uso excesivo de la tecnología
A diferencia de otras enfermedades, estas no se contagian sino que el estilo de vida es el principal causante de ellas Credit: Pexels
COMPARTE

Con la globalización y la hiperconexión gran parte del mundo interactúan, trabajan y se comunican a través de las pantallas. Sin embargo, el uso excesivo de la tecnología está generando daños en la salud física y mental de las personas.

Uno de los principales problemas de la hiperconexión digital -o la continua exposición a teléfonos inteligentes, tabletas y computadoras- es el aumento de los niveles de estrés, condición que los expertos han denominado tecnoestrés.

Las largas horas frente a la pantalla, el sedentarismo y la sobrealimentación genera problemas circulatorios, musculoesqueléticos, respiratorios o mentales.

A diferencia de otras enfermedades, estas no se contagian sino que el estilo de vida es el principal causante de ellas.

Las consecuencias por el uso excesivo de la tecnología

Text-Neck: son dolencias en la cervical causadas por posturas incorrectas que se adoptan cuando las personas usan constantemente los teléfonos o tabletas.

Smombies: es la costumbre de realizar otras actividades sin estar consciente porque se está prestando atención al celular, por ejemplo, cocinar mientras está chateando con alguien.

Vamping: es un trastorno marcado por el uso del teléfono durante la madrugada. Ocurre cuando se está pendiente tanto del celular que se afecta el sueño y el rendimiento escolar o laboral.

Phubbing o ningufoneo: es el acto de ignorar a otras personas por estar conectado a un teléfono inteligente, tableta, laptop u otro objeto inteligente.

¿Qué se puede hacer para dejar de padecer estas enfermedades?

Aunque no se puede renunciar al trabajo o estudio online ni a la dependencia del uso de la tecnología, si se pueden crear hábitos para evitar el tecnoestrés y  que se mejore la salud física y mental:

  • Identifique las herramientas o situaciones que generan tecnoestrés ya que este es el primer paso para afrontarlo.
  • Practique la desconexión digital. Tómese unas horas al día en las que no esté pendiente de las pantallas y haga actividades que mantengan su mente ocupada.
  • Haga actividades físicas para evitar el sedentarismo y los problemas musculoesqueléticos. La Organización Mundial de la Salud recomienda al menos 150 minutos de actividad física moderada a la semana.
  • Busque apoyo. Si siente apego a la tecnología busque interacción social con amigos, compañeros de trabajo o familiares para evitar el tecnoestrés.

Fuente principal de la noticia: BBC Mundo.

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS