Elon Musk llegando a la corte para una de las audiencias en el caso sobre Tesla que se le siguió en Nueva York hace pocos años. FOTO: Jefferson Siegel - The New York Times.
COMPARTE

Las iniciativas de IA del mil millonario son preocupantes dado su enfoque selectivo hacia las libertades cívicas y políticas.

Opinión Edward Luce

Las generaciones futuras podrían decir que el gran evento de 2023 fue cuando Elon Musk ideó TruthGPT, la "IA de búsqueda de la verdad máxima" que planea lanzar. Musk es muchas cosas: un ingeniero brillante, un arriesgado como nadie, un adolescente en cuerpo de hombre. Lo que no es, es alguien en quien se pueda confiar con una tecnología que podría asumir una influencia casi divina sobre nuestras vidas. De hecho, nadie lo es. Pero el punto sobre los multimillonarios libertarios es que tienen el dinero para hacer lo que quieran.

Hay aproximadamente ocho mil millones de razones por las cuales el resto de la humanidad debería ver eso como algo inquietante. Podríamos empezar con lo más básico: los libertarios estadounidenses rara vez deben ser tomados al pie de la letra. Generalmente comparten dos características. La primera es que son ricos. Es tan raro encontrar un libertario empobrecido como encontrar un socialista adinerado. La segunda razón es que su libertarismo rara vez se extiende más allá de sus libertades personales, especialmente la libertad de no pagar impuestos. La libertad de los demás es problema de ellos u otros.

Una vez que aceptas que la visión del mundo de Musk parece ser que debería poder hacer lo que quiera, su confusión filosófica deja de importar. Lo mismo se aplica a muchos de su grupo, como Peter Thiel, Ken Griffin y Charles Koch. Observemos lo que hacen, no lo que dicen. Muchos de ellos se apegan a la visión de la vida de John Galt, el individualista épico de Ayn Rand, el personaje ficticio en Atlas Shrugged, cuyo egoísmo se presenta como heroico. El mensaje de esta novela es que el egoísmo extremo puede ser extremadamente moral.

Algunos de los compañeros multimillonarios de Musk apoyan a Donald Trump, quien es la figura más anti-libertaria en la política de los EEUU. Si el expresidente es reelegido el próximo año, ha prometido aprobar una prohibición federal del aborto, deportar a millones de inmigrantes ilegales e imponer una prueba de lealtad a los empleados federales. Ha jurado ser la "represalia" de Estados Unidos.

Poco de esto encaja con las ideas sensatas de libertad. Muchos argumentan plausiblemente que el regreso de Trump significaría el fin de la democracia liberal de los EEUU. A los libertarios no parece importarles mucho esto. Trump, por supuesto, promulgó el mayor recorte de impuestos corporativos en la historia de los EEUU, una medida de $2tn (millones de millones) que benefició desproporcionadamente a los super ricos. Que Musk esté esta semana organizando el lanzamiento presidencial de Ron DeSantis en Twitter es una sutileza. El gobernador de Florida quiere ser Trump sin el drama personal.

La mayoría de los multimillonarios, ya sean de izquierda o derecha, piensan que se enriquecieron porque el gobierno se mantuvo al margen de sus vidas. Escuchas esta versión tanto de los amigos liberales de Mark Zuckerberg como de los conservadores. Sin embargo, esto suele ser amnesia conveniente. Tesla, por ejemplo, recibió $465 millones de dólares de dinero de estímulo de los contribuyentes en 2009. La investigación que resultó en el motor de búsqueda de Google fue financiada por la Fundación Nacional para la Ciencia en los años 90. Parecen cifras pequeñas hoy, pero fueron decisivas cuando estos grandes peces eran alevines.

Los valores libertarios de la libertad de expresión también son selectivos. Entre las democracias, los EEUU son únicos en interpretar cualquier restricción al gasto electoral como un ataque a la libertad de expresión. Eso significa que personas como Musk tienen infinitamente más poder que la persona promedio. No hay límites a lo que pueden aportar a sus causas o candidatos favoritos. Los $15 millones de Peter Thiel fueron críticos para que JD Vance ganara un escaño en el Senado de Ohio el año pasado. Tanto Thiel como Vance son admiradores de Viktor Orbán, el autodenominado primer ministro iliberal de Hungría.

Musk ha convertido a Twitter en su idea de una plataforma de libre expresión. Afirmó que Twitter estaba censurada por los liberales antes de su adquisición de $44 mil millones el año pasado. Sin duda, hubo casos en los que se colocaron banderas en tweets que iban en contra de la ciencia rápidamente evolutiva sobre el Covid, como el uso de mascarillas, por ejemplo. Sus directrices a menudo eran arbitrarias. Ahora, sin embargo, se está convirtiendo en un vehículo para el ego de Musk. La semana pasada tuiteó que George Soros, el multimillonario liberal, era una amenaza para la civilización: "Odia a la humanidad", dijo Musk. La demonización de Soros es una señal segura de que estás cayendo en el conspiracionismo oscuro. Basta con observar el comportamiento de Orbán, del presidente ruso Vladimir Putin o de Benjamin Netanyahu, primer ministro de Israel.

El amor de Musk por la libertad de expresión desaparece cuando se trata de China. Desafío a los lectores a encontrar una sola crítica que Musk haya hecho sobre la sociedad más censurada en la tierra. Twitter está bloqueado en China. Pero Tesla tiene una gran planta en Shanghai y planea abrir otra. "Diré lo que quiera decir y si la consecuencia de eso es perder dinero, entonces así sea", dijo Musk cuando se le preguntó sobre sus comentarios respecto a Soros. Eso fue engañoso. Musk puede tolerar las pérdidas en su proyecto de vanidad de Twitter. Pero ha apostado todo a Tesla. Criticar a China pondría en peligro el modelo de negocio de la empresa automotriz.

Musk, al igual que Thiel, tiene derecho a decir lo que le gusta e invertir su dinero donde quiera. Nada en Estados Unidos está amenazando seriamente eso. Pero esto no le da el derecho a ser tomado en serio. Cuanto antes la gente vea las motivaciones políticas de Musk por lo que son, no por lo que él afirma que son, mejor para la salud mental de la sociedad. Incluso si tuviera razón sobre las fallas del gobierno, Washington necesita poner una cerca de titanio alrededor de la IA.

Edward Luce es el editor nacional del Financial Times para EEUU y columnista sobre temas de política y economía.  Anteriormente era el jefe de la oficina de Washington y también ha desempeñado otros trabajos para el Financial Times alrededor del mundo.  Anteriormente era el principal redactor de discursos para el secretario del Tesoro, Lawrence H. Summers, durante la administración del Bill Clinton.

Derechos de Autor - The Financial Times Limited 2021.

© 2021 The Financial Times Ltd. Todos los derechos reservados.  Por favor no copie y pegue artículos del FT que luego sean redistribuidos por correo electrónico o publicados en la red.

Lea el artículo original aquí.

COMPARTE
últimas noticias


En vídeo


YouTube video

Sucesos

El caso de Hickman's Family Farms


YouTube video

Política

La representante Tricia Cotham deja el Partido Demócrata para unirse al Republicano


YouTube video

Nacional

En Florida preparan ley contra los periodistas y medios de comunicación