EEUU y la UE están revisando en detalle las políticas de censura de Twitter bajo el nuevo liderazgo de Elon Musk. FOTO: EFE/EPA/JOHN G. MABANGLO.
COMPARTE

El comisionado de la UE advierte al multimillonario que debe cumplir con las normas, al tiempo que Janet Yellen asegura que Washington podría investigar la adquisición.

Elon Musk está recibiendo nuevas presiones proveniente de EEUU y la UE con relación a su propiedad de Twitter. Los reguladores están tomando medidas para frenar el intento del multimillonario de transformar la red social en un refugio para la libertad de expresión.

La Comisión Europea amenazó el miércoles a Musk con una prohibición, a menos que Twitter se atenga a estrictas normas de moderación de contenidos, mientras la secretaria del Tesoro de EEUU, Janet Yellen, afirmó que Washington está evaluando su compra de la red social.

La advertencia de Bruselas se produjo durante una videollamada entre Musk y Thierry Breton, el comisionado de la UE encargado de aplicar las normas digitales del bloque, según personas con conocimiento de la conversación.

Breton dijo a Musk que Twitter debe cumplir una lista de verificación de reglas, entre las que se encuentran la eliminación del sistema "arbitrario" para reestablecer a los usuarios prohibidos, perseguir de manera "agresiva" la desinformación y aceptar una "extensa auditoría independiente" de la plataforma para el próximo año.

Le advirtieron a Musk que, a menos que cumpla esas normas, Twitter se arriesgaba a infringir la nueva Ley de Servicios Digitales (LSD) de la UE, la cual establece la norma mundial sobre la forma en que las grandes empresas tecnológicas deben vigilar los contenidos en Internet. Breton reiteró que Twitter podría enfrentarse a una prohibición en toda Europa o a multas de hasta el 6 por ciento de la facturación mundial si no cumple la ley.

El propietario de Twitter dijo en repetidas ocasiones que pensaba que la LSD era "muy sensata", dijeron personas informadas de la conversación, y que había leído la legislación y opinaba que debería aplicarse en todo el mundo. Musk ha dicho anteriormente que Twitter respetará todas las leyes pertinentes.

Entre las exigencias de la UE está que Musk proporcione criterios claros sobre qué usuarios corren el riesgo de ser prohibidos. Musk ha restablecido la cuenta de Donald Trump después de realizar una encuesta entre los usuarios sobre si el expresidente de EEUU debería poder volver a la red social.

En una entrada de blog, Twitter dijo que ninguna de sus políticas había cambiado y que su equipo de confianza y seguridad seguía siendo "fuerte y con buenos recursos", pero añadió: "Nuestro enfoque para la aplicación de políticas se basará más en la desamplificación del contenido infractor: libertad de expresión, pero no libertad de alcance".

La empresa dijo que seguía tratando de "promover y proteger la conversación pública", aunque ha cambiado su "manera de experimentar" al someterse a más "pruebas públicas".

Altos funcionarios de la UE han expresado que les preocupa que Twitter no tenga suficiente personal para cumplir con las nuevas normas después de que Musk despidió a más de la mitad de su plantilla de 7.500 trabajadores este mes.

En Estados Unidos, el escrutinio de las autoridades sobre Twitter parece centrarse en la propiedad extranjera de la plataforma de medios sociales. En sus comentarios en una conferencia del New York Times, Yellen mencionó el Comité de Inversiones Extranjeras en EEUU (CFIUS, por sus siglas en inglés) cuando se le preguntó por Twitter, al decir que estudiaba las transacciones que implicaban "inversiones extranjeras... para ver si crean un riesgo para la seguridad nacional".

La secretaria del Tesoro añadió: "No hacemos comentarios sobre los trabajos que están en curso. Pero si existen tales riesgos, sería conveniente que el CFIUS echara un vistazo".

Las presentaciones de valores muestran que el príncipe Alwaleed bin Talal bin Abdulaziz de Arabia Saudita transfirió 35 millones de acciones, o el 3,5 por ciento del total de las acciones de la compañía cotizante Twitter, a la nueva empresa privada como parte de la compra de Musk por $44 mil millones.

Kingdom Holding Company, un fondo de inversión controlado por el príncipe, posee participaciones en empresas estadounidenses, como Citigroup, Uber y Lyft, según su página web.

El presidente de EEUU, Joe Biden, dijo este mes que la "cooperación" de Musk con otros países "merece ser estudiada" por las autoridades estadounidenses. Aunque la propia Yellen había descartado anteriormente la posibilidad de una investigación de este tipo, el miércoles dijo que se había "equivocado".

Javier Espinoza en Bruselas, James Politi en Washington, Cristina Criddle en Londres y Hannah Murphy en San Francisco

Derechos de Autor - The Financial Times Limited 2021.

© 2021 The Financial Times Ltd. Todos los derechos reservados.  Por favor no copie y pegue artículos del FT que luego sean redistribuidos por correo electrónico o publicados en la red.

Lea el artículo original aquí.

COMPARTE

MÁS INFORMACIÓN


ÚLTIMAS NOTICIAS