Gran Reemplazo
POLÍTICA. Qué es la teoría del “Great Replacement” y cómo está siendo utilizada por los políticos de EEUU/Factchequeado
COMPARTE

Si solo tienes unos minutos lee estas líneas:

  • El “Gran Reemplazo” (Great Replacement, en inglés) es una teoría conspirativa que plantea que existe una trama para sustituir el poder político y cultural de la población blanca de occidente por migrantes pertenecientes a otros orígenes étnicos.  
  • Candidatos republicanos en las próximas elecciones de mitad de mandato, se han hecho eco de posturas cercanas a tal teoría para plantear que el Partido Demócrata busca “modificar la demografía estadounidense” con fines electorales. 
  • La población blanca de Estados Unidos ha perdido peso porcentual en los últimos años; en algunos Estados está incluso por debajo del 50 %, según el censo.     

Por Felipe Garrán Jiménez

“Un inmigrante por cada 4 estadounidenses de nacimiento. ¿La teoría del Great Replacement no era una conspiración? Suena más como un hecho estadístico”. Tucker Carlson, presentador en la cadena FOX News de la tertulia política que lleva su nombre (Tucker Carlson Tonight) llegó a esa conclusión al comentar la noticia de 48 migrantes venezolanos trasladados desde Texas hasta la isla de Martha’s Vineyard (Massachusetts) en 2 vuelos costeados y organizados por la administración de Ron DeSantis (Partido Republicano), gobernador de Florida.

Es un caso reciente, pero no el único en lo que va de año, de la aparición del término Great Replacement (Gran Reemplazo) en los medios de comunicación o en los eventos políticos de Estados Unidos. Según esa teoría, habría un gran plan para sustituir a la población blanca con inmigrantes no blancos.

Antes, el 14 de mayo de 2022, un joven de 18 años protagonizó un tiroteo en un supermercado de Buffalo, en el estado de Nueva York, donde asesinó a 10 personas, todas ellas afroamericanas. La National Public Radio (NPR) reportó que el atacante había redactado antes un documento “lleno de referencias y vínculos con la Great Replacement Theory”, la teoría del Gran Reemplazo.

Unas semanas después, el 8 de junio, el miembro de la Cámara de Representantes Jamaal Bowman (Partido Demócrata) presentó una resolución condenando la teoría del Gran Reemplazo y señalándola ante el Congreso como una “teoría conspirativa de supremacía blanca utilizada para justificar falsamente crímenes raciales”.

Miembros del Partido Republicano, como el senador Ron Johnson (Wisconsin) o los representantes Paul Gosar (Arizona) y Marjorie Taylor-Greene (Georgia); candidatos a las próximas elecciones de mitad de mandato, como James David Vance (Ohio); y personalidades de la televisión, como Tucker Carlson, han utilizado esta teoría para señalar al Partido Demócrata de querer cambiar la demografía del país en su favor, pero ¿en qué consiste exactamente esta teoría,  cómo ha entrado en la conversación política actual y qué dicen los datos? Te lo explicamos. 

Una teoría importada de la literatura francesa

El Foro Nacional de Inmigración (NIF, del inglés National Immigration Forum), un grupo de defensores de los derechos de los migrantes en Estados Unidos fundado en 1982 en Washington D.C., publicó en diciembre de 2021 un documento explicativo sobre esta teoría.

Según la publicación, la “teoría del Gran Reemplazo es, en términos simples, un planteamiento en el que los estados con políticas migratorias amigables -sobre todo con inmigrantes que no son de origen blanco-son parte de una trama diseñada para reemplazar el poder político y cultural de la población blanca de Occidente”.

El término fue acuñado por el escritor francés Renaud Camus, quien en 2012 publicó un libro titulado Le grand remplacement (El gran reemplazo) en el que describe cómo, según él,  la sociedad blanca europea está siendo “colonizada a la inversa” por migrantes de países del llamado “Tercer Mundo”.

Antes, sin atribuirle ningún nombre específico, el también francés Jean Raspail escribió en 1973 la novela distópica El desembarco, en la que la población del “Sur global” (refiriéndose a los llamados “países menos desarrollados”) destruyen la sociedad occidental blanca. Steve Bannon, jefe de estrategia de la Casa Blanca durante el gobierno de Donald Trump, ha comparado en reiteradas ocasiones la recepción de migrantes en “el centro y el norte de Europa” con lo descrito en esta novela.

Cómo se compone la población de Estados Unidos y quiénes admiten esta teoría conspirativa

En el Censo Nacional de 2020, publicado un año después, el grupo étnico de los “White Americans”, “americanos blancos” según la distinción del National Center for Education Statistics, continuaba representando una mayoría en Estados Unidos: el 57.3% de la población. Sin embargo, respecto al dato de una década atrás, en 2010, hay una notable diferencia. En aquel momento, los blancos no hispanos suponían el 63% de los estadounidenses. O sea, ahora son casi un 6% menos.

Meses antes de los comicios de 2020, el centro de pensamiento Pew Research Center proyectaba que, en tal proceso, los latinos serían “por primera vez la minoría étnica o racial más amplia en unas elecciones presidenciales en Estados Unidos”. De 32 millones de posibles electores latinas y latinos, 16.6 millones emitieron su voto, según recoge la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA). Un incremento del 30.9 % respecto a las de 2016 (el resto de grupos aumentó un 15.9 % en conjunto).

En los estados de California, Nuevo México, Nevada, Texas, Maryland, Hawai, además de en el estado libre asociado de Puerto Rico, la población blanca es hoy menor del 50% del total, según el mismo Censo.

De acuerdo con una encuesta realizada por el Southern Poverty Law Center, una organización no gubernamental basada en Alabama, en la que participaron 1,500 ciudadanos, 7 de cada 10 votantes del Partido Republicano dicen “estar de acuerdo con alguna idea planteada por la teoría del Gran Reemplazo”.

En mayo de 2022, la agencia de noticias Associated Press y el centro de investigaciones sociales National Opinion Research Center (NORC) de la Universidad de Chicago, publicaron los resultados de una encuesta que realizaron sobre inmigración y teorías conspirativas en Estados Unidos.

Según esta, el 32 % de los encuestados cree que “un grupo de gente está intentando reemplazar a los estadounidenses de nacimiento con inmigrantes por motivos electorales”. 

Cabe señalar que, según la legislación estadounidense, los migrantes recién llegados al país no tienen derecho a votar. Ni siquiera aquellos que han obtenido ya la residencia permanente, la llamada “Green Card”, pueden hacerlo.

Las personas que han entrado a Estados Unidos pidiendo acogerse a los estatus de asilado o refugiado, deben haber sido acreditados como tales al menos un año antes de poder solicitar la Green Card (residencia permanente). Aún así, eso no les abre la vía al sufragio.

Para votar hay que ser ciudadano estadounidense, cuyo requisito básico, dentro de una serie de ellos, es tener más de 18 años y haber pasado por un proceso de naturalización que dura años. Por ejemplo, uno de los requisitos es haber sido residente permanente en el país por al menos 5 años.

Su uso en la política de Estados Unidos

“La política de fronteras abiertas de Biden está matando a los ciudadanos de Ohio y está llenando el país de drogas ilegales y votantes demócratas”. Durante un mitin político en abril de 2022, el abogado, empresario y candidato al senado por Ohio, James David Vance (Partido Republicano), pronunció esa frase y otros argumentos manejados por la teoría del Great Replacement. Por ejemplo, dijo que los demócratas buscan “cambiar la demografía del país, lo cual significaría que los republicanos jamás volverán a ganar unas elecciones presidenciales”.

Dado que fue en un evento previo a las votaciones primarias de Ohio, en las cuales Vance resultó ganador, dicha intervención guarda relación directa con las elecciones de mitad de mandato que se llevarán a cabo el 8 de noviembre en el Congreso, en las cuales se renovarán 34 de los 100 escaños del Senado, además del total de la Cámara de Representantes.

Sin embargo, no es el único caso reciente en el que miembros de la esfera política se pronuncian con proclamas propias de la teoría del Great Replacement.

El 4 de abril de 2022, en una intervención en la cadena FOX News, el presidente del Consejo Nacional de la Guardia Fronteriza, Brandon Judd, dijo que la administración Biden tiene las fronteras “virtualmente abiertas porque intentan cambiar la demografía del electorado”.

Judd suele participar en conferencias y tertulias de organizaciones conservadoras de Estados Unidos. 

También en abril de este año, Blake Masters (Partido Republicano), candidato al Senado por Arizona y apoyado explícitamente por Donald Trump, dijo en el podcast Patriot Edition que “los demócratas quieren cambiar la demografía del país. Piensan que si logran traer a millones y millones de extranjeros ilegales, un día podrán otorgarles la ciudadanía y convertirlos en votantes del Partido Demócrata. Es un plan electoral”.

Determinados medios de comunicación y sitios de internet han servido como plataforma para este discurso.

En abril, The New York Times publicó un artículo en el que analizan el contenido de 1,150 emisiones de Tucker Carlson Tonight, a cuyo conductor señalan de haber “adoptado la retórica y las fijaciones exóticas de los nacionalistas blancos”. En la publicación cuentan que hasta en 400 ocasiones ha mencionado Carlson que los demócratas “buscan forzar un cambio demográfico a través de la inmigración”.

Luego del tiroteo de Buffalo en mayo de este año, Liz Cheney, representante del Partido Republicano de Wyoming y crítica con el expresidente Donald Trump, publicó un tuit en el que señaló a los líderes de su propio partido de “alimentar el nacionalismo, la supremacía blanca y el antisemitismo”. Todas ellas, como precisa el documento del National Immigration Forum, son premisas del discurso de la teoría del Gran Reemplazo.

En abril de 2021, miembros del Partido Republicano propusieron la creación de la Asamblea América Primero (America First Caucus) como un colectivo promotor de “políticas que proporcionen beneficios a largo plazo a la nación americana”.

Dentro del documento de planteamiento de la plataforma, en el apartado de “Inmigración”, definen a Estados Unidos como “una nación con una frontera y una cultura reforzadas por el respeto común por las tradiciones anglosajonas”. No han obtenido reconocimiento oficial, pero se reúnen y pronuncian con ese nombre.

Por esas mismas fechas, el 15 de abril de 2021, durante una entrevista en el canal de televisión FOX Business, el senador por Wisconsin, Ron Johnson (Partido Republicano) dijo que la administración Biden “quiere fronteras completamente abiertas para rehacer el mapa demográfico de Estados Unidos y mantenerse en el poder para siempre”.

En febrero de 2022, dos miembros de la Cámara de Representantes por el Partido Republicano, Paul Gosar (Arizona) y Marjorie Taylor-Greene (Georgia), participaron como ponentes en un evento de la America First Political Action Conference, un grupo de extrema derecha, nacionalista y defensor de la supremacía blanca. Esta acción fue condenada por los líderes del propio Partido Republicano.

La gobernadora de Alabama, Kay Ivey (Partido Republicano), lanzó una campaña propagandística en abril de 2022 titulada “No way, José!” (“¡De ninguna manera, José!”) cuya consigna era que “si el presidente [Joe] Biden continúa permitiendo el ingreso de migrantes ‘ilegales’, todos tendremos que aprender español”, algo a lo que se opone.

Factchequeado es un medio de verificación que construye una comunidad hispanohablante para contrarrestar la desinformación en Estados Unidos. ¿Quieres ser parte? Súmate y verifica los contenidos que recibes enviándolos a nuestro WhatsApp +16468736087 o a factchequeado.com/whatsapp.

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS