En junio de 2022, MIT Technology Review publicó que Meta se había negado a explicar cómo iban a moderar el contenido en el que se ofrece información o se apoya el acceso al aborto. Foto: Pexels
COMPARTE

Si solo tienes unos segundos, lee estas líneas:

  • Desde nuestro historial de búsquedas en Google o sitios visitados en Maps a las conversaciones privadas en redes sociales, los datos que generamos en Internet son guardados por empresas tecnológicas que están sujetas a requerimientos judiciales.
  • En Estados Unidos, las normas que autorizan estos requerimientos son más relajadas, y hasta la policía puede solicitar datos personales. Esto ha hecho saltar las alarmas sobre los datos relacionados con la interrupción voluntaria del embarazo tras el fallo de la Corte Suprema que dejó sin efecto "Roe v. Wade".
  • Meta (Facebook, Instagram y WhatsApp) y otras tecnológicas han respondido con facilidades económicas para sus empleados, pero transparencia limitada ante cómo van a asegurar la privacidad de los datos y a gestionar la moderación del contenido relacionado con el aborto.

El fallo de la Corte Suprema que dejó sin efecto el precedente  de la sentencia ‘Roe contra Wade’ de 1973, que daba acceso a la interrupción voluntaria del embarazo en Estados Unidos, abrió un cisma en el mundo digital. Pensemos simplemente en una persona que acuda a una clínica para abortar y que Google Maps registre su ubicación, o en sus historiales de búsqueda en Internet y las conversaciones que pueda mantener en redes sociales. Después de la decisión del máximo tribunal de Estados Unidos, también circularon muchos mensajes instando a las mujeres a eliminar sus apps de control menstrual como parte del ecosistema de recogida masiva de datos personales a través de aplicaciones online

Esta sensación de falta de control sobre nuestros datos se incrementó al saberse que una adolescente de 17 años y su madre fueron acusadas de aborto ilegal cuando la joven estaba embarazada de 23 semanas en Nebraska, después de que Facebook entregara una copia de una conversación privada entre ambas tras elrequerimiento de un juez. En ese Estado, la interrupción voluntaria del embarazo es ilegal a partir de las 20 semanas, pese a que se intentó bajar a 12 unas semanas antes.

Las empresas de plataformas como Facebook e Instagram, Twitter o TikTok hicieron a lo largo del verano una serie de anuncios de medidas que pondrían en marcha para facilitar el acceso de sus trabajadoras a estados en los que se permitiera el aborto, por ejemplo. Sin embargo, quedaron muchas cosas en el tintero sobre qué pasaría con sus normas comunitarias o sus políticas de moderación, algunas sin resolver al día de hoy. 

Hacemos un repaso por los posicionamientos de las grandes compañías tecnológicas (en los casos en que los hayan hecho públicos).  Además, las hemos consultado y algunas han contestado y otras, no

¿Cuándo están las empresas obligadas a entregar datos personales de sus usuarios y cuándo pueden negarse?

Todos los datos que generamos al utilizar redes sociales y plataformas digitales son recopilados y almacenados por empresas tecnológicas que en ocasiones están obligadas a entregarlos si lo solicita un juez. Esto se aplica de forma general a cualquier país, pero también entran en juego acuerdos específicos entre regiones para garantizar que se puedan hacer solicitudes -como Estados Unidos y la Unión Europea-. 

Normalmente, un tribunal estadounidense solo tendría jurisdicción en EE. UU., pero en base a estos acuerdos puede también requerir información a empresas extranjeras. De la misma manera, ciertos estados podrían pedir datos a empresas de países en los que sus tribunales no tienen jurisdicción, y estas podrían entregarlos voluntariamente o no.

En muchas ocasiones, estas empresas intentan objetar si los requerimientos son muy amplios o el objetivo no está claro. En Estados Unidos, la Ley de Portabilidad y Responsabilidad de Seguros de Salud (HIPAA, por sus siglas en inglés) sí que obliga a guardar el secreto profesional en consultas médicas relacionadas con un aborto, pero no aplica en otras situaciones, como las relacionadas con los datos que registra una plataforma digital.

Esta situación no es nueva. Las normas de cualquier estado permiten que autoridades, como jueces y tribunales, puedan solicitar la información necesaria para decidir en un procedimiento, pero tanto el tipo de información, como la forma y los plazos dependerán de cada lugar, explica Elena Gil, abogada experta en derecho digital y protección de datos a Maldita.es, medio cofundador de Factchequeado.

En el caso concreto de Estados Unidos, Gil especifica que su legislación permite de manera amplia que las autoridades obtengan información, una tradición que puede derivar de los atentados terroristas del 11S, sobre todo para poder acceder a comunicaciones o información de personas extranjeras que supongan un riesgo para la seguridad nacional (a partir de la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera, conocida como ley FISA, por sus siglas en inglés). Por ejemplo, en EE. UU. no solo pueden solicitar datos a jueces y tribunales, sino también autoridades policiales.

Una vez que la información ha sido solicitada, ¿cómo puede reaccionar una empresa? En general, “es obligatorio responder a un requerimiento de información de un tribunal de forma completa y veraz, pero solo dentro de lo que las normas obliguen”, detalla Gil. Por ejemplo, si el requerimiento de información es “más amplio de lo permitido, las empresas pueden argumentar que parte de esa solicitud no es acorde a Derecho y restringir su respuesta”. Dentro del tipo de datos que no pueden ser entregados, están, por ejemplo, las “comunicaciones abogado-cliente” e información obtenida “de forma ilícita”. Por ejemplo, unas grabaciones ilegales. 

Entendiendo cómo funciona este proceso, ¿qué sabemos de cómo han reaccionado las grandes tecnológicas en los últimos meses? Hagamos un repaso.

Meta (Facebook, Instagram y WhatsApp)

1. Sobre la moderación de contenido

En junio de 2022, MIT Technology Review publicó que Meta se había negado a explicar cómo iban a moderar el contenido en el que se ofrece información o se apoya el acceso al aborto.

Sin embargo, justo después de que la Corte dejara sin efecto el precedente que reconocía el derecho al aborto en todo el país se empezaron a eliminar publicaciones en Facebook sobre el envío de píldoras abortivas por correo, reportó Vice. Hasta ahora, este tipo de píldoras se podían adquirir a distancia y tomar en casa al principio del embarazo, pero en agosto de 2022ya eran 19 los estados que habían prohibido la telemedicina para abortar

Además, NBC News dijo que, en Instagram, los hashtags con las palabras píldoras abortivas y mifepristona (un medicamento abortivo) aparecían ocultos por “violar las pautas de la comunidad”. Y sin embargo Meta sí que seguiría obteniendo ingresos de anuncios antiaborto con información peligrosa, de acuerdo con Media Matters.¿Cómo lo justificaron? El portavoz de Meta, Andy Stone, respondió en Twitter al editor senior de portada del HuffPost alegando que no está permitido el contenido que “intente comprar, vender, intercambiar, obsequiar, solicitar o donar productos farmacéuticos”.

2. Sobre la seguridad y privacidad de los datos

El cofundador de Facebook y CEO de Meta, Mark Zuckerberg, ha hecho hincapié en el uso del cifrado (la tecnología que hace que nadie pueda leer nuestros mensajes) como método de protección para la privacidad de las personas que usan las plataformas de Meta, según el portal CyberScoop.

En realidad, WhatsApp es de momento la única plataforma debajo del paraguas de Meta que sí cifra sus mensajes de extremo a extremo. El año pasado, Zuckerberg dijo que no sería hasta 2023 cuando esa función llegaría a Facebook e Instagram. Hay un caso en el que sí se pueden cifrar los mensajes de Facebook Messenger, pero solo funciona a través de la aplicación y marcando activamente el chat como ‘secreto’.El 11 de agosto de 2022, Meta anunció en su sala de prensa que están probando nuevas funciones para hacer copias de seguridad de los chats cifrados de extremo a extremo, así como hilos de chat encriptados de forma automática.

3. Sobre la facilitación de datos para procesos judiciales

Cuando MIT Technology Review preguntó a Meta en junio de este año si dejarían de recopilar y almacenar datos que pudieran identificar y someter a juicio a personas que buscaran abortar o que ayudaran a hacerlo, la compañía se remitió al informe de transparencia publicado en mayo de 2022

En él se detallan las solicitudes gubernamentales de datos de usuarios. Durante los últimos 6 meses de 2021, recibieron casi 60,000 solicitudes de autoridades de Estados Unidos. Sobre el proceso para aceptar estas peticiones, Meta asegura que evaluará “si una solicitud es consistente con los estándares internacionalmente reconocidos sobre derechos humanos, incluido el debido proceso, la privacidad, la libertad de expresión y el estado de derecho”.Meta defiende que el caso citado al inicio de esta nota, sobre las 2 mujeres incriminadas en Nebraska, era anterior a que quedara sin efecto  la garantía de la sentencia "Roe v. Wade". Según recoge Forbes, Facebook entregó a la policía (que obtuvo y usó una orden de registro) las conversaciones de Facebook Messenger de madre e hija del 20 de abril, en las que hablaban sobre la compra y uso de píldoras abortivas. El tribunal ha aceptado los datos como pruebas válidas. En Twitter, el hashtag #DeleteFacebook (borra Facebook) se hizo viral.

El 9 de agosto de 2022, un día después de que se hiciera público el caso, Meta emitió un comunicado en el que aseguraron que “gran parte de la información sobre el papel de Meta en un caso penal contra una madre y su hija en Nebraska es sencillamente errónea”.

El comunicado dice: “Recibimos órdenes judiciales válidas de las autoridades locales el 7 de junio, antes de la decisión del Tribunal Supremo en el caso Dobbs contra Jackson Women's Health Organization [el que acabó dejando sin efecto la sentencia ‘Roe contra Wade’ el 24 de junio]. Las órdenes judiciales no mencionaban el aborto en absoluto. Los documentos judiciales indican que la policía estaba en ese momento investigando la presunta quema y entierro ilegal de un bebé nacido muerto”. Es decir, Meta asegura que entregaron esa información pensando que no tenía que ver con un caso de aborto. El portavoz de Meta recoge el mismo discurso en su cuenta de Twitter.

4. Sobre los propios empleados

Un detalle a tener en cuenta es que, según la web The Verge, los propios empleados de Meta tienen prohibido discutir sobre temas relacionados con el aborto durante el trabajo, de acuerdo con la política de comunicación interna de la empresa.

Sin embargo, Meta ha sido una de las compañías que ha manifestado su interés de ayudar a las empleadas que necesiten ayuda económica para viajar a otros estados para poder abortar. Stone dijo a NBC News que tienen “la intención de ofrecer reembolsos de gastos de viaje, en la medida en que lo permita la ley, a los empleados que los necesiten para acceder a servicios sanitarios y reproductivos fuera del estado”.

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS