Los Senadores Brian Sachatz (D-HI - I) y Joe Manchin (D-WV - D) conversan antes de entrar a una votación en el Senado el año pasado. Manchin sigue en el centro de las discusiones sobre el gasto presupuestario debido a desacuerdos sobre sus propuestas energéticas. FOTO: Washington Post por Jabin Botsford.
COMPARTE

Los Demócratas quieren incluir en la legislación la propuesta del senador Joe Manchin para evitar un cierre del gobierno, pero los Republicanos se oponen.

El Congreso trata de mantener el rumbo para evitar un cierre gubernamental después de la próxima semana, pero surgió un nuevo enfrentamiento en torno a la legislación para agilizar los permisos ambientales de ciertos proyectos energéticos.

El año fiscal del gobierno federal termina el 30 de septiembre, y sin una nueva ley para financiar al gobierno, este tendría que cerrar. Los Demócratas del Senado están presionando para incluir el lenguaje de los permisos en un proyecto de ley provisional que financiaría las operaciones temporalmente hasta mediados de diciembre.

Tanto los Demócratas como los Republicanos coinciden, en principio, en la necesidad de reformar el proceso de revisión medioambiental. Y ambos se resisten a cerrar el gobierno en vísperas de unas elecciones intermedias tan disputadas. Pero los desacuerdos políticos y las pasadas riñas partidistas amenazan ahora con desviar las conversaciones sobre lo que se denomina como una “resolución de continuidad”, es decir, un proyecto de ley para mantener el financiamiento del gobierno en los niveles actuales.

Cuando los Demócratas aprobaron en agosto la Ley de Reducción de la Inflación, su histórica ley de atención médica, cambio climático y política fiscal, el líder de la mayoría del Senado, Charles E. Schumer (D-NY), llegó a un acuerdo con el senador moderado Joe Manchin III (D-WV) para aprobar la reforma de los permisos este año.

Ese acuerdo sorprendió a los Republicanos, que esperaban que Manchin no votara para aprobar el ambicioso proyecto de ley de gastos del presidente Biden. Aún se siente la amargura tras la aprobación de la ley, y se han filtrado en las negociaciones presupuestarias.

Schumer, en una conferencia de prensa el martes, reafirmó su plan de vincular el proyecto de ley de permisos a un esfuerzo de financiamiento del gobierno. Manchin dio su propia conferencia de prensa y advirtió que la oposición Republicana al proyecto de ley podría provocar un cierre del gobierno.

"Vamos a votar y va a estar en la (legislación), ¿de acuerdo?" señaló Manchin. "Y si (los Republicanos) están dispuestos a decir: ‘Vamos a cerrar el gobierno’, debido a un ataque personal contra mí, o básicamente por no buscar el bien para el país, es precisamente esto lo que molesta a la gente sobre la política".

Los Republicanos replicaron que no podían apoyar una propuesta que aún no han visto, aunque un borrador de la legislación se filtró en agosto y no ha cambiado sustancialmente, según una persona familiarizada con las negociaciones que habló bajo condición de anonimato.

"Lo que le he estado diciendo a Joe, y que le acabo de repetir en el pleno hace dos minutos, es que la mejor manera de ayudar a que esto avance es (a) mostrárselo a la gente, y (b) estar abierto a ideas y formas de mejorarlo", declaró el martes el senador Dan Sullivan (R-AK) al Washington Post. "Así que está por verse si van a hacer alguna de esas cosas. Cuanto menos lo hagan, menos probabilidades habrá de que se apruebe".

El estancamiento no garantiza un cierre: Los Demócratas podrían optar finalmente por aprobar la legislación para financiar el gobierno sin los cambios de permisos. La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D-CA), también ha sugerido que su cámara podría adjuntar las medidas de autorización a otra legislación menos controvertida, en medio de las quejas de los miembros de la bancada liberal preocupados por los efectos de la producción de combustibles fósiles en la crisis climática.

Ambas cámaras también están ultimando los detalles de la ayuda a Ucrania y el dinero para las víctimas de las catástrofes naturales, como el huracán Fiona en Puerto Rico, los incendios forestales en el Oeste y las inundaciones en Kentucky. Los legisladores de ambos partidos afirman que no es probable que esas disposiciones detengan la resolución de continuidad.

Manchin tiene previsto publicar el texto de su propuesta de permisos hoy miércoles. Los primeros resúmenes mostraron que acortaría los períodos de revisión ambiental para la creación de proyectos energéticos y exigiría al presidente que designara 25 proyectos energéticos de "importancia nacional estratégica". También exigiría a las agencias que agilizaran la aprobación del oleoducto, Mountain Valley, un sistema de 303 millas que está a la espera de la aprobación final y que es popular en el estado natal de Manchin.

Los Republicanos llevan mucho tiempo intentando reformar los procesos federales de concesión de permisos, aunque normalmente de una manera más amplia, lo que, según los críticos, supondría la decadencia de las agencias reguladoras del medio ambiente. Pero algunos Republicanos siguen enfadados con Manchin por haber apoyado la ley de salud, cambio climático e impuestos de los Demócratas, y no están dispuestos a ayudar a Schumer y Biden a utilizar la legislación de financiamiento del gobierno para mantener el acuerdo que alcanzaron con Manchin para obtener su respaldo el mes pasado.

"No es el momento de que los Republicanos se unan a los Demócratas", señaló el martes el senador James M. Inhofe (R-OK) al Post. "No estamos entusiasmados por renovar todas nuestras maravillosas relaciones con [Manchin]".

Un cierre del gobierno podría resultar catastrófico, tanto para la economía como para las perspectivas electorales de cualquiera de los partidos en noviembre. Si se agotan los fondos, servicios federales cruciales (como la asistencia alimentaria contra la pobreza y las funciones de servicio al cliente en la Administración del Seguro Social y el Servicio Interno de Recaudación (IRS, por sus siglas en inglés) cerrarían por completo o se enfrentarían a una inmensa tensión. Algunos de los 2,1 millones de empleados del gobierno federal también verían aplazadas sus nóminas.

Ambos partidos se enfrentan a los datos de las encuestas que muestran que el control de ambas cámaras del Congreso es esencialmente una moneda al aire. Cualquier cierre del gobierno a tan poca distancia de las elecciones llevaría a una difamación feroz en el tramo final de la campaña.

En el Senado, que está dividido en partes iguales, los Demócratas necesitan que 10 Republicanos voten a favor de la legislación de financiamiento para derrotar un filibusterismo, un número que los senadores del GOP mencionaron esta semana que puede ser difícil de conseguir si la propuesta de permisos de Manchin sigue adjunta.

La semana pasada, la senadora Shelley Moore Capito (R-WV) introdujo una legislación de permisos que compite con la anterior. Su propuesta suprimiría el mandato de la Agencia de Protección del Medio Ambiente de revisar el impacto ecológico de los nuevos proyectos energéticos federales autorizados y permitiría a los estados arrendar tierras federales dentro de sus fronteras para la producción de energía. Al igual que la de Manchin, también exige la aprobación acelerada del oleoducto Mountain Valley.

Manchin se burló del planteamiento de Capito como un "proyecto de mensaje" destinado a suscitar la oposición a su planteamiento. Pero 47 de los 50 senadores Republicanos firmaron como copatrocinadores, por lo cual no está claro que los Demócratas puedan encontrar 10 Republicanos que apoyen la política de Manchin en su lugar.

"Si hay 10 Demócratas dispuestos a votar por el proyecto de ley de la senadora Capito, sería un buen resultado", señaló el senador Ted Cruz (R-TX) al Post.

"No quiero cerrar el gobierno y quiero llevar a cabo una reforma de los permisos", indicó el senador John Neely Kennedy (R-LA), "pero quiero que sea una verdadera reforma de permisos".

Washington Post - Jacob Bogage

Lea el artículo original aquí.

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS