President Joe Biden walks with House Speaker Kevin McCarthy (R-Calif.) down the House steps at the Capitol in Washington, March 17, 2023. (Al Drago for The New York Times)
El presidente Biden camina con el orador de la Cámara, Kevin McCarthy (R-CA) en el Capitolio. Los adversarios políticos están por comenzar conversaciones clave sobre el límite de endeudamiento esta semana. FOTO: Al Drago - The New York Times.

El presidente Joe Biden dijo este domingo que cree tener la autoridad para utilizar la 14° Enmienda para abordar unilateralmente el techo de la deuda, pero reconoció que este camino podría enfrentar múltiples demandas que podrían llevar a la nación a la cesación de pagos si siguiera ese camino.

“Creo que tenemos autoridad”, dijo Biden a los periodistas en una rueda de prensa en Hiroshima, Japón. “La cuestión es si podría hacerse e invocarse a tiempo para que no fuera recurrida y, en consecuencia, pasara la fecha en cuestión y siguiera sin pagarse la deuda. Esa es una cuestión que creo que no está resuelta”.

Biden resaltó que los cuatro líderes del Congreso dijeron en una reciente reunión que estaban de acuerdo en que el país no incurriría en los impagos. “Así que asumo que lo que decimos va en serio y que encontraremos la manera de no caer en impago”, dijo Biden.

Las declaraciones del domingo fueron las más contundentes de Biden hasta la fecha sobre la 14ª Enmienda, que ha sido un punto de debate entre expertos jurídicos y funcionarios de la administración a medida que Estados Unidos se acerca al riesgo de impago.

El Departamento del Tesoro ha advertido de que Estados Unidos podría entrar en suspensión de pagos el 1 de junio si no se toman medidas para elevar el techo de la deuda.

La mayoría de los estadounidenses cree que el techo de la deuda debe subirse “sin condiciones”

La idea se basa en una frase de la 14ª Enmienda que dice que la deuda pública “no será cuestionada”, lo que, según sus defensores, significa que el presidente podría seguir emitiendo deuda unilateralmente si el Congreso no actúa.

Biden dijo a principios de mes que había estado “considerando” la 14ª Enmienda como una forma de eludir unilateralmente el techo de deuda, pero reconoció que no sería una solución viable a corto plazo.

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, advirtió anteriormente de que recurrir a la 14ª Enmienda podría desencadenar una “crisis constitucional”, calificándola de “una de las opciones no buenas” si el Congreso no actúa.

Sin embargo, los negocios pequeños están aterrorizados por la situación económica y como el techo de la deuda los afectará. 

Los republicanos pausan las conversaciones sobre el techo de la duda porque “no son productivas”

El impago a las empresas, pero también a las personas que dependen de las nóminas del gobierno, los cupones de alimentos, la seguridad social y otras prestaciones federales, podría propagarse rápidamente por la economía, afectando no sólo a las personas que no cobran, sino también a los supermercados donde compran, los restaurantes donde cenan y las guarderías donde dejan a sus hijos.

Según estimaciones de Moody’s Analytics, un impago podría tener rápidas consecuencias, como la pérdida de 7,8 millones de puestos de trabajo y de $10 billones de riqueza familiar.

Incluso si se llega a un acuerdo en el último minuto, muchos dicen que la reciente inestabilidad ya ha sacudido sus negocios y ha añadido tensión en un momento en que ya están luchando para hacer frente a los altos precios, el aumento de los costes de endeudamiento y el retroceso en el gasto de los consumidores.

Esa preocupación va más allá de las pequeñas empresas y se extiende a la economía mundial.

Techo de la deuda: Te explicamos cómo te puede afectar que no se llegue a un acuerdo

La Secretaria del Tesoro, Janet L. Yellen, ha advertido de una “catástrofe económica” si el Congreso no llega a un acuerdo a tiempo. La calificación crediticia de Estados Unidos se rebajaría, los costes de endeudamiento aumentarían y las acciones, los bonos y el dólar caerían en picado, lo que casi con toda seguridad abocaría a la economía a la recesión.

Estados Unidos perdió su codiciada calificación AAA en 2011, tras meses de bloqueo político sobre el límite de la deuda. A pesar de que los políticos ya habían llegado a un acuerdo, la agencia de calificación Standard & Poor’s dijo que la prolongada lucha era una señal de que la formulación de políticas de Estados Unidos se estaba “volviendo menos estable, menos eficaz y menos predecible de lo que creíamos anteriormente.”

“Un fracaso a la hora de elevar o suspender el límite legal de deuda desencadenaría graves turbulencias en los mercados financieros y llevaría a una recesión autoinfligida”, dijo Gregory Daco, economista jefe de EY-Parthenon. “Incluso una crisis a corto plazo tendría graves consecuencias para los mercados financieros, la economía y su reputación internacional”.

últimas noticias


Sucesos

El caso de Hickman's Family Farms

MS-13: "Te unís o te morís"


Política

La representante Tricia Cotham deja el Partido Demócrata para unirse al Republicano


Nacional

En Florida preparan ley contra los periodistas y medios de comunicación