Las redes sociales y las plataformas no habían experimentado un caso como este. Foto Tracy le Blanc / Pexels
COMPARTE

Este martes  los abogados de Google, Facebook y Twitter se presentaron ante el Tribunal Supremo de Estados Unidos, y volverán el miércoles, para defender a sus respectivas empresas del alcance de la sección 230, la norma que ha sido la base fundamental para el funcionamiento de la era digital desde hace mucho tiempo. 

Todas las plataformas digitales desde años atrás se han valido de la sección 230 para resguardarse legalmente de la forma con la que lo utilicen sus usuarios. 

Pero con el caso Gonzalez contra Google y Twitter contra Tamneeh las cosas pueden estar cambiando.

 Así es como llegó al tribunal en una demanda presentada por la familia de Nohemi González, una estadounidense de 23 años que murió durante los atentados de Noviembre de 2015 en Paris perpretados por ISIS.

La familia de Nohemí demandó al amparo de la Ley Antiterrorista, alegando que Google (propietaria de YouTube) ayudó al reclutamiento del ISIS al permitir que la organización terrorista publicara videos en YouTube que incitaban a la violencia y trataban de reclutar a posibles miembros, así como recomendar vídeos del ISIS a los usuarios a través de sus algoritmos.

Y por otro lado, El segundo caso, Twitter contra Taamneh, se centra en el el asesinato de Nawras Alassaf,  jordana con familia estadounidense, que murió en un atentando en Estambul en 2017. ISIS también reivindicó este acto de asesinato masivo. 

Ambos han están teniendo su audiencia entre el martes y el miércoles

¿Y qué está pasando con eso? 

Ambas demandas —una contra Google y otra contra Twitter— sostienen que, aunque las empresas tecnológicas no sean responsables del contenido de las publicaciones de los usuarios, sí deberían serlo de lo que sus algoritmos promueven o sugieren.

Las empresas de tecnología y redes sociales han expresado su preocupación por esta posibilidad, argumentando que podría resultar en una moderación excesiva que, a su vez, podría conducir a la censura de las opiniones de los usuarios y, en última instancia, poner en peligro la libertad de expresión en línea.

  • Internet, tal y como lo conocemos, podría cambiar, ya que se llevarán a cabo dos audiencias orales: los casos González contra Google y Twitter Inc. vs. Taamneh contra. Estos casos ponen en juego la Sección 230, la norma que ha sido la base fundamental para el funcionamiento de la era digital desde hace mucho tiempo. 

¿Qué es la sección 230? 

- El artículo 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones (Communications Decency Act), aprobada en 1996, establece que un "servicio informático interactivo" no puede ser tratado como editor o emisor de contenidos de terceros. 

- Esto protege a los sitios web de demandas si un usuario publica algo ilegal, salvo algunas contemplaciones. 

Básicamente, la ley es la que está yendo a juicio, en cualquiera de los dos casos. 

¿Qué se debate aquí? 

La batalla legal marca la primera vez que el tribunal considera el alcance de la ley, y la pregunta ante los jueces es si la Sección 230 exonera a plataformas como YouTube, Facebook y Twitter cuando hacen recomendaciones específicas de información a los usuarios. 

Sin embargo, la preocupación de la industria tecnológica no es sólo que el tribunal pueda fallar en su contra, sino que una sentencia del Tribunal Supremo,  que limite la Sección 230, pueda causar problemas imprevistos en un futuro tales como que la sección de la ley desaparezca y, por ende, cualquier contenido en redes sociales sea responsabilidad de empresas como Youtube, Twitter o cualquiera.

En consecuencia, cualquier publicación que haga un usuario, sea cual sea su índole, sería responsabilidad de la plataforma. Es allí donde toda la industria se vería en problemas por casi cualquier tipo de opinión.

COMPARTE
últimas noticias