En Flagstaff, Arizona, una oficina electoral estará protegida con vidrios a prueba de balas, y cualquiera que desee ingresar deberá tocar un timbre. /Foto: Pexels
COMPARTE

Oficiales electorales en diversos estados de Estados Unidos están tomando medidas para fortalecer la seguridad de los centros de votación y con el fin de proteger a los trabajadores, previo a las elecciones intermedias del 4 de noviembre. 

Vidrios antibala, botones de pánico y barricadas de seguridad en las midterms

Una encuesta realizada por Reuters en 30 oficinas electorales en EEUU encontró que 15 de ellas han fortalecido sus mecanismos de seguridad, incluyendo botones de pánico, contratación de más guardias de seguridad y hasta capacitaciones para casos de tiradores activos. 

La encuesta se enfocó en los estados que podrían ser decisivos para las elecciones de noviembre. Según Ballotpedia.org, enciclopedia política no partidista, estos estados “campo de batalla” son Nevada, Arizona, Georgia y New Hampshire para los demócratas; y Florida, Carolina del Norte, Pennsylvania, Ohio, Wisconsin y Missouri para los republicanos. 

Por ejemplo en Flagstaff, Arizona, una oficina electoral estará protegida con vidrios a prueba de balas, y cualquiera que desee ingresar deberá tocar un timbre.

En otra oficina electoral de Tallahassee, Florida, las paredes han sido fortificadas con kevlar, un material sintético utilizado en cascos y chalecos antibalas. Reuters reseñó que en este recinto se han llevado a cabo entrenamientos para casos de tiradores activos y se instalaron vidrios anti-bombas y anti-balas. 

Asimismo, en el condado de Jefferson, en Colorado, cuatro guardias de seguridad estarán presentes en la parte externa de algunos de los centros de votación más concurridos durante las semanas previas a las elecciones. 

Trabajadores electorales exhaustos

Una encuesta realizada en marzo por el Brennan Center for Justice, organización sin fines de lucro sobre políticas públicas, encontró que uno de cada cinco funcionarios electorales locales indicaron que era muy probable que dejaran su trabajo antes de las elecciones de 2024. 

Los trabajadores señalaron que los ataques de los políticos al sistema electoral, el estrés y los planes de jubilación son las razones principales por las que desean dejar su trabajo. 

Según el estudio, las amenazas contra los funcionarios electorales locales son más frecuentes de lo que indican los datos de los informes de las fuerzas de seguridad.

La encuesta también indicó que uno de cada seis funcionarios electorales locales ha sufrido amenazas, y más de la mitad de estos casos no se han denunciado a las fuerzas del orden.

Además dos de cada tres funcionarios electorales locales creen que la información falsa hace que su trabajo sea más peligroso y la mayoría culpa a las redes sociales por difundirla. 

Fuente principal de la noticia: Reuters.

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS