RIESGO. Los humedales también pueden prevenir inundaciones, por lo que rellenarlos podría limitar su capacidad para llevar a cabo esta función. Foto: Pexels
COMPARTE

La Corte Suprema restringió el jueves pasado una autoridad del gobierno federal para regular los  humedales, que son ecosistemas que, generalmente, están saturados de agua o inundados permanentemente, como los pantanos.

El alto tribunal argumentó que el gobierno federal sólo tiene jurisdicción sobre los humedales que tienen una “conexión superficial continua” con otras aguas reguladas, como lagos o ríos.

Esto significa que los humedales que no cumplan con esta definición estarán abiertos al desarrollo, a menos que se encuentren en un estado que tenga sus propios requisitos.

Mala decisión para cuerpos de agua

La decisión de la Corte Suprema de frenar las regulaciones federales para los humedales podría tener implicaciones de gran alcance para el agua en Estados Unidos.

  • Según los expertos, se espera que el fallo haga que el país se abra a una mayor contaminación del agua. Además de esto, también podría hacer que la nación sea más vulnerable a las inundaciones, reseñó The Hill. 
  • “La gente ya no necesitará un permiso para llenar los humedales”, dijo a The Hill Mark Ryan, ex especialista en litigios de la Ley de Agua Limpia en la Agencia de Protección Ambiental (EPA).
  • “Si eres un desarrollador y compras un terreno de cultivo con abundantes humedales, pero que no estaban justo al lado del río… podrías ir y comenzar a llenar esos humedales ahora. No necesitas un permiso a menos que el estado lo requiera”, dijo Ryan.

Se espera que un importante número de humedales se vean afectados por el fallo.

Los riñones del paisaje

Los científicos dicen que la potencial pérdida de más humedales como resultado de la decisión de la Corte Suprema podría conducir a una mayor contaminación del agua y más inundaciones.

  • Gary Lamberti, profesor de ciencias acuáticas en la Universidad de Notre Dame, describió los humedales como “los riñones del paisaje”.
  • “Estos humedales son una especie de bombas microbianas”, dijo. “Tienen sus propios microbios y bacterias, y otros tipos de organismos pequeños, que son increíblemente eficientes para eliminar, desintoxicar y luego convertir algunos de estos nutrientes y otros contaminantes que ingresan con el agua”.
  • Lamberti explicó que incluso si un humedal en sí mismo no toca directamente un río o un lago, es posible que esté conectado a aguas subterráneas.

“Esa agua subterránea que luego circula debajo de ese humedal y se filtra e infiltra largas distancias se convierte en suministro de agua”, dijo, y señaló que la contaminación que se propaga de esta manera podría tener un impacto particular para la población rural que bebe agua de pozo.

Curtis Richardson, director del Centro de Humedales de la Universidad de Duke, señaló que cuando se eliminan estos filtros naturales, esto tiene un impacto en los altos costos para tratar el agua, que pueden recaer en el contribuyente.

“Cada lugar donde los eliminamos, terminamos teniendo que gastar millones de dólares en plantas de tratamiento o tener agua contaminada”, dijo.

Los humedales también pueden prevenir inundaciones, por lo que rellenarlos podría limitar su capacidad para llevar a cabo esta función.

“Los humedales básicamente funcionan como una esponja”, dijo Summer Modelfino, directora de estrategia de la American Flood Coalition.

“Durante una tormenta, pueden absorber y almacenar grandes cantidades de agua y evitar que fluya río abajo y empeore las inundaciones para las comunidades”.

Modelfino señaló las cifras de un estudio de 2008 que encontró que los humedales costeros proporcionaban servicios de protección contra tormentas por un valor de $23 mil 200 millones.

Los expertos también han señalado que el problema podría empeorar por el cambio climático, que podría exacerbar las inundaciones.

La esperanza en cada estado

En última instancia, el impacto que tendrá el fallo en los humedales puede depender de las regulaciones que los estados tengan.

  • “Hay algunos estados que ya cuentan con sólidos programas de protección de humedales que son independientes de la Ley de Agua Limpia, por lo que es posible que el impacto no sea mucho”, dijo Royal Gardner, profesor de derecho en la Universidad de Stetson.
  • “Sin embargo, aproximadamente la mitad de los estados no tienen un programa regulador de humedales separado e independiente, o los estados dependían del uso de la sección 401 de la Ley de Agua Limpia... y en esos estados, ahí es donde se van a ver pérdidas potencialmente masivas”, agregó Gardner. 
COMPARTE
últimas noticias


Sucesos

El caso de Hickman's Family Farms

MS-13: "Te unís o te morís"


Política

La representante Tricia Cotham deja el Partido Demócrata para unirse al Republicano


Nacional

En Florida preparan ley contra los periodistas y medios de comunicación