El presidente de Rusia, Vladimir Putin, recibe a uno de sus principales aliados, su homólogo de Bielorrusia, Alexander Lukashenko. FOTO: EFE/EPA/GAVRIIL GRIGOROV/SPUTNIK/KREMLIN POOL.
COMPARTE

El asesor de seguridad de la Casa Blanca, Jake Sullivan, afirma que EEUU se toma la amenaza "muy en serio".

Las capitales occidentales están elaborando planes de contingencia en caso de que Vladimir Putin tome medidas para cumplir sus amenazas de ataques nucleares contra Ucrania y están enviando advertencias privadas al Kremlin sobre las posibles consecuencias, según funcionarios occidentales.

Las advertencias nucleares del presidente ruso son "un asunto que tenemos que tomar muy en serio", dijo el domingo el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, a la cadena CBS.

"Hemos comunicado directamente, en privado y a niveles muy altos al Kremlin que cualquier uso de armas nucleares tendrá consecuencias catastróficas para Rusia, que los Estados Unidos y nuestros aliados responderán de forma decisiva, y hemos sido claros y específicos sobre lo que eso implicaría", dijo.

Aunque creen que es poco probable que las amenazas de Putin se lleven a cabo y no indican un cambio formal en la estrategia nuclear del Kremlin, los aliados de Kiev están aumentando la vigilancia y la disuasión nuclear, según cinco funcionarios occidentales que hablaron bajo condición de anonimato debido a lo delicado del asunto.

"Si cree que la amenaza va a intimidar a Ucrania para que capitule o ceda el 20 por ciento de su territorio, o al resto de nosotros para que no ayudemos a Ucrania, ha ocurrido lo contrario", dijo un alto funcionario estadounidense.

Otros dos funcionarios occidentales afirmaron que es poco probable que un ataque nuclear contra Ucrania provoque una represalia del mismo tipo, sino que desencadenaría respuestas militares convencionales de los estados occidentales para castigar a Rusia.

Otro funcionario dijo: "Hay muchas líneas rojas y probablemente no están en el lugar donde (Putin) dice que están".

La evaluación por parte de Occidente es que las advertencias de Putin de que "no está jugando" sobre el lanzamiento de ataques nucleares en Ucrania están diseñadas para recuperar el impulso después de los reveses rusos en el campo de batalla. Estas amenazas surgen justo cuando Moscú se prepara para anexionar los territorios ocupados en el este y el sur de Ucrania tras los referendos organizados apresuradamente por los representantes del Kremlin.

El plan de Putin parece enmarcar la guerra como un conflicto defensivo tras reclamar esas regiones como parte de Rusia, dicen funcionarios y analistas. El presidente ruso ha acusado al Occidente de "chantaje nuclear" y ha afirmado sin pruebas que Ucrania está desarrollando armas de destrucción masiva para amenazar a Moscú.

Según la doctrina nuclear rusa, esto podría justificar el uso de armas nucleares para proteger la integridad territorial del país.

"Tenemos nuestro propio potencial militar. Si alguien piensa que no la utilizaremos si hay una amenaza grave, se equivoca", dijo Dmitry Novikov, vicepresidente de la comisión de asuntos exteriores de la Duma, la cámara baja del parlamento ruso. “Y si están preparados para usar este tipo de armas, no dejaremos que las nuestras se oxiden”.

Si Putin recurre a las armas nucleares, el escenario más probable podría ser que probara o usara un arma nuclear táctica, un dispositivo más pequeño y específico diseñado para utilizarse en un campo de batalla, para disuadir al Occidente de apoyar a Ucrania, dijeron funcionarios y analistas.

El presidente de EEUU, Joe Biden, ha dicho que si Putin utiliza armas nucleares, la respuesta de Washington sería "consecuente... dependiendo del alcance de lo que hagan, se determinaría la respuesta ajustada a ello".

Tres de los cinco funcionarios dijeron que los estados miembros de la OTAN también comunicaron ese mensaje en privado a Moscú, destacando la magnitud de la respuesta que desencadenaría cualquier uso de armas nucleares. Sugirieron que esta amenaza de represalias seguiría siendo el mejor elemento de disuasión.

"Hemos hecho mensajes privados similares, incluso más precisos sobre el impacto que tendría en términos de la condición de Estado paria de Rusia, y nuestra respuesta", dijo el alto funcionario estadounidense.

EEUU también discutió escenarios con los ucranianos sobre un posible uso nuclear e hicieron un repaso sobre "protección y seguridad", agregó el funcionario.

La logística del despliegue de armas nucleares es compleja, requiere mucho tiempo y sería fácilmente detectada por los satélites de inteligencia occidentales. Eso significa que Putin puede intensificar la amenaza nuclear dando varios pasos antes de llegar al punto de utilizar las armas. También permitiría al Occidente ajustar su preparación.

"Las armas nucleares rusas se encuentran en refugios reforzados por todo el país... El proceso de transición a la preparación, acoplando las ojivas a las plataformas de lanzamiento, generaría una gran cantidad de fenómenos observables para la inteligencia estadounidense", dijo Simon Miles, profesor adjunto de la Escuela de Políticas Públicas Sanford de la Universidad de Duke. "Y, una oportunidad para que Washington haga explícito al Kremlin lo mala que sería esa idea".

Aunque Putin podría movilizar gradualmente el arsenal nuclear ruso mediante el traslado ostensible de armas y personas, este es un paso que no siguió después de haber hecho amenazas nucleares previamente, según los analistas.

"Putin prefiere amenazar con usar armas nucleares y obtener concesiones, a realmente usarlas", dijo James Acton, codirector del programa de política nuclear de la Fundación Carnegie para la Paz Internacional.

La escasa coordinación de las unidades militares convencionales de Rusia desde el inicio de su invasión de Ucrania sugiere que los ataques nucleares pueden no cambiar materialmente el resultado en el campo de batalla, dijeron también algunos expertos militares.

"Se necesita algún tipo de integración con las fuerzas convencionales si quiere detener un ataque o avanzar. No han demostrado realmente que puedan hacerlo", dijo Pavel Podvig, investigador principal del Instituto de Investigación sobre el Desarme de la ONU.

Los antecedentes mixtos de ataques convencionales de Rusia contra la infraestructura ucraniana también indica que un ataque nuclear podría salir mal, dijo.

Los ucranianos "podrían derribar un misil de crucero (con armas nucleares), o bien, un misil de crucero podría extraviarse y alcanzar un edificio residencial. Hay un riesgo de ese tipo: una incertidumbre considerable sobre el éxito de un ataque".

Felicia Schwartz en Washington, Henry Foy en Bruselas y Max Seddon in Moscú

Derechos de Autor - The Financial Times Limited 2021.

© 2021 The Financial Times Ltd. Todos los derechos reservados.  Por favor no copie y pegue artículos del FT que luego sean redistribuidos por correo electrónico o publicados en la red.

Lea el artículo original aquí.

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS