El líder de la mayoría en la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy (R-CA), escucha un discurso del expresidente Donald Trump en Washington el pasado julio. FOTO: Washington Post por Jabin Botsford.
COMPARTE

Las últimas encuestas sugieren que los avances del GOP en la Cámara podrían ser menores de lo que se esperaba, una preocupación para los legisladores que creen que una nueva clase de aliados de Trump podría envalentonar dar mayor poder a grupos extremos.

Durante una reunión semanal el martes por la mañana, los miembros del notoriamente rebelde Freedom Caucus de la Cámara de Representantes pusieron al liderazgo Republicano sobre aviso.

Al sentir que la dirección del partido no prestaba atención a sus aportes, un miembro del grupo conservador presentó una enmienda que hacía una simple petición: votemos cambios significativos en las normas que fortalezcan el poder de los miembros de base antes de votar en las elecciones a la dirección.

La propuesta fue recibida con asombro y cierto rechazo. Varios Republicanos en la reunión a puerta cerrada lo tomaron como una primera señal de advertencia por parte del grupo extremo de que si sus demandas no se cumplen, y los Republicanos toman la mayoría en la Cámara, no apoyarán al líder de la minoría Kevin McCarthy (representante Republicano de California) para orador o a otros que se postulan para puestos de liderazgo. Los miembros del grupo conservador habían decidido recientemente dejar de respaldar o comentar públicamente sobre las elecciones de liderazgo para mantener la tensión, dijeron varios legisladores Republicanos.

En un intento por dejar de lado el tema, McCarthy terminó la reunión del martes subrayando que la conferencia debería dejar de actuar como si ya hubiera ganado el control de la Cámara y, en su lugar, centrarse en unirse de cara al día de las elecciones, según cuatro personas presentes que, al igual que otros entrevistados para esta historia, hablaron bajo condición de anonimato.

El trasfondo de tensión sirve de anticipo a la dificultad que los Republicanos de la Cámara de Representantes, quienes no tienen las riendas del poder desde 2017, enfrentarán principalmente de varias facciones que exigen liderazgo en las prioridades legislativas. Las últimas encuestas sugieren que los avances del GOP en la Cámara podrían ser menores de lo que se esperaba, una preocupación para los legisladores que creen que una nueva clase de aliados de Trump podría envalentonar a grupos extremos y apuntalar su influencia sobre el liderazgo de una manera similar a la que detuvo el proceso legislativo cuando John A. Boehner (R-OH) y Paul D. Ryan (R-WI) fueron oradores.

"Basándome en todo lo que oigo al interactuar con el pueblo estadounidense, más vale que el liderazgo de una mayoría Republicana esté preparado para hacer cambios", dijo el representante Dan Bishop (R-NC), miembro del Freedom Caucus.

La conferencia comenzó esta semana preparándose para promocionar su "Compromiso con América", un memorando de principios de una página, presentado a los miembros ayer jueves, que los líderes del GOP esperan que persuada a los votantes para darles control de la Cámara, así como que sirva de referente que mantenga al grupo unido cuando surjan las inevitables divisiones legislativas.

Pero incluso ese documento es intencionadamente escaso en cuanto a políticas concretas, según asistentes familiarizados con el proceso de redacción, un reconocimiento de que la conferencia sigue dividida sobre qué propuestas legislativas serían la mejor receta para una serie de cuestiones políticas.

El debate sobre cómo proceder para legislar el aborto, por ejemplo, es evidente en el documento. Algunos Republicanos se conformarían con una prohibición federal de 15 semanas, mientras que muchos otros apoyarían una legislación que prohíba los abortos a las seis semanas de gestación o antes, según varios asesores. La promesa del Compromiso con Estados Unidos no entra en detalles sobre el tema, que según las encuestas motiva a los votantes de todo el país. En cambio, promete que el partido "protegerá la vida de los niños no nacidos y de sus madres".

De momento, las líneas generales han unido a todas las facciones de la conferencia, ya que varios miembros salieron de una reunión ayer jueves aplaudiendo el esfuerzo.

"Nada es perfecto. Siempre habrá algo que desearás que esté o no esté. No creo que ese sea el objetivo", dijo el presidente del Freedom Caucus, Scott Perry (R-PA). "Es difícil recoger los deseos de todo el mundo en un documento tan corto, así que eso es realmente notable".

Mientras el partido se une en torno al documento en primer plano, los miembros del flanco de derecha están en el fondo todavía afilando sus preguntas. Se espera que el Freedom Caucus plantee demandas más rigurosas a los líderes a cambio de sus votos, en particular la petición de recuperar la norma que da a los miembros la capacidad de destituir al líder de la Cámara en cualquier momento, una amenaza directa por si McCarthy ostenta el martillo.

Que alguna de sus demandas sea atendida dependerá enteramente de la composición ideológica de la conferencia y del margen que tengan en una posible mayoría, que no se conocerá hasta noviembre.

"Si el margen es grande, (los líderes) no necesitan los 35 votos. Si es un margen pequeño, necesitan nuestros 35 votos", dijo el representante Ken Buck (R-CO), que es miembro del Freedom Caucus.

Independientemente del resultado del día de las elecciones, los líderes -y quienes se postulen para los puestos de liderazgo- se enfrentan a la desalentadora tarea de juntar a las diferentes facciones, incluidos los moderados que quieren centrarse en gobernar y los aliados de Donald Trump que se resisten a los acuerdos bipartidistas.

"Creo que una de las cosas que hace este Compromiso con América es que pone por escrito en un documento y manifiesta que estas son las cosas mínimas que vamos a lograr", dijo el representante Tony Gonzáles (R-TX). "Vamos a prometer al público estadounidense todas estas cosas diferentes, y necesitamos tener líderes que, en última instancia, puedan llevarlas a cabo".

Las promesas de campaña sin excederse en ellas es un tema complejo. Los asesores actuales y anteriores del GOP advirtieron a la conferencia sobre las promesas que no pueden cumplir, especialmente en lo que será un gobierno dividido. Se remontan a cuando los Republicanos de la Cámara de Representantes prometieron -y fracasaron en- derogar el Obamacare.

"Tener claro lo que se puede hacer y lo que no se puede hacer y establecer esas expectativas es importante", dijo John Murray, exasesor principal del excongresista y líder del GOP Eric Cantor (R-VA).

Conscientes de que unir a la conferencia en torno a un conjunto de políticas compartidas sería difícil, McCarthy y el líder de la minoría Steve Scalise (R-LA) crearon intencionadamente grupos de trabajo al comienzo del actual Congreso que pudieran resolver las diferencias filosóficas y encontrar un punto medio para legislar. Ese proceso dio lugar a la asignación de todos los legisladores Republicanos a uno de los siete grupos de trabajo específicos que se centraron en temas como la seguridad fronteriza, las grandes tecnologías y la economía.

Instituir esa norma para la toma de decisiones puso a los miembros a cargo de determinar las prioridades del partido en caso de recuperar la mayoría. Los líderes pretendían conseguir la aceptación temprana de todos los miembros para establecer una guía de puntos comunes en cuatro áreas generales: fortalecimiento de la economía, seguridad, libertad y responsabilidad del gobierno.

Pero las propuestas son escasas en cuanto a recetas políticas reales para los problemas que los Republicanos de la Cámara quieren resolver. Los ayudantes dicen que es a propósito.

Varios asistentes familiarizados con el proceso de redacción dijeron que el memorándum se basa en políticas pero no las enumera debido a las divisiones que ya existen sobre qué versión de la legislación -la más conservadora o la más centrista- puede ser la mejor solución.

"Lo difícil de ser demasiado específico es que te metes en algunos de los matices de la política, y tiene que ser amplio para que todo el mundo pueda encontrar su nicho", dijo la representante Stephanie I. Bice (R-OK), que ayudó a elaborar el plan.

Las promesas del Partido Republicano a los votantes son de naturaleza imprecisa: "luchar contra la inflación y reducir el costo de vida", "frenar el despilfarro en el gasto público" y "aumentar el salario neto, creando empleos bien remunerados", entre otras medidas. También tocan temas en los cuales los Republicanos ya se han centrado, como ser estrictos con China, asegurar la frontera y proponer una Carta de Derechos de los Padres.

Los aliados de los dirigentes argumentan que omitir los detalles de la política es justo para los legisladores que serán elegidos en las intermedias por primera vez y que no han tenido hasta ahora la posibilidad de influir en el proceso legislativo.

Pero todos los grandes planes serán inútiles si los Republicanos se exceden y les cuesta la Cámara, o si un escaso margen de victoria dificulta el gobierno. La oradora de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D-CA), ha controlado con firmeza una estrecha mayoría Demócrata con un margen de hasta cuatro escaños en este Congreso, frustrando a sus amigos y enemigos con su forma de legislar de arriba hacia abajo.

Los conservadores más acérrimos se comprometen este año a resistir cualquier intento de los dirigentes de financiar el gobierno, enviar ayuda fiscal a Ucrania o respaldar cualquier legislación bipartidista. Los campos de batalla ya se están perfilando para el próximo año.

"La reautorización de la Ley Agrícola, el posible techo de la deuda y siempre el financiamiento del gobierno son los votos en los cuales más les cuesta a los líderes lograr 218 Republicanos. Así que tendremos que ver cómo son esas cosas cuando estemos en la mayoría", dijo el representante Jeff Duncan (R-SC).

Pero los miembros más moderados, que a menudo proceden de distritos indecisos, son muy conscientes de los retos que tienen por delante y les preocupa que las batallas internas y un Congreso estancado puedan volverse en contra de los Republicanos.

"Mucha gente asume que todo el mundo está en un distrito Republicano al cien por ciento pero no es así", dijo el representante Don Bacon (R-NE). "Si quieres ser mayoría, tienes que ser capaz de ganar esos distritos indecisos".

Esa duda ha hecho que algunos miembros se pongan del lado de los candidatos que ya tienen experiencia en el liderazgo frente a los que se posicionan como la vanguardia del trumpismo.

Se espera que la inminente batalla sobre el enfoque y la estrategia de una mayoría Republicana se intensifique en las elecciones de liderazgo en las próximas semanas, con McCarthy en el centro de la escena. La identidad de sus lugartenientes marcará el rumbo de cómo gobernará el partido en el próximo Congreso.

McCarthy es el eje del equipo de liderazgo con el más conservador Scalise como su número dos. La carrera por ser el denominado organizador, o látigo, de la mayoría, responsable de juntar a los miembros en las votaciones clave, es un trabajo crítico pero ingrato, y los miembros conservadores están planeando ejercer su influencia en ese rol.

"Hay un desajuste entre el liderazgo y las bases de la conferencia Republicana... y creo que sería realmente importante tener una voz conservadora que se imponga", dijo Bishop, quien apoya al representante Jim Banks (R-IN) para el puesto de organizador.

El Freedom Caucus se está posicionando para asegurarse de tener más representación en la conferencia, dijeron varios asistentes y legisladores Republicanos. Eso significa puestos en comités clave, incluido el Comité Permanente Selecto de Inteligencia de la Cámara de Representantes y el Comité Directivo - ninguno de los cuales cuentan actualmente con miembros extremos.

El Comité Directivo es especialmente atractivo. Tiene una extraordinaria influencia porque los miembros se reparten las codiciadas asignaciones de los comités. Los líderes del partido, en este caso McCarthy, eligen quién se sienta en el comité.

"Eso es exactamente lo que pediremos: un asiento en la mesa, y creo que lo tendremos", dijo el representante Ralph Norman (R-SC), quien también es miembro del Freedom Caucus.

Dos miembros del GOP que opinaron en privado sobre sus colegas, dijeron que reevaluarán sus actuales asignaciones a comités antes de comprometerse con ellos la próxima legislatura si se asignan miembros ultraconservadores a sus paneles.

Algunos miembros del Freedom Caucus dijeron que no discutirán las elecciones de liderazgo públicamente hasta después de las elecciones. Pero el congresista Bob Good (R-VA) dijo que su criterio para determinar quién obtiene su voto incluye la forma en la cual los candidatos al liderazgo abordan los proyectos de ley de gastos de fin de año, incluido un proyecto de ley de financiamiento del gobierno a corto plazo que debe ser aprobado a finales de la próxima semana, y su apoyo a la propuesta de cambio de reglas del Freedom Caucus.

La congresista Elise Stefanik (R-NY) decidió no presentarse al puesto de coordinadora y anunció la semana pasada que, en su lugar, se presentará a la presidencia de la conferencia del GOP, un papel que le da una plataforma nacional al elaborar estrategias y transmitir el mensaje del partido. Ser látigo es "un trabajo realmente difícil", dijo un alto asesor del GOP, añadiendo que en cambio el líder de la conferencia, "solo estás lanzando bombas hacia la administración".

La carrera por ser látigo comenzó en serio este mes. Cada uno de los tres candidatos: Banks, el representante Tom Emmer (R-MN) y el representante Drew Ferguson (R-GA), representan diferentes facciones ideológicas dentro del partido.

Banks es el más conservador de los tres. Ha potenciado sus puntos de vista populistas y se ha aliado con el expresidente, así como con McCarthy. Es muy amigo de Donald Trump Jr., quien habla muy bien de él, según una persona cercana. También es presidente del Grupo de Estudios Republicanos, la mayor asociación de conservadores de la Cámara de Representantes, muchos de los cuales lo han apoyado.

"El organizador básicamente tiene que dar a los líderes una idea de cuál es el pulso de la conferencia", dijo Duncan. "Creo que Jim puede hacerlo".

Emmer ha dirigido el Comité Nacional de Campaña Republicana durante dos ciclos de campaña y se espera que sea fundamental para recuperar la mayoría este año. Sus aliados dicen que entiende las necesidades tanto de los distritos indecisos como de los más conservadores y que puede equilibrar las necesidades de toda la conferencia. Cuenta con el apoyo de una amplia gama de miembros, entre ellos el representante Patrick T. McHenry (R-NC) y el exjefe del Freedom Caucus, el representante Andy Biggs (R-AZ). Stefanik insinuó con firmeza que también lo apoyará. "Estoy muy orgullosa de haber trabajado con Tom Emmer para lograr la mayoría", dijo.

"Creemos en la meritocracia, y es muy difícil negar a alguien un ascenso cuando su duro trabajo nos ha llevado a obtener la mayoría", dijo el representante Guy Reschenthaler (R-PA).

Ferguson es el principal lugarteniente de Scalise como subjefe de la bancada de diputados y está enfatizando sus raíces sureñas, una región donde los Republicanos están bien representados, excepto en el liderazgo.

"A fin de cuentas, necesitamos a alguien –cuando ganemos la mayoría– que en última instancia pueda gobernar", dijo Gonzáles.

Pero Banks ha sido criticado por ser oportunista y abiertamente ambicioso. Aunque tiene el historial de voto más conservador, no ha conseguido el apoyo unificado del Freedom Caucus. Algunos miembros todavía están molestos porque Banks buscó fondos de campaña y apoyo del grupo durante su campaña de 2016, pero no se unió al grupo conservador, según cuatro personas familiarizadas con la situación.

Emmer es el más moderado de los tres candidatos que se presentan y el único que ha votado a favor de la certificación de las elecciones presidenciales de 2020. A sus detractores les preocupa que no esté dispuesto a avanzar en algunas de las propuestas legislativas más marginales.

Aunque Ferguson cuenta con el apoyo de Scalise, no es el candidato preferido de McCarthy. McCarthy impidió que Ferguson –subjefe de la bancada– asistiera a las reuniones de la dirección a principios de 2021. Aunque cuatro personas familiarizadas con la decisión confirmaron el desaire, ninguna pudo decir por qué. Otra persona familiarizada con la decisión dijo que McCarthy ha animado a ampliar estas reuniones para incluir a más miembros y que Ferguson se ha acercado. Aun así, pone a Ferguson en desventaja a la hora de conseguir el apoyo de los líderes.

"Entendemos que un organizador eficaz va a ser necesario para hablar con el relativamente amplio espectro de personalidades dentro de la conferencia", dijo el representante Dusty Johnson (R-SD).

Complacer a las facciones será una tarea difícil para cualquiera que esté en el liderazgo, a menos que el eventual margen de la mayoría sea lo suficientemente grande como para disuadir a los miembros de avanzar en su voluntad, una tensión que se ha visto a menudo en este mandato entre los Demócratas que solo tienen un margen de cuatro votos. Pero es por eso es por lo que los representantes del Freedom Caucus, Perry, Good, Michael Cloud (R-TX) y Chip Roy (R-TX) se levantaron en la reunión del martes para dejar claro que intentarán influir en el liderazgo ahora y en el próximo Congreso.

"Que Dios bendiga a la persona que logre la victoria y una bendición especial para la persona que tenga que ser mi organizador", dijo el representante Thomas Massie (R-KY).

Washington Post - Marianna Sotomayor, Leigh Ann Caldwell

Lea el artículo original aquí.

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS