Las posturas polarizadas de los políticos republicanos probablemente obstaculizaron el desarrollo de la lucha contra el Covid durante la presidencia de Donald Trump y es posible que hasta le hayan costado la reelección. FOTO: Washington Post - Jabin Botsford.
COMPARTE

Muchos países han sufrido divisiones partidistas ante la vacunación contra el Covid, pero éstas han sido más letales en EEUU que en otros lugares.

Opinion de John Burn-Murdoch.

Es difícil precisar con exactitud cuándo el Partido Republicano se convirtió en el partido anti-ciencia, pero el proceso comenzó probablemente en la década de 1980, cuando la derecha cristiana surgió por primera vez como una fuerza importante en la política conservadora estadounidense.

Desde entonces, el viaje ha sido tranquilo y rápido. En 1982, el 50 por ciento de los republicanos que se identificaban como tales declararon en la encuesta social general estadounidense que tenían "mucha confianza" en la comunidad científica. Veinte años después, el 50 por ciento había pasado a ser el 40 por ciento, y el año pasado sólo un tercio de los republicanos mantenía esa opinión, frente a dos tercios de los demócratas.

El Partido Republicano se ha convertido en el partido anti-ciencia en EEUU al disminuir drásticamente la confianza en la comunidad cientifica entre sus seguidores. FUENTE: Financial Times.

Sería fácil descartar esta tendencia por considerarla simplemente una exasperación —un obstáculo para avanzar en la lucha contra el cambio climático y una fuente de irritación en las reuniones familiares. Sin embargo, en los últimos 18 meses, la politización de las actitudes hacia la ciencia puede haber costado directamente hasta 60.000 vidas estadounidenses.

Esta es la cruda consecuencia de un nuevo estudio de la escuela de salud pública de Yale, según el cual desde que las vacunas contra el Covid están ampliamente disponibles en EEUU, la tasa de mortalidad de los republicanos registrados en Ohio y Florida aumentó un 33 por ciento durante la ola de Covid del invierno del año pasado, en comparación con el aumento de sólo un 10 por ciento entre los demócratas.

Las tasas de mortalidad entre Republicanos han sido mucho más altas desde que se aprobaron las vacunas para el Covid. FUENTE: Financial Times.

Las tendencias de mortalidad de los dos grupos se habían seguido de cerca antes de la pandemia, y ambas se dispararon juntas en 2020, pero cuando la ciencia presentó al mundo un escudo protector, los republicanos se resistieron a aceptarlo.

Para ser claros, las actitudes antivacunas no son patrimonio exclusivo de la derecha estadounidense, pero la amplitud y profundidad de la politización y polarización en EEUU superan con creces lo que vemos en cualquier otro lugar del mundo desarrollado. En mayo de 2021, entre todos los adultos estadounidenses aptos para la vacunación, menos de la mitad de los republicanos habían aceptado inmunizarse, frente al 82 por ciento de los demócratas. Al otro lado del Atlántico, Gran Bretaña mostró un frente mucho más unido: tanto los votantes laboristas como los conservadores acudieron en masa, ya que se vacunó el 90 por ciento de los adultos elegibles. Incluso entre los partidarios del partido populista y antisistema Reform, se presentó el 70 por ciento.

La política francesa y alemana no escapó a la politización. Según los últimos datos, el 40 por ciento de los habitantes de las zonas que más apoyan al partido de ultraderecha Alternativa para Alemania aún no se han vacunado, frente a un tercio de los habitantes de las zonas que más votaron a los partidos populistas franceses, pero estos porcentajes palidecen en comparación con el corazón del Partido Republicano, donde más del 55 por ciento siguen sin vacunarse.

El Partido Republicano está mas identificado con una postura anti-vacunas que cualquier otro partido o causa política de ente sus homólogos en el mundo desarrollado occidental. FUENTE: Financial Times

Desde que se dispone de vacunas, las tasas de mortalidad por Covid son ahora casi tres veces superiores en las zonas republicanas que en las dominadas por los demócratas.

Ante la posibilidad de que las pandemias se repitan en el futuro, las actitudes antivacunas y los movimientos populistas que las propician seguirán obstaculizando las campañas de salud pública en todo el mundo. Pero ningún país desarrollado tiene un problema tan arraigado y letal como Estados Unidos.

John Burn-Murdoch es el periodista en jefe para cifras estadísticas del Financial Times.

Derechos de Autor - The Financial Times Limited 2021.

© 2021 The Financial Times Ltd. Todos los derechos reservados.  Por favor no copie y pegue artículos del FT que luego sean redistribuidos por correo electrónico o publicados en la red.

Lea el artículo original aquí.

COMPARTE

MÁS INFORMACIÓN


ÚLTIMAS NOTICIAS