El canciller cubano, Bruno Rodríguez, durante una rueda de prensa el jueves en la Sede de la Cancillería, en La Habana, Cuba/EFE
COMPARTE

Irán, Siria, Corea del Norte y Cuba forman parte de la lista de “Estados patrocinadores de terrorismo” del Departamento de Estado de Estados Unidos.

Cuba fue agregada por primera vez a la lista en 1982, en 2015 fue retirada por la administración de Obama y la administración de Trump la incorporó nueve días antes de dejar la oficina.

El Departamento de Estado indica que la designación somete a sanciones “que penalizan a las personas y países que participan en determinados intercambios con Cuba”.

Las consecuencias de estar en la lista

La mayoría de los bancos se niegan a procesar los pagos cubanos por miedo a ser acusados de complicidad con el terrorismo y recibir multas. Esto genera que las entradas de divisas se ahoguen y los presupuestos para la importación de alimentos y medicinas se ven reducidos.

El exministro de Cuba, Bruno Rodriguez, describió la designación como “letal” cuando se le preguntó acerca de los efectos en una conferencia el miércoles en la Habana.

Cuba describe la designación de promotor de terrorismo como “ilegítima e inmoral”, argumentando que le priva de fuentes de financiación y crédito. El país está lidiando con la escasez en una economía que ha sido golpeada por la pandemia, las sanciones de EEUU, el embargo de décadas y un aumento mundial de los precios de los alimentos tras la invasión de Rusia a Ucrania.

Las sanciones impiden la entrada a EEUU. Este año personas de 40 países perdieron el derecho a viajar al país sin visa por haber visitado Cuba en la última década. Ahora para entrar al país norteamericano deben solicitar la visa y la cita puede tardar meses.

¿Cuba es o no considerada terrorista?

La comunidad de inteligencia de EEUU coincide en que Cuba no es una nación promotora del terrorismo, de acuerdo con media docena de entrevistas realizadas a oficiales y analistas de inteligencia que trabajaron en la política de Cuba durante ambas administraciones, republicana y democrática.

Larry Wilkerson, exjefe de gabinete del entonces secretario de Estado Colin Powell en la administración de George W. Bush, expresó que “Cuba no es un Estado patrocinador del terrorismo”, aunque fue un mantra que escuchó desde su entrada hasta su salida del Departamento de Estado.

Wilkerson afirmó que la designación de Cuba como patrocinador del terrorismo “es una ficción” que han creado para reforzar la justificación del bloqueo.

La administración Biden no ha aportado ninguna prueba de que Cuba patrocine el terrorismo y el Departamento de Estado se negó a aportar pruebas cuando NBC News las solicitó.

“El Departamento de Estado revisa cuidadosa y consistentemente la información e inteligencia disponible, de muchas fuentes, para determinar si un país cumple con los criterios estatutarios para la designación o rescisión”, aseguró un portavoz del Departamento de Estado.

“No discutimos ni comentamos públicamente las deliberaciones internas sobre las designaciones”, agregó.

Fuente principal de la noticia: NBC.

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS