trabajadores electorales
VOTO. El miedo ha ganado terreno/EFE
COMPARTE

A medida que se acerca la fecha para la celebración de las midterms, Estados Unidos sufre la escasez de trabajadores electorales. Según expertos, la situación está alimentada por las amenazas de quienes podrían estar detrás de las falsas afirmaciones de fraude en los comicios de 2020.

Solo poco más de un mes separa al calendario en la fecha pautada para que millones de estadounidenses elegibles para votar acudan a las urnas en una jornada que involucra cientos de cargos públicos.

Calculadora en mano. De acuerdo con una entrevista concedida el mes pasado por Kim Wyman, líder senior de seguridad electoral en la Agencia de Seguridad de Ciberseguridad e Infraestructura (CISA), las amenazas han generado que uno de cada tres funcionarios electorales y trabajadores electorales renuncien.

  • El temor a su seguridad figura como el principal factor detrás de su decisión. Mientras el fenómeno es toda una realidad, funcionarios estatales están teniendo dificultades para contratar para tales puestos.
  • Dicha afirmación se sustenta en una encuesta elaborada a inicios del año por el Centro Brennan para la Justicia. El estudio encontró que uno de cada seis funcionarios electorales informó haber sido amenazado debido a su trabajo.
  • Mientras, el 77% de los encuestados dijo que sentía que tales amenazas habían aumentado en los últimos años.

No es cualquier cosa. Según expertos en el área, este problema nace en figuras detrás de afirmaciones infundadas de que las elecciones presidenciales de 2020 fueron amañadas y los funcionarios electorales fueron cómplices para darle la victoria a Joe Biden sobre Donald Trump.

  • Las vías son numerosas: Lawrence Norden, director principal del programa de elecciones y gobierno del Centro Brennan, detalló que las amenazas pueden ir desde el abuso verbal y el acoso en línea en las redes sociales hasta amenazas de muerte por teléfono o por correo.
  • En casos extremos, algunos trabajadores electorales han tenido sus casas invadidas y automóviles dañados.

Que lo digan ellos. "Nuestras elecciones se han vuelto muy polémicas", afirmó Jamil Jaffer, fundador y director ejecutivo del Instituto de Seguridad Nacional de la Facultad de Derecho Antonin Scalia de la Universidad George Mason.

  • "En lugar de respetar ese deber cívico, ahora la gente está sacando sus frustraciones y enojo en política sobre estos trabajadores electorales", reclamó el especialista. "Y ese es un problema real".
  • "Una cosa que podemos hacer es asegurarnos de que las personas que están trabajando en las elecciones se sientan apoyadas y no creo que hayamos estado haciendo un buen trabajo en eso a nivel federal o estatal en su mayor parte", sostuvo Norden.

Fuente principal de la noticia: The Hill

COMPARTE

MÁS INFORMACIÓN


ÚLTIMAS NOTICIAS