francisco oropeza texas shooter
En la imagen el tirador, Francisco Oropeza, de 38 años, quien continúa fugado | FOTO: FBI Houston

Francisco Oropeza, de 38 años, disparó el viernes por la tarde y asesinó a cinco personas con un rifle AR-15. Entre ellas al hijo de Wilson García, que tenía 9 años, y a su esposa Sonia Argentina Guzmán, de 25 años. 

García le contó a la agencia de noticias AP que él ni siquiera le había pedido a su vecino que dejara de disparar el arma con la que hacía ruido y ponía en peligro a la comunidad. Así que, según García, él y otras dos personas fueron a casa de su vecino para pedirle “respetuosamente” que disparara más lejos de su casa.

“Nos dijo que estaba en su propiedad y que podía hacer lo que quisiera”, declaró García el domingo tras una vigilia en Cleveland (Texas) por su hijo de 9 años, que murió en el ataque que se produjo poco después.

García sí llamó a la policía después de que Oropeza rechazara la petición de parar los disparos. En total, llamaron cinco veces a las autoridades, el operador de 911 le dijo que la ayudaba estaba llegando.

Texas: cinco hondureños muertos tras ataque de hombre armado con rifle AR-15

Y entonces, entre 10 y 20 minutos después de que García regresara de la casa de Oropeza, el hombre empezó a correr hacia él y a recargar.

“Le dije a mi mujer: ‘Entra dentro. Este hombre ha cargado su arma”, dijo García. “Mi mujer me dijo que entrara porque ‘no me va a disparar, soy mujer'”.

El pistolero se acercó a la vivienda y comenzó a disparar. La esposa de García, Sonia Argentina Guzmán, de 25 años, estaba en la puerta principal y fue la primera en morir.

En la casa del matrimonio García-Guzmán había 15 personas. 

Entre los muertos también se encontraban el hijo de García, Daniel Enrique Laso, y dos mujeres que murieron mientras protegían al bebé y a la hija de dos años de García. García dijo que una de las mujeres le había dicho que saltara por la ventana “porque mis hijos estaban sin madre y uno de sus padres tenía que seguir vivo para cuidarlos”.

“Intento ser fuerte por mis hijos”, dijo García, llorando. “Mi hija más o menos lo entiende. Es muy difícil cuando empieza a preguntar por mamá y por su hermano (mayor)”.

La huida del tirador

La policía recuperó el rifle AR-15 que Oropeza utilizó en el tiroteo. Las autoridades no estaban seguras de si Oropeza llevaba otra arma después de que se encontraran otras en su casa, pero dijeron que debía ser considerado armado y peligroso.

García, su esposa e hijo asesinados y las otras tres víctimas -Diana Velázquez Alvarado, de 21 años; Julisa Molina Rivera, de 31; y José Jonathan Casarez, de 18- eran de Honduras. El domingo ya se había retirado la cinta policial alrededor de la casa de García, donde algunas personas pasaron a dejar flores.

El resto de los vecinos afirman tener miedo de que el hombre no haya sido capturado. 

Love and Death: la serie de HBO Max basada en un asesinato en Texas

La policía fue de puerta en puerta el domingo con la esperanza de encontrar alguna pista que les condujera al sospechoso. El gobernador Greg Abbott ofreció una recompensa de $50 mil y las autoridades locales y el FBI también contribuyeron, con lo que el total asciende a $80 mil por cualquier información sobre el paradero de Oropeza.

“Puedo decirles ahora mismo que no tenemos ninguna pista”, declaró a la prensa James Smith, agente especial del FBI a cargo del caso, al tiempo que volvía a pedir pistas a la población de la localidad rural situada al norte de Houston donde se produjo el tiroteo poco antes de la medianoche del viernes.

últimas noticias


Sucesos

El caso de Hickman's Family Farms

MS-13: "Te unís o te morís"


Política

La representante Tricia Cotham deja el Partido Demócrata para unirse al Republicano


Nacional

En Florida preparan ley contra los periodistas y medios de comunicación