Migrantes como estos venezolanos se exponen a grandes peligros para llegar a EEUU, y sin embargo muchas veces terminan viviendo en algún país vecino en vez de su destino final deseado. FOTO: Federico Ríos Escobar - The New York Times.
COMPARTE

La presión sobre los políticos para que respondan es enorme, pero no hay soluciones fáciles.

Opinión de Gideon Rachman

Los diplomáticos que diseñan las políticas exteriores occidentales están preocupados por Rusia y China. Pero la pregunta internacional que más preocupa a sus líderes políticos es la inmigración. Como dice un cercano asistente del presidente Joe Biden: "Si perdemos las próximas elecciones, será por la frontera sur, no por Ucrania".

La presión política generada por la migración está cerca de intensificarse en los Estados Unidos esta semana con la expiración del Título 42, una política de la era de la pandemia que permitía la expulsión rápida de migrantes indocumentados por motivos de salud pública. Los funcionarios estadounidenses están preparados para que hasta 13.000 posibles migrantes crucen la frontera mexicana cada día, más del doble del número actual.

La Casa Blanca está enviando tropas a la frontera para demostrar su determinación. Pero Biden también se está preparando para un ataque político por parte de los republicanos.

El tema de los refugiados y migrantes también está candente en Europa. La primera ministro de Italia, Giorgia Meloni, hizo campaña prometiendo frenar los flujos a través del Mediterráneo. Pero los números que desembarcan en Italia son actualmente un 300% más altos que en el mismo período del año pasado. Casi 40.000 han cruzado hasta ahora este año y los números aumentarán con el mar más tranquilo del verano. Como en Estados Unidos, el fin de las restricciones pandémicas juega un gran papel en la oleada migratoria.

En Gran Bretaña, una promesa de "detener los barcos" de refugiados que cruzan el Canal es uno de los cinco principales compromisos del gobierno para el año. Los números pueden ser pequeños en comparación con los estándares de Estados Unidos, con 45.000 llegando al Reino Unido el año pasado, pero aun así generan titulares.

La guerra, el colapso social y la pobreza son los principales factores que impulsan a los refugiados. Pero la amarga experiencia en países como Libia, Líbano, Mali y Afganistán ha hecho que los países occidentales sean cada vez más cautelosos a la hora de comprometer tropas para tratar de estabilizar los estados fallidos. Es poco probable que alguien sugiera una intervención extranjera en Sudán, a pesar de que una guerra civil envuelve al país.

La realidad es que la mayoría de los refugiados de países como Sudán, Siria, Venezuela o Myanmar probablemente terminarán en países vecinos en lugar de en Estados Unidos o la UE. La llegada de millones de refugiados que huyen de la guerra o el colapso económico puede desestabilizar al país receptor. El colapso casi total del Líbano como estado ha sido impulsado en parte por su lucha para absorber a 1 millón de refugiados sirios en un país de 5,4 millones de personas.

Resaltar que los países más pobres son los que llevan principalmente la carga de albergar a los refugiados es poco probable que ayude a los líderes occidentales a ganar el argumento político en casa. La presión para "hacer algo" es enorme; y también lo es la escasez de soluciones realistas.

La derecha enfatiza los muros y las deportaciones. La izquierda tiende a hablar vagamente sobre el desarrollo económico y "rutas seguras y legales" para la migración. El desarrollo es mucho más fácil de solicitar que de conjurar. Las rutas seguras y legales para la migración son claramente deseables, pero el número de posibles migrantes siempre es probable que exceda el número de visas disponibles.

Los gobiernos de todos los colores políticos tratan de hacer acuerdos discretos con países que puedan actuar como depósitos informales de refugiados, como Turquía, México o Libia. Al hacerlo, aumentan la carga sobre esos países y otorgan un enorme poder político a líderes con los que a menudo se sienten incómodos, como el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan.

Pero hay poca evidencia de que las soluciones más punitivas funcionen mejor. Donald Trump tuvo mucho más éxito en reducir la inmigración legal que la migración ilegal. Las políticas inflexibles de Australia han inspirado al gobierno del Reino Unido. Pero la represión australiana dependió de la cooperación de vecinos mucho más débiles, como Papua Nueva Guinea y Nauru. Francia no será tan complaciente.

Las mismas sociedades que exigen soluciones inflexibles a menudo se alejan de sus consecuencias. En Estados Unidos, los abogados aún luchan por encontrar a los padres de 545 niños separados de sus familias bajo las políticas de "tolerancia cero" de deportación de Trump.

Cuando un país logra implementar políticas duras hacia los refugiados, a menudo simplemente desplaza el problema. El acoso de Hungría a los refugiados en 2015 fue parte de lo que persuadió a Alemania a abrir sus fronteras. Una visita de un ministro de Relaciones Exteriores de Italia a Francia acaba de ser cancelada después de una disputa sobre la migración.

En lugar de pelear, los países necesitan cooperar desesperadamente. Para tener alguna posibilidad de éxito, eso debe implicar a los países de origen, los países de tránsito y los países de destino. Y necesita una mezcla de medidas liberales y conservadoras. La aplicación de la ley y la inteligencia tienen un papel importante que desempeñar en la lucha contra los traficantes de personas.

Y aunque la charla vaga sobre el desarrollo no ayuda mucho a nadie, los proyectos específicos pueden funcionar. Kamala Harris, la vicepresidenta de los Estados Unidos, a menudo es acusada de no haber resuelto el problema en la frontera sur de Estados Unidos. Pero ha ayudado a crear algunas asociaciones público-privadas tras bastidores, que han llevado a miles de millones de dólares de inversión en América Central, dando a algunos posibles migrantes una razón para no abandonar su hogar.

Reducir el número de refugiados de manera humana y efectiva requiere una combinación meticulosa de diplomacia, aplicación de la ley y desarrollo específico. Las deportaciones y los muros hacen mejores titulares, pero peores políticas.

Gideon Rachman ha sido columnista en jefe para asuntos exteriores del Financial Times desde 2006.  Se unió al FT luego de una carrera de quince años en The Economist que incluyó puestos como corresponsal extranjero en Bruselas, Washington y Bangkok.  Sus intereses particulares incluyen la política externa de Estados Unidos, la Unión Europea y la globalización.

Derechos de Autor - The Financial Times Limited 2021.

© 2021 The Financial Times Ltd. Todos los derechos reservados.  Por favor no copie y pegue artículos del FT que luego sean redistribuidos por correo electrónico o publicados en la red.

Lea el artículo original aquí.

COMPARTE
últimas noticias


En vídeo


YouTube video

Sucesos

El caso de Hickman's Family Farms


YouTube video

Política

La representante Tricia Cotham deja el Partido Demócrata para unirse al Republicano


YouTube video

Nacional

En Florida preparan ley contra los periodistas y medios de comunicación