La Corte Suprema de 2010 dejó el legado de la decisión Citizens United, la cual ha permitido que las empresas influyan sobre los procesos electorales a través de donaciones corporativas que tienen mucho mayor poder que las individuales. FOTO: Wikimedia.
COMPARTE

Washington es un mercado a cielo abierto para la compra de influencias.

Muchos dicen, con razón, que 2022 es el año en el cual la democracia liberal se defendió. Entre los increíbles esfuerzos del pueblo ucraniano por recuperar algunos territorios ocupados, la valentía de los disidentes iraníes que se manifiestan contra el apartheid de género y la brutalidad del gobierno, y el hecho de que el proceso de las elecciones intermedias en Estados Unidos se haya desarrollado sin problemas, hay muchas razones para pensar que últimamente los autócratas y los regímenes corruptos han sufrido reveses importantes.

Dicho esto, me sigue preocupando el estado de la política en Estados Unidos, en el sentido de que gran parte de ella está comprada y pagada por las empresas. Todos sabemos que la cantidad de dinero que se gasta en las elecciones ha aumentado de manera constante durante las últimas décadas. Las elecciones presidenciales de 2020 fueron las más caras de la historia (con más de $14.000 millones gastados) y las de 2024 probablemente las superarán (también acabamos de ver las elecciones intermedias más caras de la historia).

Las empresas gastan miles de millones en comprar influencias, y hay un gran número de estudios académicos que demuestran que esto les está dando resultado (en un estudio de 2021 se halló que un dólar invertido en influencias políticas se asocia con $20,67 en incremento de ganancias anuales a futuro; podría enumerar una docena de otros estudios con resultados similares). Los gobiernos extranjeros hacen lo mismo. Hace unos días, el Consejo Nacional de Inteligencia publicó un informe que muestra que los Emiratos Árabes Unidos utilizaron donaciones de empresas, grupos de presión política, subvenciones a universidades y otros tipos de gastos ($164 millones desde 2016) para influir en la política exterior de Estados Unidos durante varios años.

No se trata de un intento nefasto de aprovechar la desinformación por medios ilegales. Se trata de un gobierno amigo que compra poder a través de medios legales. Y ese es el problema. Los comités de acción política empresariales, el caso Citizens United, y todo tipo de lagunas en nuestro muy permeable sistema político han convertido a Washington en una especie de mercado a cielo abierto para la compra de influencias. Da buenos resultados, y la gente lo sabe. De hecho, el otro día recibí un informe de investigación de una empresa de gestión de inversiones que plantea una estrategia de cartera muy convincente basada en la compra de empresas con poder de lobby desaprovechado. Guau. Simplemente, guau.

Para mí, esto es un gran problema en un mundo en el cual Estados Unidos intenta presentar los "valores" como su ventaja competitiva frente a China. Apoyar la democracia liberal es una cosa. Pero ¿y si la democracia está en venta? Esta fue la única y terrible verdad que Donald Trump incluyó en su propia mezcla de mentiras mientras era presidente. En lo que debe ser la mayor ironía de todos los tiempos, un tipo de bienes raíces corrupto de Queens básicamente le dijo al país: "Oigan, ¿ven esos políticos y directores ejecutivos en la trastienda? Ellos tienen al sistema amañado". Y después, regresó y siguió jugando al póquer con ellos e invitó a todos los demás a hacer lo mismo.

Independientemente de que Trump vuelva a ser el candidato Republicano o no (lo cual dudo), el problema sigue existiendo. He estado pensando en esto en relación con el problema que tiene Estados Unidos con Taiwán. Si Estados Unidos espera enfrentarse alguna vez a China por el tema Taiwán, debe construir una alianza global. Pero es más difícil construir esa alianza en estos días, porque está muy claro que EEUU está lidiando con profundos niveles de corrupción en su propio sistema. ¿Cómo combatir el cinismo a nivel nacional y mundial sobre nuestra economía política, que parece estar en venta al mejor postor? ¿Podemos recuperar nuestros valores? Y, en todo caso, ¿cuáles son nuestros valores? Ed, me encantaría escuchar tu opinión sobre todo esto.

Edward Luce responde

Rana, no tengo ninguna duda de que el rol que tiene el dinero en la política estadounidense está peor que nunca. La culpa la tiene la sentencia que dictó la Corte Suprema de 2010 en el caso Citizens United. A menos que haya una revolución judicial, lo cual es muy poco probable, es difícil imaginar que Estados Unidos vuelva a imponer las regulaciones monetarias con las que ha soñado brevemente en varios momentos desde la presidencia de Richard Nixon. A pesar de haber vivido aquí durante muchos años, me parece indefendible equiparar los límites al gasto político con la restricción de la libertad de expresión. Prácticamente significa que cuanto más rico eres, más libertad de expresión tienes, lo cual constituye una receta para la oligarquía. Según la mayoría de las mediciones analíticas, Estados Unidos es realmente una oligarquía. No estoy seguro de que el lobby de las empresas sea mucho peor que antes, pero eso es poco consuelo. Washington siempre ha sido el escenario de los intereses especiales y siempre ha habido un flujo de trabajo a tres bandas entre el Capitolio, las agencias reguladoras y la maquinaria de los grupos de presión de K Street (relaciones gubernamentales/bufetes de abogados, empresas de relaciones públicas). De nuevo, haría falta una improbable revolución para cambiar eso. El derecho de solicitar al gobierno está escrito en la Constitución.

En cuanto a Trump, aunque su caché está disminuyendo, todavía puede emerger como el candidato presidencial Republicano si el campo de las elecciones primarias se fragmenta. Así fue como se abrió paso en 2016. Tengo una expectativa razonable de que luego pasaría a perder las elecciones de 2024, pero no una firme convicción. Las elecciones intermedias fueron un shock positivo porque la mayoría de los negadores de las elecciones apoyados por Trump perdieron. Sin embargo, decenas de Republicanos de MAGA resultaron electos. Lo mejor que puede esperar la democracia oligárquica estadounidense es una nueva derrota del trumpismo en 2024, esté o no el nombre de Trump en las papeletas. Incluso entonces, siendo honestos, me resulta difícil imaginar la profunda limpieza de la corrupción de Washington que haría falta para crear una democracia estadounidense más vibrante y receptiva. Ese tipo de cambio suele producirse mediante la guerra o la revolución. Los lectores de Apuntes desde el Pantano que estén familiarizados con The Logic of Collective Action y The Rise and Decline of Nations de Mancur Olson entenderán por qué (ambos siguen siendo libros esenciales).

Rana Foroohar, Edward Luce

Derechos de Autor - The Financial Times Limited 2021.

© 2021 The Financial Times Ltd. Todos los derechos reservados.  Por favor no copie y pegue artículos del FT que luego sean redistribuidos por correo electrónico o publicados en la red.

Lea el artículo original aquí.

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS