Experto policial dice en el juicio a Chauvin que había otras alternativas para detener a Floyd

Los agentes inmovilizaron a Floyd en el suelo, un uso de la fuerza que no era necesario dado que no se resistía

por | Abr 6, 2021

JUICIO. Continúa el juicio a Derek Chauvin sobre caso George Floyd/Efe.

El experto en uso de la fuerza de la fiscalía sugirió el martes que Derek Chauvin y otros agentes que respondieron deberían haber tomado decisiones diferentes la tarde en que George Floyd fue asesinado, incluido tener una conversación con el afroamericano y no usar la fuerza.

El sargento de policía de Los Ángeles, Jody Stiger, un testigo pagado por el estado, afirmó que bajo la decisión Graham v. Connor de 1989 de la Corte Suprema, era "razonable" que los oficiales intentaran poner a Floyd en el coche de la policía.

Pero, dijo Stiger, según el video de la escena, parecía que el oficial J. Alexander Kueng había desarrollado una relación con Floyd que la policía podría haber usado para que él cumpliera con entrar en la parte trasera del auto policial.

"Hubiera sido mejor tratar de seguir hablando con él", dijo Stiger.

En cambio, los agentes inmovilizaron a Floyd en el suelo, un uso de la fuerza que no era necesario dado que no se resistía en ese momento, testificó Stiger. "Deberían haber disminuido la velocidad o detenido su fuerza", dijo el testigo experto.

Stiger recibió una tarifa fija de $10 mil, así como una tarifa de prueba, testificó.


Violación de políticas

Durante uno de los momentos más esperados del juicio, el jefe de policía de Minneapolis, Medaria Arradondo, dijo inequívocamente a la corte el lunes por la tarde que Derek Chauvin, el ex oficial de policía de Minneapolis que se arrodilló sobre el cuello de George Floyd antes de morir, violó la política del departamento en su uso de la fuerza para contener al arrestado.

Siguió a otros dos altos funcionarios de la policía de Minneapolis que subieron al estrado. Es muy raro que estos testifiquen contra uno de sus propios oficiales, dicen los expertos.

Aún más sorprendente es que esta es la segunda vez que Arradondo testifica mientras un oficial de policía de Minneapolis fue juzgado por asesinato. En 2019, testificó cuando el oficial Mohamed Noor fue juzgado por disparar y matar a Justine Damond, una mujer que había llamado al 911 para informar haber escuchado una posible agresión sexual.

Ese tiroteo en 2017, y el clamor que siguió, ayudaron a Arradondo a convertirse en jefe de policía en primer lugar. En medio del alboroto por el tiroteo, la jefa de policía de la ciudad, Janee Harteau, fue expulsada y Arradondo asumió el papel, convirtiéndose en el primer jefe negro del departamento.

El testimonio de Arradondo también ha sido ampliamente esperado porque el hecho de que un jefe de policía en funciones testifique en uniforme proporciona una voz poderosa para la acusación. Se podría considerar que el testimonio de Arradondo habla en nombre de todo el departamento de policía de la ciudad, ya sea que pretenda o no sus comentarios de esa manera.

The Washington Post. Traducción libre por El Tiempo Latino.



MÁS LEÍDAS