Mitsubishi Motors
Esta decisión de Mitsubishi es un reajuste estratégico provocado por la disminución de las ventas en un mercado que está virando rápidamente hacia los vehículos eléctricos. | Foto: S. von Hoerst / Pexels.
COMPARTE

Mitsubishi Motors anunció este martes el cese de la producción de vehículos en China, ejemplificando un patrón más amplio de reducción de la presencia de los fabricantes de automóviles extranjeros en el mayor mercado automovilístico del mundo.

Tras semanas de especulaciones, el titán automovilístico japonés confirmó su decisión de detener la fabricación local y disolver su antigua empresa conjunta en China continental.

Esta decisión de Mitsubishi es un reajuste estratégico provocado por la disminución de las ventas en un mercado que está virando rápidamente hacia los vehículos eléctricos.

“El cambio hacia los vehículos eléctricos se está acelerando más rápido de lo esperado y los consumidores están experimentando rápidamente cambios significativos en sus elecciones de marcas y segmentos”, dice el comunicado de Mitsubishi.

El fabricante de automóviles sufrió una caída de las ventas en los últimos tres años debido a estos cambios del mercado.

La caída de Mitsubishi Motors en China

A pesar de lanzar un nuevo modelo en diciembre de 2022, las ventas de Mitsubishi no alcanzaron las cifras previstas, lo que llevó a una pausa en la producción desde marzo de este año para ajustar los niveles de inventario.

Como parte de su reestructuración empresarial, Mitsubishi traspasará su participación en la empresa conjunta china a su socio actual, Guangzhou Automobile Group Company (GAC).

GAC seguirá utilizando la planta de producción de vehículos eléctricos, convirtiéndose en el único propietario de la unidad creada en 2012. Mitsubishi prevé unas pérdidas de 24.300 millones de yenes (unos 162,2 millones de dólares) para el ejercicio fiscal que finaliza en marzo de 2024 debido a esta reestructuración.

Aún no se sabe si Mitsubishi seguirá vendiendo coches importados en China, ya que la empresa no ha respondido inmediatamente a las consultas relacionadas.

El cambio estratégico de Mitsubishi es paralelo a la reciente decisión de Stellantis de retirarse aún más del mercado chino.

 Stellantis, matriz de marcas como Jeep y Chrysler, accedió la semana pasada a vender activos críticos que antes poseía conjuntamente con su socio chino, Dongfeng Motor Group.

Este acuerdo indica una transición más amplia para Stellantis, que declaró en julio de 2022 su transición a un “enfoque de activos ligeros” en China, poniendo fin a su empresa conjunta china.

A pesar de estos cambios, Stellantis sigue vendiendo vehículos importados en China a través de concesionarios.

Por el contrario, Mitsubishi ya ha trazado planes para aumentar la inversión en otros lugares. El martes, la empresa declaró su apoyo a Ampere, una unidad de vehículos eléctricos lanzada por el fabricante de automóviles francés Renault.

Mitsubishi inyectará hasta 200 millones de euros (212 millones de dólares) en Ampere, impulsando así su entrada en el mercado europeo.

COMPARTE
últimas noticias


Sucesos

El caso de Hickman's Family Farms

MS-13: "Te unís o te morís"


Política

La representante Tricia Cotham deja el Partido Demócrata para unirse al Republicano


Nacional

En Florida preparan ley contra los periodistas y medios de comunicación