Hidratar la piel de manera regular ayudará a controlar el eczema. Foto: Pexels
COMPARTE

Más de 1 de cada 10 niños en Estados Unidos desarrollarán eczema, también conocida como dermatitis atópica, y muchos padres no saben cómo controlar esta enfermedad.

La Academia Americana de Pediatras (AAP) define el eczema, eccema o dermatitis atópica, como una afección cutánea común y crónica en la que la piel aparece inflamada, enrojecida, con picor y seca. Esta afecta principalmente a los niños.

Un nuevo artículo publicado en la revista de la Asociación Médica Canadiense (CMA) sugiere cuatro cosas que los padres y los especialistas deberían saber para abordar y controlar esta afección.

1. Identifica que tu hijo sufre de eczema

El eczema en bebés y niños suele presentarse en forma de bultos elevados, piel seca, irritada y picor en las mejillas, el estómago, la espalda y la parte interior de las extremidades.

Los autores del artículo explican que el eczema clásico, aquel que suele presentarse detrás de las rodillas y en los pliegues de los codos, puede no aparecer hasta más tarde en la infancia.

Aunque el eczema infantil no suele poner en peligro la vida de los bebés, puede hacerles la vida difícil a ellos y a sus cuidadores.

2. Elige el hidratante adecuado

Una forma en que puedes ayudar a controlar el eczema de su hijo es hidratando regularmente su piel, lo recomendable es dos veces al día.

Para ello puedes utilizar una crema, una loción o un gel, lo importante no es el tipo de crema hidratante sino hacerlo regularmente.

"La clave está en mantener la hidratación y evitar los desencadenantes de alergias e irritaciones", afirmó la doctora Rebekah Diamond, pediatra hospitalaria de Nueva York y profesora adjunta de pediatría en la Universidad de Columbia.

La doctora Diamond advirtió que a pesar de que "cualquier crema hidratante" puede funcionar, los padres debían asegurarse en encontrar las que tengan menos alérgenos potenciales.

"Dado que los bebés con dermatitis atópica suelen tener el tipo de reacciones alérgicas que se producen cuando un irritante entra en contacto con la piel, literalmente cualquier cosa puede provocar una reacción (incluso la lanolina de Aquaphor o la vaselina que viene con una fragancia suave)", explicó Diamond.

3. Evita los antibióticos a menos que sean prescritos

A menudo se recetan antibióticos para tratar las infecciones secundarias del eczema, sin embargo, los autores indican que el tratamiento debe centrarse en reducir la inflamación cutánea subyacente de la enfermedad; ya que si no se trata podría crear resistencia a los antibióticos.

Si la infección se convierte en sistemática, provocando fiebre, lo mejor será suministrar un antibiótico oral, pero eso lo decidirá un médico.

4. No es necesario evitar alimentos

Muchos padres e incluso los médicos recomiendan evitar alimentos para reducir los síntomas del eczema en el niño.

Sin embargo, los expertos que realizaron la investigación afirman que evitar alimentos podría fomentar las alergias en bebés y niños. Lo que recomiendan es centrarse en otro tratamiento para el eczema y alimentar a los niños con normalidad.

Fuente principal de la noticia: Healthline

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS