu dijo que Rusia solo llamaría a las reservas, en lugar de desplegar el ejército de reclutas, y enfatizó que los estudiantes estarían exentos.

A lo largo de la invasión, Moscú evitó imponer la ley marcial o reclutar a los rusos en las fuerzas armadas e insiste en llamarla una "operación militar especial", un término que evoca conflictos lejanos en lugar de evocar los recuerdos rusos de guerras brutales.

El intento de proyectar calma para el público nacional, presentando la guerra como una batalla necesaria pero lejana, ha tenido éxito hasta ahora.

"En los últimos seis meses se ha producido una adaptación a las nuevas condiciones, la gente se ha calmado", dijo Denis Volkov, director del Centro Levada, un encuestador independiente de Moscú. El gasto aumentó, y las encuestas mostraron que los rusos opinaban cada vez más que la situación evolucionaba en la dirección correcta.

Pero el anuncio de una movilización, aunque sea parcial, acerca la guerra a casa. "Creo que si el Kremlin hubiera podido evitarlo, lo habría hecho", dijo Volkov. "Pero el conflicto tiene su propia lógica, y los ha llevado a tomar una decisión que no es popular".

Algunos rusos ya votaron con sus pies: los vuelos a Ereván y Estambul, dos de los pocos destinos disponibles después de que los países occidentales cerraran su espacio aéreo a Rusia, se agotaron a los pocos minutos del anuncio de Putin.

Sin embargo, el efecto en el sentimiento público será gradual, dijo Tatiana Stanovaya, fundadora de la consultoría política, R.Politik.

"La movilización se ampliará gradualmente. La sociedad se irritará e indignará poco a poco; no esperen protestas masivas, sino oleadas de indignación", dijo. "Esto es la erosión del poder de Putin en su forma más pura.

Max Seddon en Moscú y Polina Ivanova en Berlin

Derechos de Autor - The Financial Times Limited 2021.

© 2021 The Financial Times Ltd. Todos los derechos reservados.  Por favor no copie y pegue artículos del FT que luego sean redistribuidos por correo electrónico o publicados en la red.

Lea el artículo original aquí.

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS