Elton John
El concierto fue transmitido en Disney+, siendo este el primer evento en vivo reproducido en la plataforma Credit: Instagram: @eltonjohn
COMPARTE

El domingo Elton John presentó el último show norteamericano de su gira Farewell Yellow Brick Road en el Dodger Stadium de Los Ángeles, lugar donde su carrera despegó hace 47 años.

“Esta noche es una noche muy especial, es muy emotiva para mí. Ha sido un largo viaje”, expresó el cantante luego de tocar Philadelphia Freedom en un piano de cola.

El concierto fue transmitido en Disney+, siendo este el primer evento en vivo reproducido en la plataforma.

“Estamos haciendo historia esta noche, la primera transmisión global en Disney+. ¡Digan, hola Estadio de los Dodgers!”, comentó John,

Para darle fin a su tour escogió este estadio de beisbol porque en 1975 realizó ahí dos conciertos exitosos que lo ratificaron como una estrella en ascenso.

A diferencia de 1975, Elton John, ahora de 75 años, no se movió mucho por el escenario ya que se está recuperando de una lesión en la cadera por la que pausó la gira en septiembre.

Pero sus canciones en el piano siguen siendo excelentes, aunque al terminar el último tema se desplomó sobre el instrumento, para luego ponerse de pie para recibir los aplausos.

La cantante británica Kiki Dee cantó con Elton Don't Go Breaking My Heart, tema que los dos interpretaron hace casi 50 años en el mismo escenario. "Decidimos recrear ese momento increíble", comentó John.

Dua Lipa cantó Cold Heart en dueto con Elton, esa misma noche la canción ganó un American Music Award a la mejor colaboración.

Elton John se despidió del Dodger Stadium

Al igual que hace 47 años, el artista salió al escenario con su clásico uniforme brillante de béisbol de los Dodgers, con el número 1 en la espalda y una gorra de beisbol azul.

“Quiero pasar tiempo con mi familia; tendré 76 años cuando deje de hacer giras el próximo año. Quiero traerlos para mostrarles exactamente por qué me retiro aquí”, expresó mientras subió al escenario a su esposo David Furnish y a sus hijos Zachary y Elijah.

“Sin Estados Unidos, no estaría aquí. Gracias por todos los años de amor y generosidad. Les deseo salud, amor y prosperidad”, le dijo al público.

Luego de cantar Goodbye Yellow Brick Road para cerrar el concierto, se subió a un ascensor y salió del escenario. "Sed amables unos con otros y adiós", se despidió de su añorado Dodger Stadium.

Fuente principal de la noticia: USA Today.

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS