Los manifestantes muestran tarjetas rojas simbólicas a la FIFA mientras participan en una manifestación para crear conciencia sobre la situación de los derechos humanos de las personas LGBT+ en Qatar, en la asociación RainbowHouse en Bruselas, Bélgica, el 23 de noviembre de 2022, antes del primer partido de la nacional belga. equipo contra Canadá. Foto: Archivo - EFE/EPA/OLIVIER HOSLET
COMPARTE

El Mundial que se está desarrollando en Qatar sigue evidenciando los problemas relacionados con los derechos LGBTQ+, la FIFA, los equipos y los fanáticos.

Este sábado, dos fanáticos alemanes le informaron a CNN que agentes de seguridad del estado del Golfo, les solicitaron que se quitaran los artículos que poseían con los colores del arcoíris mientras iban a ver el juego de la Copa Mundial entre Francia y Dinamarca.

El incidente ocurrió en la estación de metro de Msheireb, en Doha, cuando Bengt Kunkel, quien usaba una banda para el sudor con los colores del arcoíris, y su amigo, que tenía un brazalete de color similar, se negaron a entregar los artículos. El arcoíris es el símbolo con el que se identifica la comunidad LGBTQ+.

Luego de trasladar a los alemanes hacia un lado, un grupo de guardias de seguridad finalmente los dejó ir con la condición de que guarden los artículos en sus bolsillos.

"De la nada. Tomaron a mi amigo del brazo de manera bastante agresiva y lo empujaron lejos de la multitud y le dijeron que se quitara [el brazalete]”, contó Kunkel a CNN. "Luego me llevaron con él. Dijeron: ‘Te lo quitas y lo tiras a la basura o llamamos a la policía’".

Te puede interesar: Cinco cosas que no se pueden hacer en el Mundial de Qatar

La pareja no quiso botar sus artículos a la basura: "Tuvimos una pequeña discusión, fuimos respetuosos y dijimos: 'No lo vamos a tirar pero lo vamos a meter en el bolsillo'", agregó Kunkel, quien además de ir al Mundial para disfrutar del torneo, ​también lo hizo para hablar sobre temas LGBTQ+ y Qatar 2022.

Se les permitió caminar hasta la plataforma de la estación donde CNN los acompañó al partido. El acompañante de Kunkel se negó a contar su parte de la historia.

Una vez fuera del Estadio 974, Kunkel se volvió a poner el brazalete y la muñequera con los colores del arcoíris y atravesó el control de seguridad. Al alemán de 23 años le cedieron el paso, aunque fue llevado a un lado.

Lo detuvieron cuatro veces más antes de que se le permitiera sentarse dentro del estadio con los artículos de los colores del arcoíris.

Fuente principal de la noticia: CNN

COMPARTE

MÁS INFORMACIÓN


ÚLTIMAS NOTICIAS