Una representación gigante del trofeo del Mundial de Fútbol en la inauguración del campeonato Qatar 2022 en el estadio Al Bait en Al Khor (Catar). El mundial se realiza del 20 de noviembre al 18 de diciembre de 2022. FOTO: EFE/ Rodrigo Jiménez.
COMPARTE

Occidente tendrá que asumir compromisos morales mucho más serios a medida que el centro del poder mundial se desplace hacia otro lugar.

En los años posteriores al 11 de septiembre, a medida que la simpatía liberal por Estados Unidos se iba agotando, se oía mucho lo siguiente:

Occidente no está en condiciones de juzgar a las partes menos democráticas del mundo. Al regañar particularmente a Oriente Medio, se corre el riesgo de parecer antimusulmán. Los regímenes no son malos, ni mucho menos "malvados", solo son el resultado de culturas locales que los norteamericanos no viajados no entienden. Aunque las cosas fueran tan blancas y negras, resulta vergonzoso haber cortejado a los Estados árabes en el pasado como proveedores de petróleo o como piezas de ajedrez de la guerra fría. ¿Sabía, por cierto, que en Texas todavía se ejecuta a la gente?

Tal era este relativismo, esta negativa a hablar mal de lo que ahora es el "sur global", que Christopher Hitchens abandonó la izquierda. El distanciamiento había comenzado cuando sus compañeros se equivocaron sobre el caso Rushdie en 1989.

Por eso, ahora que los liberales condenan con tanta vehemencia al anfitrión de la Copa del Mundo, Catar, es lógico burlarse de ellos. "¿Qué te retuvo?" y así. "Ahora todos somos neoconservadores", etc. Hace una generación, su discurso no solo era “detengan la guerra en Irak” (si tan solo esa campaña hubiera triunfado). Era que los valores occidentales no eran para todos. Hoy, en materia de sexo, de normas laborales, de libertad de prensa, parece que hay un mínimo universal que debe obligar a todos los países.

¿Y si estaban más cerca de la verdad la primera vez? El relativismo de los años noventa tuvo sus problemas. Casi sugería que los países no blancos debían mantener un estándar más bajo. Despreciaba a los valientes reformistas de las autocracias y concedía el argumento central de sus opresores. Sin embargo, era prudente. Comprendía los límites de la influencia occidental en el mundo.

Cuánto más estrictos son esos límites ahora. A juzgar por las críticas a Catar, mucha gente no está preparada psicológicamente para lo que queda de este siglo. Ya sea que China supere a Estados Unidos o no, es probable que el centro del poder mundial se aleje de las democracias consolidadas (solo hace falta mirar las proyecciones de las mayores economías para 2050). Tendrá que haber un modus vivendi. Si un torneo deportivo en un estado del Golfo es demasiado, entonces, ¿qué es lo que se puede permitir? ¿No debería Mario Draghi, como primer ministro italiano, haber firmado un acuerdo de gas con Argelia el pasado verano? ¿No debería EEUU desarrollar su ya extensa embajada en Bangkok, dadas las leyes de lesa majestad y la democracia intermitente allí? En cuanto a Catar mismo, ¿resulta que el sportswashing, o blanqueamiento deportivo, de un régimen está mal, pero enriquecerlo directamente a través de las importaciones de energía sí está bien? Si es así, ¿bajo qué argumentos morales o estratégicos?

Vietnam, ese país de 100 millones de habitantes que se beneficia del friend-shoring, "no es libre", según los cálculos del organismo de control estadounidense Freedom House. Indonesia, el cuarto país más poblado de la Tierra, es solo "parcialmente libre". También lo es gran parte del subcontinente, de donde proceden muchos de los trabajadores maltratados en Catar. No hay un equilibrio entre Occidente y China y no hay estrategia para Asia en absoluto sin la ayuda de algunos o todos estos países.

Hasta hace poco, los liberales parecían absorber y aceptar todo esto. El ascenso del "resto" era un tema que circulaba bastante incluso antes de que el proceso se pusiera en marcha. Pero la indignación por Catar (hemos tenido 12 años para acostumbrarnos a que sería anfitrión) ha sido impresionante. Me alegro. Prefiero el chovinismo de la Ilustración a la pretensión de que todos los modelos de gobierno son iguales. Este es el primer Mundial desde mi primera infancia por el cual no he suspendido esencialmente mi vida, y el descontento con el anfitrión debe ser parte de la razón.

Sin embargo, la indignación que algunos sienten revela algo más. Ahora es evidente que mucha gente ha hablado de la boca para afuera sobre la idea de un mundo cambiante, de un equilibrio de poder menos occidental, pero sin tener en cuenta sus consecuencias prácticas. Una Copa del Mundo en un Estado del Golfo no excepcionalmente despiadado: ¿creemos que es el fin de los compromisos morales?

La FIFA es condenada por venderse a los tiranos, como si pretendiera ser un club democrático en primer lugar. De hecho, se trata de una organización mundial, de la cual muchos de los miembros son países no liberales o corruptos, y que resulta que tiene su sede en Zúrich. Argentina en 1978 (bajo la junta) y Rusia en 2018 (mientras ocupaba Crimea) son los anteriores anfitriones de su principal torneo.

Si esta oscura organización escandaliza a la gente, imagínense la reacción de las grandes naciones occidentales que naveguen este siglo. Han pasado cuatro meses desde que Joe Biden chocó los puños con el príncipe heredero de Arabia Saudí. Después de hablar de un enfrentamiento entre democracias y autocracias, el presidente estadounidense parece definir ahora al enemigo de forma más precisa como Rusia y otros revisionistas activos del sistema mundial. Él sabe que la victoria depende de alistar a los aliados que no están a la altura del ideal de gobierno de Jefferson. Otros tardan más en darse cuenta de lo mismo. Los liberales han cambiado el relativismo por una conciencia universal justo cuando el mundo hace que tal cosa sea inasequible.

Janan Ganesh

Derechos de Autor - The Financial Times Limited 2021.

© 2021 The Financial Times Ltd. Todos los derechos reservados.  Por favor no copie y pegue artículos del FT que luego sean redistribuidos por correo electrónico o publicados en la red.

Lea el artículo original aquí.

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS