LUTO. La gente se abraza fuera de una vigilia en la Iglesia Unitaria All Souls, en Colorado Springs el domingo 20 de noviembre, después del tiroteo masivo. | Foto: Mateo Staver para The Washington Post.
COMPARTE

En las horas posteriores al tiroteo del sábado por la noche en un bar LGBTQ de Colorado, los investigadores no informaron qué llevó a alguien a abrir fuego matando al menos a cinco personas e hiriendo a otras 25.

Pero los defensores de la comunidad LGBTQ en todo el país creen que en parte la culpa la tienen una oleada de retórica de odio y leyes anti-LGBTQ.

“Cuando los políticos y los expertos siguen perpetuando tropos, insultos y desinformación sobre la comunidad trans y LGBTQ+, este es el resultado”, tuiteó el domingo Brianna Titone, representante de Colorado.

Titone, la primera legisladora abiertamente trans de Colorado y presidenta del caucus legislativo LGBTQ del estado, expresó que los legisladores anti-LGBTQ, incluido uno de sus colegas, han utilizado mensajes de odio para incitar directamente a los ataques contra las personas de esta comunidad.

Sin embargo, las autoridades aseguraron que todavía es muy temprano para determinar que el tiroteo en el Club Q es un crimen de odio.

"Esos detalles aún no se han determinado", expresó Michael J. Allen, el fiscal de distrito de Colorado Springs, al programa "Morning Joe" de MSNBC.

Aunque los datos más recientes del FBI muestran que la cantidad de delitos de odio contra las personas LGBTQ se mantuvo relativamente estable entre 2008 y 2020, un análisis independiente realizado por el grupo de investigación Crowd Counting Consortium muestra que los manifestantes de derecha se han movilizado cada vez más durante el último año contra la comunidad.

Ya este año, los manifestantes armados y los grupos de derecha como Proud Boys han utilizado tácticas intimidatorias para interrumpir los eventos relacionados con el travestismo en Texas , Nevada y Oregón , así como en otros estados. 

Los hospitales infantiles de los Estados Unidos se enfrentan a crecientes amenazas de violencia, incluidas advertencias de bomba, impulsadas por una campaña anti-LGBTQ en línea que ataca las instalaciones que brindan atención a niños y adolescentes transgénero. 

Reacciones sobre el tiroteo en el bar LGBTQ

Jay Brown, vicepresidente senior de programas, investigación y capacitación de Human Rights Campaign, comentó que los estadounidenses no pueden ni deben separar estos actos de violencia de los esfuerzos sancionados por el Estado para limitar los derechos LGBTQ.

“Hemos visto más de 340 proyectos de ley anti-LGBTQ presentados este año. Hemos visto un gran aumento en la retórica discriminatoria en línea y por parte de los políticos, y hemos visto amenazas reales”, denunció.

En Colorado, por ejemplo, Brown señaló que la legisladora republicana y activista por los derechos de las armas Lauren Boebert ha criticado a los drag en los últimos meses, y en agosto advirtió a "todas las drag queens" que "se mantuvieran alejadas de los niños en el tercer distrito de Colorado".

Boebert ha usado insultos para describir a las personas transgénero, y llamó a la Ley de Igualdad “supremacía gay”. También ayudó a promover la idea de que las personas que apoyan a los adolescentes LGBTQ son “preparadores”.

“El nivel de miedo que siente la comunidad es real y muchos de nuestros líderes electos en realidad tienen cierta responsabilidad por crear un nivel de discurso que alimenta ese miedo”, comentó Brown.

Aunque Colorado ha sido durante mucho tiempo uno de los estados más amigables con LGBTQ del país, los ataques recientes se han intensificado hasta un punto en el que los defensores dicen que ningún lugar se siente seguro.

Fuente principal de la noticia: The Washington Post.

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS